Monthly Archives octubre 2015

Ser un SyR: Sostenible y Responsable

n10_ser un SyR_sostenible y responsable

La nueva empresa, que surge en la nueva era, la conocida como la era de la sostenibilidad, se la ha denominado bajo el epígrafe de “empresa disponible.

La nueva empresa, en la era emergente, deberá ser sostenible y responsable, para poder ser reconocida, valorada y, por tanto, con mayor grado de subsistencia.

Utilizando un juego de palabras, la empresa deberá ser “SyR”, las iniciales de “Sostenible y Responsable”. Pero esta relación, supone incluso una serendipia, que se explica a continuación.

La palabra “Sir” es una palabra inglesa que significa “señor”. Por un lado encontramos que el título de “Sir” es concedido en Gran Bretaña a las personas que por su labor, reconocida y valorada a nivel mundial, dejan en buen nombre y percepción a Gran Bretaña.

Por otro lado, el uso de la palabra “señor”, según Wikpedia, está reservado para personas que poseen un estatus o un rango mayor; como cuando se habla a un profesor, a un militar o a cualquier superior. Otro uso es el que se da a las personas mayores, de igual forma que la da un comerciante hacia su cliente o comprador. También se usa en la correspondencia formal y cuando se habla a un extraño. Asimismo, se puede considerar un término apropiado para un superior.

Por último, una acepción de “señorío” es la siguiente: “es la gravedad y mesura en el porte o en las acciones”.

Por todo ello, una empresa que desea ser valorada, reconocida y, por tanto, exitosa, no sólo en el momento actual sino a largo plazo, en la era de la sostenibilidad, debe de tener presente entre otras, estas observaciones:

  • Deberá comportarse con “señorío”, en los niveles económico, ambiental y social.
  • Deberá reportar sus acciones en materia de sostenibilidad, para poder ser valorada (señor).
  • Deberá optar a un reconocimiento en materia de sostenibilidad (título de “Sir” => “SyR”).

Y la manera que llevará a cabo para la consecución de ese comportamiento (responsable), ese reporte de su actividad (transparente) y ese reconocimiento (valoración) es la incorporación e integración en la estrategia, gestión, operativa y relación con sus grupos de interés de la Responsabilidad Social Empresarial, RSE.

La RSE supone una nueva manera de gestionar la empresa, teniendo en cuenta a todos los grupos de interés, teniendo en cuenta el triple impacto generado por su actividad (al impacto económico se le suma el impacto ambiental y social), incorporando las preocupaciones éticas, laborales y de Derechos Humanos y comunicando con transparencia su actividad.

Pero para poder adoptar ese nuevo paradigma de gestión, es necesario contar con un nuevo estilo de dirección y, por tanto, de un nuevo estilo de liderazgo. Este aspecto se abordará en el siguiente artículo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

El propósito (V): la profesión

n10_La profesión

En la era de la sostenibilidad se gesta el nuevo ciudadano, aquí bautizado con el nombre de “ciudadano moral”. Una característica fundamental del nuevo ciudadano es que tiene un propósito que le guía. Recordamos cuáles son los elementos que componen el propósito: la misión, la pasión, la vocación, la profesión y el reconocimiento.

En los artículos anteriores se explicaron la misión, la pasión y la vocación. En el presente artículo se analiza el siguiente elemento del propósito: la profesión.

La profesión supone la forma en cómo se va a materializar y llevar a cabo la misión que define el propósito. Con anterioridad, se habrán localizado, analizado y alineado con la misión, tanto la pasión como la vocación. Una misión fuertemente arraigada implica una sólida alianza de la pasión, pero el factor diferencial que hará que la profesión elegida sea una u otra vendrá dada por el análisis previo y la elección de la vocación.

A partir de la definición dada en el artículo anterior de la vocación, ésta supone el estado previo necesario para poder ejercer la profesión.

Las facultades que se necesitan para poder desarrollar la profesión son las siguientes:

  1. Adquisición de los conocimientos necesarios, estudios y titulaciones requeridos (saber).
  2. Adquisición de habilidades personales para la mejora y especialización en su desarrollo (saber hacer).
  3. Adquisición de aptitudes específicas (poder hacer).
  4. Adquisición de actitudes concretas (querer hacer).
  5. Adquisición de conocimientos transversales, como son la ética y el respeto a los Derechos Humanos (respeto a los demás).
  6. Adquisición de conocimientos de gestión de riesgos y de impactos (respeto al medio).
  7. Adquisición de habilidades relacionales y comunicativas (interacción con los grupos de interés).
  8. Adquisición de competencias generadoras de valor compartido (bien común).

Ya se mencionó con anterioridad que, a nivel interno, el nuevo ciudadano busca tanto un crecimiento interior (bien propio) como un aporte a la mejora de la comunidad con la que interactúa y se relaciona (bien común).

En el crecimiento interior estarían las 4 primeras facultades definidas para el desarrollo de la profesión, mientras que en el aporte a la mejora de la comunidad estarían las 4 siguientes facultades.

A la hora de elegir una profesión, se tienen en cuenta una serie de factores, que son los siguientes:

  • La existencia de alternativas o variantes adicionales, sinergias, alianzas y otros tipos de valor añadido, añadiendo más posibilidades de diferenciación.
  • La gestión del tiempo y de los recursos, a partir de los requerimientos y de las exigencias que emanan de las facultades ya mencionadas.
  • El toque personal a partir de habilidades que se tienen de forma innata, o que se reconocen por los demás, en la etapa de crecimiento.
  • La carrera profesional, con posibilidad de reconocimiento.

Éste último apartado, el reconocimiento, se explica con detenimiento en el próximo artículo, pues constituye el último elemento del propósito.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

ENTREVISTA a: Javier García Medina

Untitled

Javier García Medina, Profesor de Filosofía del Derecho, Teoría del Derecho y Derechos Humanos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid. Actualmente Vicedecano de Grado y Estudiantes en esta misma Facultad y Director del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Valladolid. Miembro de la Comisión de Formación e Innovación educativa de la Universidad de Valladolid. Participante en la comisión para la elaboración del Plan Nacional de Derechos Humanos.

Ha publicado diferentes trabajos en el ámbito nacional e internacional, siendo uno de los últimos el Capitulo “Derechos Humanos y empresas. Enfoque de Derechos humanos en la responsabilidad social empresarial” en la obra colectiva “Los Derechos Humanos en España: un balance crítico”. Responsable principal y miembro de diferentes proyectos de investigación, nacionales e internacionales.

Entre los proyectos más recientes está la puesta en marcha y coordinación de la Clínica Jurídica de la Universidad de Valladolid. La inclusión del enfoque de derechos humanos en muchos ámbitos de asistencia y apoyo a colectivos en situación de exclusión requiere de una formación teórica y práctica sobre derechos humanos, cuya dimensión como indicadores de consecución de objetivos exige un aprendizaje riguroso por parte del alumno pero también de los propios profesores y profesionales. Conceptualmente una “clínica jurídica” permite contribuir y ayudar a aquellos colectivos sociales más desfavorecidos mediante un asesoramiento sin ánimo de lucro, al tiempo que posibilita a los estudiantes aproximarse de forma real y concreta a situaciones que serán objeto de su actividad profesional. Compromiso, responsabilidad y servicio son ejes fundamentales en esta tipo de prácticas.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Javier García: En continuo y permanente proceso de aprendizaje, porque por suerte ser profesor universitario me permite aprender de mis alumnos a ver las cosas con perspectivas diferentes, ellos siempre ofrecen algo nuevo y hay que escucharlos; aprender de mis compañeros el rigor y el buen hacer, buscando siempre dar un paso más y afrontar nuevos retos, no conformarse nunca con lo conseguido. Asumiendo compromisos que son profesionales pero que implican la dimensión personal como es la Dirección del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Valladolid, he tenido la oportunidad de acercarme a realidades que interrogan en lo profesional y en lo personal. Ver por ejemplo la labor de los defensores de derechos humanos en distintos países del mundo, su valentía y determinación, supone ver la importancia del trabajo que uno realiza pero también darse cuenta de que ha de hacerse desde la humildad y con la idea de que los derechos humanos son los derechos de millones de personas que merecen ser dueños de sus vidas.

Responsablia: A partir del objeto que lleva a cabo el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Valladolid, ¿en qué situación nos encontramos en España en este momento? ¿Hay diferencias entre la Administración Pública y las empresas?

Javier García: A día de hoy España arrastra la falta de un Plan Nacional de Derechos Humanos, ya que nunca se ha planificado en derechos humanos conforme a las normas de Naciones Unidas que orientan la elaboración de dichos Planes. Es verdad que del 2008 al 2012 hubo un denominado Plan de Derechos Humanos, pero se hizo sin seguir las directrices de la ONU. Tales directrices obligan a que junto a las medidas sobre derechos humanos se incluya un Plan de Educación en Derechos Humanos. La falta de un Plan provoca que se produzcan desajustes en el desarrollo, la protección y garantía de los derechos al abordarse en atención a circunstancias y coyunturas de índole diversa. Las Administraciones y las empresas las construyen personas, y la falta de formación en derechos humanos se percibe en unas y otras. Cuestiones como la responsabilidad social, enfocadas desde un enfoque de derechos humanos se haría más fácil si previamente hubiese un conocimiento de los estándares internacionales de derechos humanos.

Responsablia: ¿Cómo crees que se debería articular en la Universidad la enseñanza, divulgación y promoción de los Derechos Humanos?

Javier García: Al hilo de la pregunta anterior, la presencia de los derechos humanos en los estudios universitarios es reducida y escasa. Un análisis de los planes de estudio ofrece un panorama desolador en ese sentido. La entrada en vigor de los nuevos Grados dentro del Espacio Europeo de Educación Superior, obligaba a que los derechos humanos tuviesen una presencia transversal en las distintas materias, pero ello se ha convertido en una disolución de la formación en derechos humanos ya que en pocas titulaciones existen asignaturas en que se eduque en derechos humanos de la forma en que Naciones Unidas indica a nuestro país que lo haga. Por ejemplo los temas de Responsabilidad Social constituyen una asignatura optativa de 3 créditos en el Grado de Comercio. Por tanto se debería promover una formación reglada de todos los estudiantes universitarios en derechos humanos, porque ellos son los futuros profesionales tanto en el ámbito público como el privado.

Responsablia: ¿Existen referencias en materia de educación y formación en materia de los Derechos Humanos en el mundo? ¿Nos puede indicar un par de ejemplos?

Javier García: Hay dos países en situación de desarrollo diferente como Australia y Brasil que si cumplen con estos parámetros. Australia ha seguido la guía de naciones Unidas en la elaboración de sus Planes nacionales de derechos humanos incorporando un plan de educación en derechos humanos. Brasil, ha apostado por esta formación sobre todo de sus maestros y profesores y ha puesto en marcha una guía de educación en derechos humanos para los distintos niveles y ámbitos de la Administración.

Responsablia: Como miembro colaborador del “Plan Nacional de Derechos Humanos” para España, pendiente de aprobación por parte del Gobierno, ¿se va a resolver de forma satisfactoria y se va a dar cumplimiento de los tres pilares de los Principios Rectores sobre las empresas y los Derechos Humanos de la ONU (proteger – respetar – reparar)?

Javier García: Dentro de la comisión que elaboraba este plan, tenía por encargo, entre otros, la cuestión de Empresa y Derechos humanos, y evidentemente se proponía como una medida importante realizar un Plan de Empresas y derechos humanos, trabajo que ya se había iniciado. Lo que se señalaba desde la comisión era sobre todo profundizar en los mecanismos de reparación y en abrir vías de reclamación a terceros en el marco del ordenamiento jurídico interno. Se instaba también a ir más allá de las buenas prácticas y códigos de conducta internos y caminar por la vía de una legislación más exigente. Se veía como una gran oportunidad para avanzar conforme a esos tres principios, desgraciadamente ni el Plan Nacional de Derechos Humanos ni el Plan de Empresas y derechos humanos han salido adelante.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente, aunque no sean del ámbito de la RSE, la empresa y los DD.HH.:

Javier García: Frase: Me quedo con la frase de Kant “La educación es el desarrollo en el hombre de toda la perfección de que su naturaleza es capaz”, poco se puede añadir ya que la privación de educación es uno de los grandes males del mundo y la causa de la desigualdad en sus diferentes formas.

En cuanto a un libro, señalar uno que me impacto porque lo leí de muy joven que es “Crimen y Castigo”. Quizás su título anticipaba principios que después presidirían las normas internacionales sobre responsabilidad, ”el que contamina paga”.

Y un referente único y personal que encarne todo lo que uno busca creo que no podría indicarlo pero me quedo con mi familia y mis amigos, pero también con muchas personas entregadas a mejorar la vida de otros y que en la adversidad siempre tienen una sonrisa y unas altas dosis de esperanza.

Responsablia: MUCHAS GRACIAS Javier por contestar nuestro pequeño cuestionario, ha sido un placer contar contigo en nuestro quinto número del boletín de RESPONSABLIA. Espero haya sido de interés para nuestros suscriptores y lectores del boletín, a los que enviamos un afectuoso saludo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Empresa y Derechos Humanos (II): los ODS

n5_Editorial_septiembre 2015

Este es el segundo artículo de una serie de tres artículos dedicados a “La empresa y los Derechos Humanos”.

En el presente artículo se pretende analizar la alineación existente entre los recientemente aprobados “Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)” y los Derechos Humanos (DD.HH.).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados recientemente, son los siguientes:

  • Objetivo 1. Erradicar la Pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  • Objetivo 2. Finalizar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.
  • Objetivo 3. Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos para todas las edades.
  • Objetivo 4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos.
  • Objetivo 5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.
  • Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.
  • Objetivo 7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos.
  • Objetivo 8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
  • Objetivo 9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
  • Objetivo 10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos.
  • Objetivo 11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  • Objetivo 12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles.
  • Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
  • Objetivo 14. Conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  • Objetivo 15. Proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación, y detener y revertir la degradación de la tierra y frenar la pérdida de biodiversidad.
  • Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir instituciones eficaces, responsables e inclusivas en todos los niveles.
  • Objetivo 17. Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

Es fácilmente comprensible que si un país, gobierno, administración pública, empresa, asociación y, en general, cualquier organización no respeta los DD.HH. fundamentales, no está en condiciones de promulgar, difundir, reportar y comunicar que se compromete, adhiere y cumple con los ODS.

Ello implica a todos los Estados miembros de la ONU, que han aprobado por aclamación y de forma unánime se han adherido al cumplimiento de los ODS en la reciente cumbre de la ONU celebrada en Nueva York entre los días 25 y 27 de septiembre de 2015.

Por lo que afecta a las empresas, la mejor vía para respetar los DD.HH. y aplicar la agenda post-2015 aprobada con el establecimiento de los 17 ODS, es la adopción de la RSE, la Responsabilidad Social Empresarial en su estrategia, gestión y operativa diaria y relacional.

Y desde Responsablia, como actor social, apoyamos toda acción en favor de la inclusión sin reservas, sin fisuras y de forma íntegra en contenido y alcance, de la gestión de los DD.HH. en las empresas, más allá del mero cumplimiento normativo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

En clave de RE(II): Responsabilidad Empresarial

n9_En clave de RE(II), Responsabilidad EmpresarialLa nueva empresa, aquí bautizada con el nombre de “empresa disponible”, es la empresa que aparece en la nueva era, la era de la sostenibilidad.

La nueva empresa incorpora e integra en su estrategia y gestión la Responsabilidad Social Empresarial, RSE. En el artículo anterior se vieron los elementos de gestión clave para el correcto desarrollo en la empresa de la RSE.

En el presente artículo se va a tratar la explicación existente de la adopción de la RSE en la empresa, detallando las variables del momento (cuándo) y de su razón de ser (por qué).

A partir de la medición del impacto de la actividad de la empresa en su triple dimensión, la económica (REsponsable), medioambiental (REspetuosa) y social (REal), encontramos la siguiente tipología del momento de la implementación de la RSE en la empresa:

  • A priori => REgenerar & REdefinir.
  • A posteriori => REparar & REaccionar.

Una empresa que analiza su “modus operandi”, que analiza la demanda de la sociedad en general y de sus grupos de interés en particular, que quiere tener en cuenta sus impactos medioambientales y sociales, y que quiere generar confianza y credibilidad, encuentra “a priori” la motivación y razonamiento suficientes para incorporar la RSE en la empresa.

Por el contrario, por el acaecimiento de un siniestro, de una crisis o de cualquier otra situación que ha llevado a la empresa a una situación límite, encuentra la empresa una motivación y razonamiento “a posteriori” para incorporar la RSE en la empresa.

En el primer caso la empresa se REgenera y REdefine sus objetivos así como su misión y visión. En el segundo caso, la empresa REacciona y REpara la situación límite a la que había llegado.

No obstante, una empresa de nueva creación, en la nueva era debería de adoptar de inicio la RSE, siendo la RE la nota musical que define su actuación: Responsabilidad Empresarial, a nivel económico, medioambiental y social, incorporando la ética, la transparencia y el respeto a los Derechos Humanos a su estrategia y gestión, así como a su operativa y relaciones del día a día.

Y la nueva empresa se dotará de nuevos ciudadanos, emergentes ambos con la nueva era, la era de la sostenibilidad y, por lo tanto, coherentes con una nueva manera de desarrollar la actividad empresarial. Para ello incorporan de inicio la RSE como piedra angular en la estrategia, gestión, objetivos y metas a alcanzar desarrollando planes y acciones en aras al bien propio (viabilidad económica) y al bien común (viabilidad medioambiental y social).

Con ello la empresa generará valor, a dos niveles:

  • Valor intangible (a nivel interno como bien propio).
  • Valor compartido (a nivel externo como bien común).

Así la nueva empresa genera valor en la sociedad, objetivo último de su existencia.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

El propósito (IV): la vocación

n9_La vocaciónEl nuevo ciudadano, en este blog denominado “ciudadano moral”, tiene un propósito que le guía. Con anterioridad se han mencionado los elementos que componen el propósito: la misión, la pasión, la vocación, la profesión y el reconocimiento.

En los artículos anteriores se explicaron la misión y la pasión. La misión supone la definición del propósito y la pasión supone el motor que necesita la misión para poder llevar a cabo el propósito.

En el presente artículo se analiza el siguiente elemento del propósito: la vocación.

Mirando el significado del término, encontramos que se define como “la inclinación a emprender una actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes y conocimientos necesarios”.

Al igual que la pasión, la vocación es un elemento actitudinal del propósito, y ambos se complementan para poder llevar a cabo la misión que define el propósito que guía al nuevo ciudadano. Así tenemos que:

  • La pasión => la fuerza del corazón como fuente de energía.
  • La vocación => la fuerza de la razón como fuente de motivación.

El nuevo ciudadano encuentra su vocación a partir del análisis de multitud de factores internos y externos, con múltiples consultas a personas cercanas y no tan cercanas, con solicitud de opiniones e ideas, con una investigación y un análisis previos, así como la búsqueda de referentes, de la historia previa de su propuesta de vocación así como la previsión de futuro y otras consideraciones que tiene en cuenta. Serían las influencias externas que el nuevo ciudadano analiza.

A nivel interno, a la hora de buscar su vocación el nuevo ciudadano evalúa su crecimiento interior y, debido a su dualidad, evalúa también su aportación al mejoramiento de la comunidad con la que convive.

El razonamiento de estas influencias externas e internas, hacen que al final el nuevo ciudadano encuentre su vocación, con una razón de ser bien construida, analizada y que supone la fuente de motivación necesaria para emprender el camino elegido.

Puede ocurrir que la vocación sobrevenga de manera innata, es decir, un día una persona puede descubrir y comprobar que “uno ha nacido para esto” o “se me da bien hacer esto”. Ello implica una ausencia del análisis anterior, o al menos su mínima expresión evaluativa. Aquí la variable “talento” es la que prevalece por encima del razonamiento detallado con anterioridad.

A partir de la vocación, con la ayuda imprescindible de la pasión, se podrá definir la misión que definirá el propósito que guía al nuevo ciudadano. Y con la obtención de los conocimientos, competencias y habilidades, el nuevo ciudadano obtendrá la profesión que llevará a la práctica la vocación.

Puede ocurrir que el proceso sea a la inversa, se suele dar en los casos con una misión con muy alta carga ética, en el que la vocación es única e indiscutible. Pero el nuevo ciudadano, a partir de la información que tiene a su alcance, con las influencias ya analizadas, elige el camino que quiere recorrer.

Y en su camino se preocupará de conocer a referentes, a ayudantes, a sus iguales y, en definitiva, todas las personas que le puedan ayudar, complementar y mejorar. Pues es mejor estar bien acompañado en la ardua tarea que supone desarrollar a lo largo de la vida el propósito que uno se ha marcado.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies