Monthly Archives abril 2015

¿Qué es la RSE?, ¿Cómo llevarla a cabo?

Esquema de un sistema de gestión de la Responsabilidad Social Empresarial

Esquema de un sistema de gestión de la Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial, en adelante RSE, se aplica no sólo a las empresas, también a todo tipo de organizaciones, incluyendo las públicas y concertadas.

Para Responsablia, la RSE es una necesidad ante la nueva era o el cambio de paradigma en el que la sociedad demanda ética y transparencia en las organizaciones.

Este hecho incuestionable merece una respuesta clara y precisa de las organizaciones. La cuestión es: ¿cómo hacerlo? Partiremos de la definición de la RSE y después se propone una actuación a seguir, recogiendo los requerimientos inherentes y que se incorporan en la definición.

El concepto de RSE tiene numerosas definiciones. Utilizaremos como referencia la definición que se incluye en la recientemente aprobada “Estrategia Española de RSE, período 2014-2020”, en su página 4. Dice así: “La Responsabilidad social de la empresa es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria por parte de la empresa, en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, ambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y de los impactos que derivan de sus acciones”. Esta definición fue aportada por la Subcomisión Parlamentaria para promover la RSE, en su informe presentado en junio del 2006. Este informe es conocido como “El libro blanco de la RSE”.

A partir de la definición propuesta, desde Responsablia proponemos un sistema de gestión para llevar a cabo la integración de la RSE en la organización. La propuesta es la siguiente:

1º) Compromiso público de incorporar la RSE: se aplica para todas las decisiones que se toman. Se efectúa desde la cúpula de la organización y se dirige a los principales grupos de interés.

2º) Marco general de actuación: definir las directrices y pautas de comportamiento. Será impulsado por la Alta Dirección, y de obligado cumplimiento por los empleados y los que trabajan con y para la organización.

3º) Planificación estratégica: establecer objetivos, metas y planes específicos. La consecución de los mismos se logrará a partir de programas, acciones y actuaciones consensuadas por las partes involucradas en cada uno de ellos.

4º) Evaluación y seguimiento: definir indicadores de seguimiento y/o de desempeño. Integrarlos en el cuadro de mando de la empresa. Posibilidad de modificar los objetivos, metas y planes según el seguimiento y las desviaciones observadas.

5º) Comunicación y puesta en valor: se dirige a todos los grupos de interés, en el que se proyecta una imagen de marca y de organización responsable. La información debe ser transparente y tangible, es decir, que los grupos de interés puedan evaluar los resultados obtenidos.

6º) Auditorías en materia de RSE: se efectúa a partir de la “memoria de sostenibilidad” comunicada en el apartado anterior. Consiste en una auditoría externa que emite sus conclusiones al respecto, con su publicación íntegra.

Desde Responsablia creemos que la RSE es voluntaria, pero al ser cada vez más exigida y demandada por la sociedad, su protagonismo en la estrategia de las organizaciones será creciente. En conclusión, el medio para obtener la sostenibilidad de la organización será incorporar la RSE.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a Edita Olaizola, consultora en Desarrollo Organizacional

Edita Olaizola

Edita Olaizola

Edita Olaizola es consultora en Desarrollo Organizacional. Su dilatada carrera profesional se ha desarrollado dentro del campo de la gestión de personas, especializándose en la consultoría de empresas.

Es socia  directora de Desarrollo Estratégico, socia directora del Ecosistema Interno en People plus! Profit, miembro de Grupo Mediterráneo Consultores y miembro del Consejo Internacional de Expertos de Womenalia.

En el ámbito académico ha colaborado como docente y / o invitada en diversas universidades, y como profesora de Liderazgo y Dirección de RRHH a lo largo de toda su carrera profesional.

En la vertiente institucional es consejera de Aedipe Catalunya, donde además coordina la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa desde 2005.  También colabora de forma activa con Consultores Sin Fronteras y es miembro del Consejo de Fundación Adsis y del Consejo de Expertos de la Euncet Business School.

La formación de Edita Olaizola comprende:

  • Licenciada en Psicología Industrial por la Universidad Central de Barcelona.
  • Máster en Sostenibilidad y Responsabilidad Social por la UNED.
  • Máster en Desarrollo Organizacional por el G.R. Institute de la Universidad de Tel Aviv.
  • Diplomada en Dirección. de Personal por la Escuela de Administración de Empresas de Barcelona.
  • Diplomada en Técnicas de Autoaprendizaje por la O.I.T. de Torino.
  • Diplomada  en Técnicas de Comunicación por el Institut de Developpement Europeen de Communication de París.
  • Diplomada en técnicas de escucha activa por Altom.

A continuación, la entrevista a Edita Olaizola:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Edita: Creo que la leyenda que tengo en tuiter (@EditaOla) me define bastante bien y sirve tanto para la faceta personal como la profesional. “Una mirada diferente puede ayudar a avanzar”: mirar, averiguar, buscar alternativas, pros y contras… aplicar recursos, probar, volver a mirar…y todo ello con ciertos toques de optimismo y alegría por haber llegado hasta aquí. Y “aquí” engloba todas las facetas de mi vida, que obviamente va mudando por mi propia evolución y por los regalos que me hacen tantas personas queridas que me acompañan en el camino de la vida.

Responsablia: ¿Qué opinas sobre el desarrollo de la RSE en España? ¿Vamos por el buen camino?

Edita: Pienso que estamos en el país adecuado para implantar y desarrollar la Responsabilidad Social en todos sus ámbitos: porque en líneas generales estamos comprometidos con mejorar los planteamientos de las personas, las empresas, la sociedad… y porque queda mucho camino por recorrer. Es decir, en líneas generales veo buena predisposición y buenas posibilidades.

Responsablia: Menciona  algunos consejos a los dirigentes de las empresas para que se convenzan de la necesidad de la RSE en sus empresas.

Edita: Hacer bien las cosas es, según Aristóteles, el principio para conseguir la felicidad, refiriéndose a la necesidad de mejorar uno mismo y mejorar los comportamientos con los demás.  Nada nuevo bajo el sol, como vemos, pero es un principio ético perfectamente aplicable en las empresas para sustentar la implantación de una buena política de RSE: haciendo el bien para sí y para los demás (en su sentido más lato) se alcanzan niveles deseables de felicidad, eficiencia y facturación. En otras palabras, hacer bien las cosas tiene premios tangibles e intangibles. Y tenemos múltiples ejemplos de empresas que adaptando este principio a su propia realidad han conseguido posicionarse en los primeros puestos del ranking de empresas competitivas y además con buena reputación.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente, aunque no sean del ámbito de la RSE.

Edita: Te voy a dejar tres frases, tres libros y mi referente por excelencia, que supuso “un antes y un después”.

Frases:
“La felicidad es darse cuenta de que nada es demasiado importante”. Antonio Gala.
“Uno no siempre puede hacer lo que quiere, pero siempre tiene el derecho de no hacer lo que no quiere”. Mario Benedetti.
“La verdad absoluta no existe y esto es absolutamente cierto”. Noel Clarasó.

Libros:
De gestión: “La aplicación de la Responsabilidad Social a la gestión de personas”. Aedipe Catalunya.
De pensamiento: “Ética posmoderna”. Zygmunt Bauman.
De entretenimiento: “Los ladrones somos gente honrada”. Enrique Jardiel Poncela.

Referentes:
Itamar Rogovsky.

Responsablia: Muchas gracias Edita por contestar nuestro pequeño cuestionario, ha sido un placer contar contigo en nuestro primer número del boletín de RESPONSABLIA, el cual tiene prevista su distribución de forma mensual.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Ser responsable inconsciente

El nuevo ciudadano, que hemos bautizado con el nombre de “ciudadano moral”, ya hemos visto que se caracteriza por su preocupación en que sus acciones, sus comportamientos, sus relaciones y sus decisiones afectan a los demás y al medio natural con el que convive.

Pero no siempre ha sido así. De hecho, se proviene de una evolución que ha pasado por diferentes etapas, las cuales se detallan a continuación.

1ª etapa: ciudadano irresponsable de forma inconsciente

Se está en la creencia del que todo vale, que el fin justifica los medios, del que todos hacen y actúan de la misma manera. Se instala en el comportamiento colectivo esta creencia en la forma de actuar y de operar. E incluso parece ser que incluso existe impunidad también generalizada.

Pero al final la comunidad se resiente y para evolucionar, se adopta la necesidad de aplicar la Responsabilidad Social en el comportamiento, con lo que se llega a la siguiente etapa.

2ª etapa: ciudadano irresponsable de forma consciente

Aquí el ciudadano aparenta ser responsable, engaña de forma consciente, dice una cosa pero en muchas ocasiones actúa de otra manera. Con algunas buenas obras compensa otros comportamientos similares a los de la etapa anterior, que todavía predominan sobre esas buenas obras. Pero aquí ya existe un riesgo de ser descubierto e incluso, penalizado, gracias a la aparición de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

Para evolucionar, se instala la necesidad de generar confianza, con lo que se llega a la siguiente etapa.

3ª etapa: ciudadano responsable de forma consciente

Ya se actúa de forma aceptada por la sociedad, por la comunidad, con preocupación en los impactos de sus acciones en sus relaciones, en las personas y en el medio natural. Pero en época de “vacas flacas”, en época de crisis, es fácil sucumbir a prácticas que se encontraban en la etapa anterior.

Para evolucionar, se instala la necesidad de generar credibilidad de forma permanente, con lo que se llega a la última etapa.

4ª etapa: ciudadano responsable de forma inconsciente

Aquí se encuentra el nuevo ciudadano, el “ciudadano moral”, el que crea de forma permanente valor compartido y se preocupa por el bien común. En él se observan características definitorias tales como la colaboración, la solidaridad y el voluntariado. Se optimiza el respeto al entorno ambiental y social.

Se constata en este artículo que, a partir de la evolución hasta la aparición del nuevo ciudadano, se obtendrán nuevas organizaciones, nuevas relaciones y, en definitiva, nueva convivencia entre los diferentes actores sociales.

En la nueva comunidad emergente en la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, encontramos que los actores sociales constan de estos nuevos ciudadanos, en el que su comportamiento global será la suma de los comportamientos individuales. Y así se alcanza una sociedad responsable “per se”, es decir, de forma inconsciente.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Del estado de SOS a empresa SOStenible

La empresa que emerge en la nueva era, la era de la sostenibilidad, aquí bautizada con el nombre de “Empresa disponible”, ha sufrido una evolución en su gestión, en su estrategia y en su “modus operandi”, con la de la implementación de la Responsabilidad Social Empresarial.

Definimos el estado del que proviene la empresa anterior a la nueva era como “el estado de SOS”, caracterizado por la inmediatez, los objetivos y los resultados a toda costa.

La incorporación de la Responsabilidad Social Empresarial en la estrategia, gestión, cultura y comportamiento de la empresa hace que la empresa se halle en un nuevo estado, “el estado sostenible”, en el que se incorporan la ética y la transparencia en toda la organización.

En su ámbito más general, que afecta a su cultura, su estrategia y su gestión, se observan las siguientes características que explican los diferentes estados descritos y su evolución (la evolución tiene el símbolo “=>”, que indica el cambio de un estado a otro:

  1. Empresa con una visión a corto plazo => Empresa con una visión a largo plazo.
  2. Lo urgente predomina sobre lo importante => Adecuada convivencia entre lo importante y lo urgente, se planifica.
  3. Predominio del plan operativo y del cumplimiento de sus objetivos => El plan estratégico rige la gestión de la empresa, con metas y planes propuestos.
  4. Incoherencia existente entre lo que se hace y lo que se comunica => Se alinean ambos aspectos, la comunicación (interna y externa) y las operaciones.
  5. Existe aversión al riesgo y al cambio => El cambio se contempla como una oportunidad para innovar y para evolucionar.
  6. Las sinergias se generan para incrementar la cifra de negocio => Las sinergias se generan también para mejorar el medio y el entorno social.
  7. Idea de mantener un crecimiento en forma constante => Se prioriza el perdurar, la sustentabilidad.
  8. Priorización de la maximización del beneficio => Coexistencia del triple impacto de la actividad, con lo que se añaden también los aspectos medioambientales y sociales.
  9. Se evalúa en exclusividad el valor interno y el retorno => Se genera valor compartido y alcanza a toda la cadena de valor, añadiendo el retorno ambiental y social.
  10. Predomina la cultura reactiva, la acción por reacción => Se interioriza la cultura preventiva, la gestión integral de riesgos.

Este decálogo de aspectos define de forma explícita cómo la Responsabilidad Social Empresarial afecta a la evolución de la empresa. Y dicha evolución está enmarcada en la incorporación de la nueva empresa, la “empresa disponible”, en la nueva era, la era de la sostenibilidad. Por lo tanto, el nuevo estado que alcanza la nueva empresa en la nueva era se le ha denominado “Estado sostenible”.

En los 2 próximos artículos veremos las características que definen sus ámbitos interno (identidad) y externo (reputación) de la empresa, que explican los diferentes estados descritos y su evolución.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies