Monthly Archives abril 2016

Empresa y preocupaciones laborales (I): productividad

n11_Editorial_abril 2016

Este es el primero de una serie de tres artículos que van a tratar la temática referida a “La empresa y las preocupaciones laborales”.

La organización que incorpora la RSC, Responsabilidad Social Corporativa en su estrategia, gestión y operativa diaria, tiene en cuenta, entre otras preocupaciones, las laborales. Ello implica que, a la hora de tomar decisiones, la variable laboral y cómo se ve afectada por las mismas, es tenida en cuenta.

Por lo tanto, el área que se ocupa de la gestión específica de las preocupaciones laborales, conocida comúnmente como el Área de los Recursos Humanos (RR.HH.), tiene que incorporar el nuevo paradigma de gestión que emana de la inclusión de la RSC en la gestión.

A continuación señalamos las acciones más conocidas que dependen de esta área:

  • Selección y reclutamiento de personal & gestión de cancelación de la relación laboral.
  • Definición de puestos de trabajo, competencias, capacidades y habilidades. Diversidad.
  • Promoción interna y retención del talento. Oportunidades y procesos incorporados.
  • Salarios, retribuciones y otras formas de compensación.
  • Seguridad y salud laboral, gestión interna o externa, sensibilización y formación.
  • Formación continuada, planes de formación, ayudas, subvenciones, etc.
  • Conciliación de la vida laboral con la vida familiar, flexibilidad, reglamentación interna, etc.
  • Relaciones con los representantes de los trabajadores, negociación colectiva.
  • Métodos de resolución de conflictos, sanciones, protección denunciantes, etc.
  • Comunicación bidireccional, canales, interlocutores, incidencia, etc.

Uno de los objetivos principales del Área de Recursos Humanos es obtener la máxima productividad de los recursos humanos empleados. A continuación se indican las diferencias entre la aplicación o no de la RSC en la organización para la consecución de mayor productividad:

  • SIN RSC, la visión de la organización es que sus RR.HH. son contemplados como un gasto más de la misma. En épocas de crisis, sólo se contempla una estrategia de reducción del gasto global de la organización y, por lo tanto, también del gasto de personal.
  • CON RSC, la visión de la organización es que sus RR.HH. son contemplados como una inversión. En épocas de crisis, se potencia la creatividad, la innovación, la generación de valor añadido que el personal puede incorporar, para cambiar las cosas.

Y las repercusiones que generan en los empleados, con independencia de su responsabilidad, son a grandes rasgos las siguientes:

  • SIN RSC, el clima laboral, las condiciones de trabajo y las relaciones existentes entre las personas son de competitividad, falta de confianza y, por lo tanto, inseguridad permanente. Ello implica que los empleados son menos felices y, por tanto, menos productivos.
  • CON RSC, el clima laboral, las condiciones de trabajo y las relaciones existentes entre las personas son de colaboración, de trabajo en equipo y ello genera más confianza y seguridad de cada empleado, lo que implica más felicidad y, por tanto, más productividad.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, a partir de la incorporación de la RSC en las organizaciones, ayudamos en la gestión de los RR.HH. con acciones de asesoría, formación y sensibilización que, en último término, generan una mayor productividad de la organización.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

ENTREVISTA a: Francisco Mesonero

Untitled

 

Licenciado en Derecho, especialidad empresa, Universidad de Sevilla; MBA en Dirección General de Empresas por la Ecole Superieure d’Administration des Entreprises (ESAE); Corporate Social Responsability Program, Harvard Business School.

En 1992 se incorpora al Grupo Adecco como Director Regional de Grandes Cuentas, ocupando diferentes posiciones hasta desempeñar la de Director General de la Fundación & RSC del Grupo Adecco Iberia y América Latina, desde 1999.

Además, ocupa otras posiciones como Consejero del Consejo Estatal de RSE en representación de CEPYME, Secretario General del Club de Consejeros España, Vocal de la Comisión de RSC de la CEOE en representación de la CEA o Patrono de la Fundación Más familia, entre otros.

Asimismo, es Profesor del Máster de RC en el Instituto de Empresa (Madrid) y Programa Avanzado en Dirección de RC para América Latina en IE Business School.

Por otra parte, es Cónsul de Malta en Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla y recientemente ha sido nombrado Caballero de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalem, Rodas y Malta.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Francisco Mesonero: Ante todo, como una persona que trata de llevar sus valores personales al ámbito profesional. Siempre he sentido especial inclinación por las causas sociales y el apoyo a las personas que más lo necesitan. Por ello, me siento muy afortunado de haber podido llevarme esta vocación al terreno laboral.

Responsablia: Como Director General de la Fundación Adecco, entidad que ayuda a la inserción laboral de las personas que, por diferentes motivos, tienen grandes dificultades para encontrar empleo, ¿Existen avances en la contratación por las empresas y organismos públicos de estos colectivos de personas?

Las organizaciones que comunican que aplican la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, ¿Son mejores en este apartado o, por el contrario, no existe correlación entre la aplicación de la RSC y la empleabilidad de estos colectivos?

Francisco Mesonero: La contratación de personas en riesgo de exclusión está repuntando en los últimos años, como resultado de una sociedad cada vez más concienciada en materia de igualdad, que está integrando a aquellos que lo tienen más difícil en la recuperación económica. Desde la Fundación Adecco, registramos en 2015 un incremento en la contratación del 20,7% (incluyendo personas con discapacidad, mayores de 45 años, desempleados de larga duración, mujeres con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de la violencia de género y otras personas en grave riesgo de exclusión social). Sin embargo, hay que destacar que sólo estamos al principio del camino: la participación de estas personas en el mercado laboral y su empleabilidad (posibilidades de encontrar empleo) sigue siendo, comparativamente, mucho más baja que la del resto de la población. Por ejemplo, la tasa de actividad de las personas con discapacidad es del 35% frente al 60% general. Por ello, el trabajo a realizar por parte de sociedad y empresas es aún de gran dimensión.

Sin duda, las compañías que son activas en RSC no pueden ignorar la que hoy debe ser la prioridad nacional: combatir el desempleo. Si la organización desarrolla una correcta política de RSC, habrá de tomar las medidas oportunas para apoyar a las personas que lo tienen más difícil en su acceso al empleo. De lo contrario, seguramente estaríamos ante una Responsabilidad deficitaria o incompleta.

Responsablia: Como Director de RSC de Adecco España, consultora líder en el sector de los Recursos Humanos en España, ¿Cómo ayuda a una organización la implantación de la RSC en la misma?

En la cuestión específica de los Recursos Humanos, ¿Qué elementos de gestión se deben tratar bajo la óptica de la RSC?

Y como grupo de interés fundamental que representan los Recursos Humanos, ¿Cuáles deberían ser las líneas de actuación básicas para la eficiente relación, interacción y comunicación con ellos?

Francisco Mesonero: Lo más importante es conocer en qué situación inicial se encuentra la empresa, para después acometer las medidas necesarias para potenciar su RSC. Desde el grupo Adecco, concretamente desde la Fundación, somos especialistas en la puesta en marcha de planes de gestión de la diversidad, transversales, que incluyen desde acciones de concienciación previas, para generar entornos proclives a la integración (formación a equipos directivos, voluntariados corporativos, jornadas de sensibilización, etc.), hasta análisis de puestos susceptibles de ser ocupados por las personas que atendemos en la Fundación Adecco.

A día de hoy, la RSC no puede concebirse sino de forma transversal, por lo que todos los elementos de gestión deben tratarse bajo la óptica de la responsabilidad, integrándose la RSC en todos los procesos de decisión: clima laboral, gestión medioambiental, política de Recursos Humanos, etc.

Siendo los Recursos Humanos el core de toda compañía, es básico desarrollar una política de comunicación eficiente con los empleados y cuidar mucho los indicadores de satisfacción, beneficios sociales, retención del talento, etc., potenciando el permanente diálogo entre los empleados y sus superiores.

Responsablia: Existen cada vez más informes y propuestas que evalúan y constatan que cuánta mayor felicidad de los empleados en una organización, mayor productividad y rendimiento de los mismos. Según tu experiencia, ¿Qué elementos se tienen que dar en una organización para que los empleados sean más felices?

Y desde la óptica del empleado, ¿Qué capacidades y habilidades debe adquirir e interiorizar para poder sentirse feliz en una organización?

Francisco Mesonero: Como diría mi compañera Margarita Álvarez, directora de Comunicación y Marketing de Adecco y experta en felicidad, la clave es siempre escuchar a los empleados y empoderarles, dejándoles un espacio en el que se sientan influyentes, con capacidad para decidir sobre lo que se hace en la empresa.

Y desde la óptica de los empleados, deben tratar de identificar lo que más les gusta de su trabajo y focalizarse en ello. Para ello, hay un ejercicio que suele funcionar muy bien: definir el puesto de trabajo como si lo tuvieses que vender a alguien, y de este modo advertir sus ventajas y motivarse.

Responsablia: En la actualidad se están produciendo cambios de forma vertiginosa que, según diversos estudios e informes, van a producir un cambio sustancial en el modo en el que hemos conocido el trabajo hasta ahora. A partir de tu experiencia, ¿Qué recomendaciones puedes dar a los trabajadores actuales, con independencia de su edad y sector de actividad, para su adaptación a esta nueva realidad?

Para los trabajadores futuros, ¿Qué recomendaciones formativas les propones tanto en actitudes cómo también en aptitudes?

Por último, ¿Qué recomendaciones propones para los centros educativos, las universidades y las escuelas de negocio para explicar, sensibilizar y gestionar la realidad de estos cambios?

Francisco Mesonero: Actualmente el mercado está cambiando a un ritmo vertiginoso, y es complicado incluso anticipar qué puestos se demandarán dentro de 5-10 años, pues algunos hasta ni siquiera hoy existen. Lo que parece claro es que las empresas ya no demandan un compendio de conocimientos, sino profesionales capaces de adaptarse a estos cambios, que destaquen por su polivalencia, flexibilidad y actitud positiva. Si el trabajador proyecta estas cualidades, afrontará mucho mejor este “nuevo” mercado laboral.

En cuanto a formación, las Nuevas Tecnologías siempre son un acierto, en un entorno crecientemente “tecnologizado” (explosión del e commerce, digitalización de la economía, etc.), y por supuesto será estratégico el dominio de idiomas, en un escenario de globalización sin precedentes.

Con respecto a los centros educativos, especialmente las Universidades, actualmente son eminentemente teóricas y dejan poco espacio a la práctica, de modo que el estudiante sale con muchos conocimientos técnicos, pero poco preparado para afrontar la búsqueda de empleo. Creo que hay que dar un salto cualitativo importante en este ámbito, así como impulsar las medidas oportunas para que las Universidades, exponente máximo del conocimiento, dispongan de los recursos necesarios para incluir a personas con discapacidad, que a día de hoy siguen encontrando muchas barreras arquitectónicas y psicológicas, lo que frena su acceso a estudios superiores. Desde la Fundación Adecco desarrollamos el Proyecto Unidos, con el apoyo de 12 Universidades y 27 empresas, precisamente para minimizar las barreras que los estudiantes con discapacidad encuentran en las Universidades, a través de la figura del mentor. (www.proyectounidos.es )

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Francisco Mesonero:

Frase: “La cuna del futuro es la tumba del pasado” Franz Grillparrzer Esta frase hace referencia a la velocidad que se producen los cambios y la necesidad de adaptarse.

Libro: “El viejo y el mar”. Representa la lucha constante por conseguir un objetivo soñado.

Referente: Mi padre, que luchó y fue un avanzado a su edad yéndose con una beca a USA a estudiar la especialidad de Ginecología, permaneciendo allí durante 10 años (donde nacieron mis hermanas), 5 en Alemania (en donde nacimos dos hermanos) y luego en España. Referente en la medida en que personas dispuestas a la movilidad, con esfuerzos, es lo que nos hace falta.

Responsablia: MUCHAS GRACIAS Francisco por contestar nuestro pequeño cuestionario, ha sido un placer contar contigo en nuestro undécimo número del boletín de RESPONSABLIA. Espero haya sido de interés para nuestros suscriptores y lectores del boletín, a los que enviamos un afectuoso saludo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Sentido y sensibilidad, empresa emocional

n15_Sentido y sensibilidad, empresa emocional

La nueva empresa, la que surge en la era de la sostenibilidad, desde aquí se le propone con el nombre de “empresa disponible”, en el sentido de que atiende de forma permanente a sus grupos de interés.

En un artículo anterior se definió a la nueva empresa como una empresa “besucona”, la empresa tratará de dar, proporcionar y promover los “BESOS”, siendo un BESO = “Beneficio de una Empresa SOStenible”.

Una de las herramientas de gestión que la empresa debe adoptar para la acción de promover y difundir los “besos”, y convertirse así en una “empresa besucona” es la adopción e incorporación de la Responsabilidad Social Empresarial, RSE en su estrategia, gestión y operativa.

Una doble implicación que tiene la nueva empresa, a partir de lo comentado en esta introducción, se detalla a continuación:

1ª implicación: la empresa amplía el sentido de su operación (misión ampliada) y amplía la sensibilidad respecto a las demandas del exterior (grupos de interés ampliados):

  • Un nuevo SENTIDO: al único sentido económico existente hasta ahora, se amplía y se incorpora el sentido social y el sentido medioambiental.
  • Una nueva SENSIBILIDAD: antes se era principalmente sensible a los accionistas y propietarios; ahora se amplía esa sensibilidad a todos los grupos de interés.

2ª implicación: la empresa desarrolla una capacidad diferenciadora basada en ser atractiva a partir de ser emocional. Ello implica desarrollar, entre otras, las siguientes acciones:

  • Demostrar con políticas, procesos y procedimientos el nuevo sentido y sensibilidad.
  • Comunicar los logros y los objetivos no cumplidos, maximizando la transparencia.
  • Relación basada en la confianza mutua, mediación para la resolución de conflictos.
  • Aplicar la ética empresarial de forma generalizada, siendo comunicada e interiorizada.
  • Gestionar los riesgos, aplicando la prevención y comunicando protocolos de actuación.
  • Implementar buenas prácticas, promoverlas y difundirlas a toda la cadena de valor.

Por lo tanto la empresa, a partir de la incorporación de la RSE, es generadora de sentimientos positivos tanto en la comunidad dónde opera cómo en la sociedad en general.

Con el nuevo sentido y sensibilidad descritos con anterioridad, la empresa logra transmitir emociones que generan reacciones en forma de esos sentimientos positivos. Pero ser emocional implica, como se ha visto, demostrar con hechos, comunicar de forma transparente, relacionarse de forma confiable, ser ético por definición, tener conciencia de los riesgos propios y ajenos y, por último, generar buenas prácticas que se difunden y promueven.

La nueva empresa es, por tanto, una empresa emocional, que siente y provoca emociones y sentimientos a partir de ser una empresa “besucona”, siendo generadora de Beneficios de ser una Empresa SOStenible (BESOS). Y ello la hace ser única, personal y diferente

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

El compromiso (IV): habilidades a desarrollar

n15_El compromiso, habilidades a desarrollar

El nuevo ciudadano, que emerge en la era de la sostenibilidad, se le ha propuesto desde aquí mencionarle cómo “ciudadano moral”, e implica que adquiere un compromiso social.

En los artículos anteriores se ha mencionado que el nuevo ciudadano adquiere ese compromiso a partir de sus preocupaciones y anhelos. Selecciona y elige las vías de atención y asistencia que más y mejor cubren sus expectativas y su desarrollo personal y profesional.

En el presente artículo se detallan las principales habilidades que debe incorporar el nuevo ciudadano para desarrollar este compromiso que adquiere tanto con su comunidad cómo con el entorno natural. Con ambos convive, interactúa y se relaciona.

Se proponen 5 habilidades que el nuevo ciudadano debería incorporar, como herramientas que podrá utilizar para desarrollar plenamente su compromiso. Se definen a continuación:

  • Habilidad comunicativa: gran capacidad de relación con las personas a través de la conversación y el diálogo, que implica incorporar la escucha activa, el feedback con el interlocutor, la adopción de acuerdos y la adecuada resolución de conflictos. En último término implica generar confianza con el interlocutor.
  • Habilidad asertiva: permite expresar los sentimientos, deseos, opiniones y pensamientos, en el momento oportuno, de la forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás. Así se pueden conseguir los objetivos propuestos sin sentirse incómodo por ello, ni incomodar a los demás. Es un patrón conductual opuesto a la agresividad y la pasividad.
  • Habilidad empática: supone intentar ver los hechos, las cosas, los problemas, la situaciones, etc., tal y como suponemos que nos podría afectar a nosotros si ocupásemos el papel del interlocutor (el otro). Así se amplía la visión de la situación desde una doble perspectiva: la propia y la del otro.
  • Habilidad resiliente: supone la capacidad para sobreponerse a situaciones adversas y a períodos de dolor emocional. La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y habiendo aprendido de la situación concreta. Permite una sensación de control frente a los acontecimientos y una mayor capacidad para afrontar los retos y el futuro.
  • Habilidad empoderativa: capacidad que, en situaciones de vulnerabilidad, se tiene para lograr una transformación con la cual deje de ser “dependiente de otros” y así pueda conseguir ser “el director de su vida”. Implica la adopción de autonomía, de autoestima, de confianza en sí mismo y, en última instancia, de seguridad en sus capacidades.

Para aprenderlas y adquirirlas deberá conocer y reconocer a fuentes externas que le proporcionen esas habilidades, tales como referentes, “coach” (entrenador personal), centros de formación, etc.

También podrá recibir los consejos y los ejemplos de fuentes internas, cómo pueden ser desde su familia más cercana hasta sus diferentes círculos de relaciones y contactos. Pueden haber desarrollado alguna de las habilidades descritas a partir de situaciones, hechos y experiencias acumuladas, que conforman ejemplos concretos válidos y aceptados por el nuevo ciudadano.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Empresa y transparencia (II): rendición de cuentas

n10_Editorial_marzo 2016

Este es el segundo y último artículo que aborda la temática referida a “La empresa y la transparencia”.

En el anterior artículo se llegaron a dos conclusiones principales:

  1. Ser transparentes es una decisión de la organización, y la planificación y control de los factores que son clave en la gestión de la transparencia, constituyen un elemento estratégico indudable.
  2. La transparencia es un elemento clave que intentará acortar la distancia entre lo que la organización hace y comunica (la transparencia transmitida) con respecto a lo que los grupos de interés reclaman y exigen (la transparencia percibida).

En el presente artículo se va a profundizar respecto a la segunda conclusión, que supone la transparencia contemplada en la denominada “rendición de cuentas”.

La principal causa que motiva a que la organización tenga que “rendir cuentas” es precisamente la existencia de sus destinatarios, es decir, sus grupos de interés. En último término, el destinatario es la sociedad en general. La organización se preocupará de la gestión de los grupos de interés, con su análisis, identificación, priorización, relación y comunicación.

La manera en que una organización desempeña y desarrolla su actividad a partir de su visión y misión, sostenida en unos valores identificados, comunicados y practicados, configuran la cultura empresarial de la organización. En último término, la rendición de cuentas que la organización efectúa sobre “el impacto de su actividad”, será el elemento fundamental sobre el que se va a evaluar la transparencia por parte de los grupos de interés.

La transparencia es la piedra angular sobre la cual la organización proyecta y genera confianza en la sociedad y en sus grupos de interés y, por tanto, alcanza una reputación e imagen de organización socialmente responsable.

Los grupos de interés interactúan de diversas formas e intenciones, lo que motiva que existan dos tipos generales respecto al ámbito de rendición de cuentas, que afectan e implican a la transparencia de dos maneras distintas. Esta tipología se analiza a continuación:

  1. Las exigencias y las preocupaciones de los grupos de interés => la rendición de cuentas es de ámbito interno, con lo que la transparencia afecta al compromiso y a la cultura empresarial.
  2. Las necesidades y las expectativas de los grupos de interés => la rendición de cuentas es de ámbito externo, con lo que la transparencia afecta a la reputación corporativa e imagen de marca responsable.

Las exigencias y preocupaciones que provienen de los grupos de interés implican que la organización las tenga en cuenta en su operativa.

Las necesidades y expectativas de los grupos de interés son más aspectos de marketing y comunicación, que desde la óptica de la transparencia, se refieren a sus elementos reputacionales.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, a partir de la gestión de la transparencia y la gestión de los grupos de interés, ayudamos a construir una reputación e imagen de organización y marca socialmente responsables.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

ENTREVISTA a: Jesús Lizcano Álvarez

Jesús Lizcano Álvarez

Jesús Lizcano Álvarez es Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid; Académico de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras; miembro fundador y actual Presidente de Transparencia Internacional-España; Director de dos revistas, una de divulgación científica, “Encuentros Multidisciplinares”, y la otra, internacional y de un carácter más técnico, “Revista Iberoamericana de Contabilidad de Gestión. Entre 1989 y 1991 fue Catedrático en la Universidad de León.

Es autor de catorce libros, y de un centenar de artículos, en publicaciones tanto nacionales como internacionales. Entre sus libros destacan “Una modelización macro-contable de la energía”, “El sistema de gestión y de costes basado en las actividades”, “Guía contable del IVA”, “La empresa y su entorno económico en la Perestroika”, “La dimensión integral de la empresa”, “Interpretación de Estados Financieros”, “Código latinoamericano de contabilidad y auditoría”, “Contabilidad financiera” y “La Rentabilidad empresarial: Una propuesta de análisis y evaluación”.

Forma parte del Consejo de Redacción o editorial de otras cinco revistas (nacionales y extranjeras) y ha participado como evaluador de artículos en muy diversas publicaciones.

Es desde 1988 Presidente de la Comisión de Contabilidad de Gestión AECA. Ha formado parte del Comité Científico y presentado numerosas ponencias y comunicaciones en Congresos nacionales e internacionales. Ha dirigido y/o participado en numerosos trabajos y proyectos de investigación, siendo miembro de varias Asociaciones académicas nacionales e internacionales.

Ha recibido premios como el Premio del Instituto de Planificación Contable al mejor artículo publicado (1979), el Premio Antiguos Alumnos de la UAM (2010), o el Premio ACCID a la Excelencia Académica (2014).

Es o ha sido miembro de diversas asociaciones y organizaciones civiles como la Asociación para la Integración Europea (AIE) o Acnur y ha organizado y/o participado en numerosos encuentros, jornadas, actos y grupos de trabajo de carácter multidisciplinar. Ha sido Presidente de la Comisión de Control Económico de la Liga de Fútbol Profesional. Ha sido coordinador del Foro sobre Convivencia y Fundamentalismos (UAM-Ateneo de Madrid). Es vocal de la Junta directiva de la Asociación para el Diálogo Interreligioso.

Entrevista: 

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Jesús Lizcano: A nivel personal, aspiro a ser una persona positiva, bastante curiosa a nivel científico e intelectual, y convencido de la necesidad de propiciar el diálogo y la tolerancia como objetivos prioritarios en nuestra sociedad.

A nivel profesional, creo que soy bastante transversal, esto es, me gusta trabajar en diversas facetas académicas y sociales de la actividad universitaria, tanto docente como investigadora, y entregado a la causa social y a intentar mejorar en lo posible la educación económica, científica y en valores de los ciudadanos, con el fin de contribuir en alguna medida al progreso social.

Responsablia: Como Presidente de TI España, “Transparency International España”, siendo TI una ONG a escala mundial dedicada a combatir la corrupción y a actuar en aras de una mayor transparencia y del cumplimiento del principio de rendición de cuentas, y según tu experiencia en dicha organización, ¿Se percibe una tendencia de mejora en estos asuntos en general? En caso afirmativo, ¿En qué dirección? ¿Quién está liderando esa tendencia de mejora?

Jesús Lizcano: Respecto a la evolución y posible mejora en materia de corrupción, cabe diferenciar el ámbito internacional y el nacional. En el ámbito internacional hay importantes diferencias entre los países, como las hay en el terreno económico, sanitario, educacional, etc. Los países más desarrollados son los que lógicamente están más avanzados en transparencia, la rendición de cuentas y la lucha contra la corrupción, mientras que los países menos desarrollados están por lo general en unos niveles más atrasados en todo, y también en el fortalecimiento institucional, la transparencia social, y la integridad de los políticos y personas que tienen el poder en estas sociedades, que ejercen en muchos casos un inadmisible autoritarismo.

En el plano nacional, existe ahora en nuestro país un importante nivel de alarma y de preocupación social en el tema de la corrupción, debido a la gran cantidad de casos que están aflorando constantemente en los medios; sin embargo, siendo positivo e incluso algo realista, hay que suponer y esperar en todo caso que los niveles actuales de nueva corrupción sean inferiores a los del pasado, por lo que la situación irá mejorando en estos próximos años, debido al efecto disuasorio y ejemplarizante de esas muchas personas que están procesadas y acabando en la cárcel por corrupción. En este contexto los jueces y los fiscales, así como los medios de comunicación, son cada vez más beligerantes contra la corrupción, y sobre todo los ciudadanos y la sociedad civil, que está teniendo un importante papel de liderazgo y de protagonismo en este proceso de cambio.

Responsablia: Según tu opinión, ¿Qué grupos de interés deben liderar el cambio hacia una sociedad libre de corrupción y en la que todos sus actores rindan cuentas? ¿Por quién se empieza? ¿Quién debería dar ejemplo? ¿Cómo educar a la población?

Jesús Lizcano: El papel protagonista en el cambio lo ha de tener sin duda el ciudadano, y su participación a través de organizaciones de la sociedad civil. Una sociedad civil fuerte, activa e intransigente con la corrupción ha de ser quien lidere este cambio, que ha de comenzar necesariamente por la educación de los ciudadanos ya desde niños. Es importante que desde la infancia, tanto en las escuelas como en las familias, se inculque a los niños la educación en los valores de la transparencia, la integridad, el respecto a la ley y el rechazo frontal de actuaciones ilegales o corruptas.

Responsablia: Desde la óptica empresarial, aplicando la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, ¿Qué herramientas debe incorporar en esta materia una organización, para que pueda erradicar la corrupción y generar máxima transparencia? ¿Con un sistema de “compliance” sería suficiente?

Jesús Lizcano: El desarrollo de una efectiva Responsabilidad Social Corporativa en las organizaciones es realmente importante de cara al cumplimiento efectivo de las normas legales, éticas, y empresariales, y es por ello que se necesita que haya realmente en las mismas un proceso permanente de información y de formación, así como un sistema adecuado de incentivos y de control del cumplimiento en todos los niveles de la organización, comenzando por la cúpula y los órganos máximos de poder, y acabando por el último empleado. Es necesario, además, que se tenga en cuenta a los stakeholders, sobre todo en las organizaciones de mayor tamaño e interés público. En todo caso un sistema de compliance es siempre muy necesario, aunque no suficiente.

Responsablia: Según todo lo comentado hasta ahora, ¿Cuáles serían tus recomendaciones para conseguir los objetivos de, por un lado consolidar la erradicación de la corrupción y, por otro lado, incorporar la transparencia y la rendición de cuentas en las organizaciones? En tu opinión, ¿Es condición necesaria la incorporación en la estrategia, gestión y operativa de la RS, Responsabilidad Social, para ayudar a conseguir los objetivos antes mencionados?

Jesús Lizcano: Para erradicar la corrupción en un país como el nuestro es necesario, en primer lugar, un avance en el marco legislativo e institucional; deben cambiarse y actualizarse un buen número de normas legales, y también es importante cambiar un buen número de instituciones, despolitizándolas al máximo, y primando la meritocracia más que la afinidad política y el clientilismo. Es importante además establecer un sistema permanente de transparencia y rendición de cuentas en las organizaciones, fomentando el impulso de los diversos aspectos inherentes a la Responsabilidad Social Corporativa, tanto en el ámbito laboral, como en el social, de género, medioambiental, etc. Es importante, en definitiva, una visión integral e integrada de la RSC para que sea efectivo, y no cosmético, el avance y el progreso social en las organizaciones.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Jesús Lizcano:

Frase: “El hombre nace libre, responsable y sin excusas”, Jean-Paul Sartre, filósofo francés.

Libro: “El origen de las especies” de Charles Darwin.

Referente: “Leonardo da Vinci” por su genialidad y su visión multidisciplinar de la vida.

Responsablia: MUCHAS GRACIAS Jesús por contestar nuestro pequeño cuestionario, ha sido un placer contar contigo en nuestro décimo número del boletín de RESPONSABLIA. Espero haya sido de interés para nuestros suscriptores y lectores del boletín, a los que enviamos un afectuoso saludo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies