Monthly Archives enero 2016

ENTREVISTA a: Domènec Melé Carné

Domènec Melé CarnéDomènec Melé es Profesor Ordinario Emérito del IESE Business School, dónde ha sido profesor de Ética Empresarial durante 30 años. Es Doctor Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña, Doctor en Teología por la Universidad de Navarra y Licenciado en Ciencias por la Universidad de Barcelona. Antes de incorporarse al IESE fue Catedrático de Tecnología Química en la Universidad Politécnica de Valencia y Profesor Ordinario de Materiales en la Escuela de Ingenieros Industriales de San Sebastián (Universidad de Navarra). Es miembros de varias sociedades científicas internacionales y de cinco comités editoriales. Sigue participando activamente en congresos y seminarios de ética empresarial, responsabilidad empresarial y filosofía de la empresa. Es autor, coautor o editor de 15 libros, 60 artículos científicos y 20 casos de estudio. Sus últimos libros son Ética en dirección de empresas (Pearson, 2016) y Fundamentos antropológicos de la Dirección de empresas (Eunsa, 2015), publicados también en inglés. En 1983 fue ordenado sacerdote en la Prelatura del Opus Dei (Iglesia católica).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo se define a nivel personal y a nivel profesional?

Domènec Melé: A nivel personal trato de vivir de acuerdo con lo que soy, sacerdote y académico. Me siento muy comprometido en la mejora ética de las empresas y en la promoción de una dirección humanista que sepa armonizar la necesaria eficiencia con la calidad humana en la organización.

Responsablia: Según su criterio, ¿a qué debería comprometerse una empresa, de forma pública y manifiesta, con respecto a la sociedad en general, y a sus grupos de interés en particular? ¿Es partidario de su control y seguimiento mediante un Comité de Ética?

Domènec Melé: Estamos profundamente lastrados por una visión economicista de la empresa, en la que los beneficios y el valor de la acción se ven como el único y supremo fin de la empresa. Sin embargo, está emergiendo una visión nueva impregnada de responsabilidad, que considera la empresa como una parte esencial para construir una buena sociedad y que, por tanto, ha de comprometerse en el bien común de tal sociedad. Me parecen más importantes las convicciones profundas que las declaraciones públicas, aunque estas son valorables sin son sinceras y no un mero instrumento, quizá ficticio, para mejorar la reputación.

En mi experiencia, los grupos de interés esperan hechos, más que palabras, pero los informes y memorias bien están si responden a la realidad.

Responsablia: En su opinión, ¿qué valores mínimos debe asumir una empresa para poder ser considerada “ética”? ¿Qué medidas propondría para ello (por ejemplo políticas, certificaciones, sellos, etc.)?

Domènec Melé: La ética tiene unos mínimos que, en gran medida están ya cubiertos por las leyes en muchos países, pero un mundo global no siempre es así y las certificaciones tienen mucho sentido, especialmente en las cadenas de suministro donde los primeros fabricantes de la cadena están en países no del todo respetuosos con las personas y con el medio ambiente. Además las leyes no pueden cubrir todo. Los mínimos éticos requieren “compliance” (cumplimiento), y es plausible que muchas empresas estén haciendo un gran esfuerzo en este sentido. Sin embargo, sería un grave error transformar el cumplimiento en un rígido cumplimiento de normas, si faltara pedagogía en explicar el sentido y falta de motivación. Es importante señalar, por otra parte, que la ética más que mínimos de cumplimiento busca la promoción de excelencia humana y las virtudes, que en la empresa devienen competencias morales.

Responsablia: Según su experiencia docente, ¿cómo se debería abordar la incorporación de la ética empresarial en los diferentes planes formativos universitarios de grado, de postgrado y/o máster? ¿Las universidades y escuelas de negocios están por la labor? Los directivos actuales, ¿lo aprenden, lo asumen y lo incorporan en su desempeño profesional?

Domènec Melé: Sin ninguna duda. Es una asignatura pendiente en muchas universidades que todavía no han incorporado la ética empresarial en sus planes de estudio o la dejan como una materia optativa, lo cual ya es todo un mensaje. La escuela de dirección para la que he trabajado y en la que sigo vinculado tenemos claro que la ética no sólo debe ternen su lugar como materia propia, sino que ha de integrarse en todas las materias. Y los ejecutivos lo aprecian positivamente.

Responsablia: ¿Existe una correlación entre una mayor implementación de la RSE, Responsabilidad Social Empresarial, y una mayor percepción ética de la empresa?

Domènec Melé: La RSE, cuando es seria, está fundamentada en sólidos principios éticos. De otro modo es retórica, imagen o cómo quiera llamarse y, a la larga, ni siquiera contribuye a los resultados porque la gente, más pronto o más tarde, acaba viendo lo que hay debajo.

Responsablia: Por último, le pedimos que comparta con nosotros una frase, un libro y un referente que le hayan influido en su desarrollo personal y profesional.

Domènec Melé: Si me limitan a una sola respuesta, me quedaré, de modo coherente, con lo siguiente:

  • Frase: “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?”. Está tomada del Evangelio, como muchos reconocerán. Expresa una jerarquía de valores que es clave para un correcto posicionamiento de la ética.
  • Libro: Me inclinaré por el libro más vendido del mundo, pero no por ello, sino por su contenido: La Biblia, y particularmente el Nuevo Testamento. Lo leo todos los días un poco.
  • Referente: Para mí un referente inmediato en mi vida ha sido y es San Jose María Escrivá, de quien aprendí a valorar todo lo humano, dándole un valor espiritual y, en último término, Jesucristo, un gran líder con un estilo muy particular. Para quienes tenemos fe es, además, el Hijo de Dios encarnado. No encuentro referente mayor que éste, también para la vida profesional, al marcar el modo de tratar a los demás: no sólo con sinceridad y honradez, sino también con espíritu de servicio.

Responsablia: MUCHAS GRACIAS Domènec por contestar nuestro pequeño cuestionario, ha sido un placer contar con usted en nuestro octavo número del boletín de RESPONSABLIA. Espero haya sido de interés para nuestros suscriptores y lectores del boletín, a los que enviamos un afectuoso saludo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Empresa y ética (II): compromiso público necesario

Empresa y ética (II): compromiso público necesario

Este es el segundo y último artículo que va a abordar la temática referida a “La empresa y la ética”.

En el artículo anterior se trató a esta temática desde el punto de vista interno de la empresa, como piedra angular sobre la que se va a sustentar la generación de una nueva cultura empresarial.

Se llegó a la conclusión de que, para construir una cultura empresarial hay que aplicar la deontología, desarrollada bajo una formalización de un código ético y/o de conducta. Por último, se ofrecieron una serie de recomendaciones para llevar a cabo con éxito esta tarea, en apariencia sencilla, pero que por su relevancia no lo es en absoluto.

En el presente artículo se trata la temática de la empresa y la ética desde el punto de vista externo de la empresa, entendido como la relación del compromiso global que la empresa declara a sus grupos de interés. Existen dos cuestiones que la empresa, a la hora de plantearse este compromiso, tiene que plantearse. La doble cuestión plantea un doble compromiso respecto a los valores y respecto a la contribución de la empresa en relación a sus grupos de interés.

Por lo tanto, el compromiso público necesario debe abordar los siguientes apartados:

  • Los valores con los que la empresa va a desarrollar su estrategia, gestión y operativa.
  • La contribución en materia social, medioambiental, ética, laboral y de Derechos Humanos.

El compromiso respecto a los valores que la empresa asume debe incluir, por lo menos, estos apartados, los cuales deben tener en cuenta los valores a la hora de su definición:

  • Criterios de adopción de la toma de decisiones de la Alta Dirección, según su visión y misión.
  • Criterios de contratación (personas, partners, subcontratas, proveedores, etc.).
  • Criterios de cumplimiento de los valores que toda la organización ha asumido.
  • Criterios de planificación de la formación y la sensibilización, alineados con los valores.
  • Criterios de resolución de conflictos propios y con terceros, a partir de la mediación.

El compromiso respecto a la contribución de la empresa debe incluir, por lo menos, estos apartados:

  • Criterios de contribución de la empresa de índole social.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole medioambiental.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole ético, de transparencia y de reporte.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole laboral.
  • Criterios de contribución de la empresa de respeto a los Derechos Humanos.

Todos los criterios deben estar procedimentados, validados, comunicados y conocidos por los grupos de interés afectados por los mismos. El grado de cumplimiento de los criterios implicará el grado de reputación corporativa y de imagen de marca que la organización proyecta al exterior.

Hay que añadir que el entorno y el medio natural son cambiantes, por lo que los criterios que componen el compromiso que la empresa ha declarado deben ser revisados de forma anual, a partir de la actualización permanente relativa a tendencias, roles, tecnologías, innovaciones y relaciones con los grupos de interés.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RSE, ayudamos a las empresas a implementar su compromiso púbico necesario, que completará su cultura corporativa.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

El fomento de los BESOS (II): acciones

n12_El fomento de los BESOS (II)_acciones La nueva empresa, que emerge en la nueva era, la era de la sostenibilidad, se ha titulado en el blog temático como “empresa disponible”.

Como ya se comentó en el artículo anterior, la empresa será una “empresa besucona”, es decir, tendrá como una de sus metas el dar “BESOS”, implicando cada uno de ellos un Beneficio de una Empresa SOStenible.

Por lo tanto, en la estrategia, gestión y operativa de la empresa, ésta tendrá definida como un objetivo primordial en la toma de decisiones, el hecho de proporcionar “besos”, tanto a nivel interno (identidad => cultura empresarial) como a nivel externo (reputación => imagen percibida).

La empresa deberá evaluar el impacto y los efectos beneficiosos que comporta cada “beso”, analizando los grupos de interés tanto internos (directivos, empleados, mandos intermedios, etc.), como externos (accionistas, asesores, proveedores-cadena de suministro, clientes, comunidad local, Administraciones Públicas, medios de comunicación, subcontratas, etc.).

Para el fomento de los BESOS, se proponen una serie de actuaciones, a todos los niveles, para poder aspirar a tener una sociedad “besucona”. Serían, entre otras muchas, las siguientes:

  • Incorporar la variable “besos” en las remuneraciones de la dirección.
  • Analizar el aspecto “besos” en las decisiones de la empresa.
  • Incorporar la variable “besos” en la contratación pública.
  • Añadir la acción de dar “besos” en la actuación de las Administraciones Públicas.
  • Promover los “besos” en la enseñanza, la educación y la formación.
  • Analizar el aspecto “besos” en las decisiones de inversión.
  • Analizar la variable “besos” en las decisiones de compra de un producto o servicio.
  • Establecer alianzas en el tercer sector para promover los “besos”.
  • Etc…

Es evidente que la acción de besar proporciona valor intangible a la empresa, y aunque no tiene un reflejo en valoración económica en sus estados financieros, sí que tiene un reflejo en la proyección económica futura de la empresa, en cuanto a una percepción de mejora y de sostenibilidad en sus resultados futuros.

Y uno de los aliados más importantes para la acción de promover y difundir los “besos” en la empresa, como ya se mencionó en el artículo anterior, es la adopción e incorporación de la Responsabilidad Social Empresarial, RSE. Para ello, es indispensable que la dirección se dote de un nuevo estilo de dirección, a partir de un nuevo estilo de liderazgo, que también se explicó en el artículo anterior.

En conclusión, la acción de besar es estratégica para la empresa, por los motivos y argumentos esgrimidos en el análisis de los dos artículos y, por tanto, debe abarcar a toda la cadena de valor de la empresa, a todas las decisiones a tomar por la Alta Dirección y a todos los grupos de interés identificados y que se relacionan con la empresa.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

El compromiso (I): su razón de ser

n12_El compromiso, su razón de ser

El nuevo ciudadano que emerge en la nueva era, la era de la sostenibilidad, se le ha titulado con el nombre de “ciudadano moral”. Y para desarrollarse como tal, para ser más respetado y aceptado y tener “licencia social para operar”, debe elegir y definir por un lado un propósito que le guíe, y por otro lado un compromiso con la sociedad.

A partir de esta introducción, encontramos que el nuevo ciudadano se sirve y utiliza dos guías:

  • La guía interna, a partir del propósito que él mismo ha definido y va a seguir.
  • La guía externa, a partir del compromiso que él se va a atribuir con respecto a su entorno.

La razón de ser del compromiso es que el nuevo ciudadano no está sólo, convive con sus semejantes, se relaciona, interactúa y toma decisiones que afectan a los demás.

Identifica sus grupos de interés que le afectan en mayor o menor medida. En general, proponemos los siguientes:

  • La familia: la nuclear por convivencia y el resto por consanguinidad.
  • Los amigos: con sus diferentes procedencias (barrio, escuela, profesión, aficiones, etc.).
  • Los “influencers”: personas en las se apoya para aprender aptitudes, capacidades y habilidades.
  • Las redes sociales: personas que ya están en los grupos anteriores, y otras que sólo se conocen por la red social.
  • Los medios de comunicación: antes es una relación unidireccional, ahora hay interacción.
  • Las Administraciones Públicas: relaciones de tipo fiscal, tributario y de diversa índole.
  • Los “profesionales”: ámbito exclusivamente vinculado a la carrera profesional.
  • El Tercer Sector: ONGs y entidades similares con las que colabora.
  • EL MEDIO NATURAL: el lugar físico dónde vive y consume recursos y energía.

En función del grado de importancia que el ciudadano confiere a cada grupo de interés, el compromiso será más o menos intenso. Ello implicará mayor o menor relación y, por tanto, grado de confianza.

Pero lo que diferencia al nuevo ciudadano es “su componente de persona sostenible”, es su razón de ser motivada por su convivencia con su entorno y con el medio natural. En consecuencia, adoptará un compromiso de fomento de respeto, convivencia y responsabilidad tanto con su entorno conformado por los grupos de interés con los que se relaciona como con el medio natural.

Y, en la medida de lo posible, tratará de fomentar y promover este compromiso en la comunidad con la que convive. Con la perseverancia en su compromiso y con su ejemplo, será una persona más respetada y valorada, en los más altos valores éticos y de credibilidad.

El nuevo ciudadano es, por lo tanto, una persona comprometida con la sociedad y con el medioambiente.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies