Monthly Archives julio 2018

Los grupos de interés (XII): las generaciones futuras

En esta época de cambio, uno de los aspectos que la definen es “la era de la sostenibilidad”, y se caracteriza por la incorporación en las decisiones que toman las empresas de los aspectos sociales, laborales, medioambientales, éticos y de respeto a los derechos humanos. Ello deriva en la evaluación del impacto que genera la actividad de la empresa en la sociedad, la economía y el planeta.

En este contexto, aparece una nueva empresa, que se propone desde aquí con el nombre de “empresa disponible”. Y su propósito es contribuir al desarrollo sostenible.

Para ello incorpora en su estrategia, gestión y operación (políticas, procesos y procedimientos) la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Con ello consigue ser vista y reconocida como una organización socialmente responsable.

Para dicho reconocimiento, uno de los aspectos fundamentales a gestionar, es la identificación de los diferentes grupos de interés con los que la empresa se relaciona. Se identifican por ser los afectados de forma directa o indirecta por las decisiones e impactos de la actividad de la organización.

El grupo de interés que se analiza en el presente artículo es “Las generaciones futuras”.

Este grupo de interés implica llevar a cabo una serie de actuaciones por parte de la organización. Son proponen las siguientes:

Conocer las exigencias, necesidades, anhelos, expectativas y requerimientos de este grupo de interés para su gestión futura en sus diferentes roles: como cliente (consumidor o usuario), como proveedor, como empleado, como directivo, etc.
Conocer sus tendencias en hábitos de consumo, relacionales, acceso a la información, formas de comunicación, etc.
Conocer los valores que los guían, los influencers que los motivan, las acciones a las que se suman y adhieren, las acciones o actos que penalizan y rechazan, etc.

Existen numerosos estudios que indican que, como aspectos definitorios de las generaciones futuras, indican que serán 100% digitales, que adquirirán un mayor compromiso social y ambiental y que valorarán las opiniones favorables a las organizaciones que han provocado experiencias de cliente satisfactorias.

Por lo tanto, las organizaciones hoy se deben preparar para estar en la mejor posición de salida para obtener de las nuevas generaciones una valoración positiva e identificativa como organizaciones y marcas socialmente responsables.

Y ello se consigue y se afianza con el mantenimiento de una comunicación ética y transparente, con todos los grupos de interés en general, y con las generaciones futuras en particular.

Por último, en el óptimo, ser una organización socialmente responsable implica contribuir al desarrollo sostenible, y ello supone la preocupación permanente por las generaciones futuras.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (VI): honestidad y honradez

En una época de cambio de paradigma, una de las principales preocupaciones radica en nuestro modelo de crecimiento, y se enfoca cada vez más a una “era de la sostenibilidad” donde se cuidan no sólo los aspectos económicos, sino también los ambientales y sociales.

Para ello los ciudadanos deben comprometerse a contribuir al desarrollo sostenible, en sus actuaciones y conductas, pero también en sus diferentes roles y relaciones.

Es en este contexto que nace un nuevo ciudadano, que desde aquí se propone con el nombre de “ciudadano moral”, y se preocupa por tener un propósito que le guía: la contribución al desarrollo sostenible.

Para ello se dota de una serie de valores, que constan en un código que se explicó con anterioridad en el presente blog, con la propuesta de título siguiente: “eticismo”.

Dicho código consta de 10 valores duales. El sexto valor dual es el siguiente: “honestidad y honradez”.

La honestidad significa tener la cualidad de honesto. Ser honesto implica ser, por un lado decente, razonable y justo; por otro lado implica ser probo y recto.

La honradez significa tener rectitud de ánimo, integridad en el obrar. Por lo tanto, ser honrado implica proceder con honradez.

A efectos de contribuir al desarrollo sostenible, el nuevo ciudadano debe incorporar este valor dual, sin ningún tipo de restricción, fisura, reserva, ahorro ni esfuerzo; por lo tanto, implica su incorporación en toda su plenitud y extensión.

Ello se debe a las innumerables bondades que emanan de las definiciones de los términos analizados, en concreto, la capacidad de tener la máxima probabilidad de sumar a la causa, al propósito del nuevo ciudadano, a muchas personas que, por diferentes motivos (sectores vulnerables, culturas diferentes, prejuicios y estereotipos, ideologías políticas restrictivas con el bien común, etc.), no tenían a ningún referente al que poder acudir.

Los argumentos, la exposición de las ventajas, incluyendo la necesidad de cambio de paradigma, en aspectos tan sensibles como el consumo, en la producción, en la gestión de lo sobrante, la compra pública, etc., son aspectos que, si se tratan con este valor dual, generan mucho más impacto.

Promover acuerdos, alianzas, proyectos, equipos de trabajo, etc., con el propósito de contribuir al desarrollo sostenible, se deberá proceder con rectitud y decencia (honestidad) y con rectitud de ánimo e integridad (honradez).

El convencimiento de “convencer con el ejemplo” es, en este caso concreto, totalmente aplicable. Y es conveniente aplicarlo, no sólo en los aspectos que afectan a la economía, también en los que afectan al planeta y a la sociedad en su conjunto.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Carlos Susías

Cree, ante todo, que “la unión del conocimiento, la experiencia y la realidad vivida nos dan más legitimidad para exigir un mundo más justo”.

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Es experto en evaluación, programación y supervisión de políticas públicas de inserción social y formador de formadores en economía social. Entre su formación destaca Gestión Estratégica y Liderazgo Social de IESE. Comenzó su andadura profesional siendo Responsable de Régimen Interior y personal del Excmo. Ayuntamiento de Tomelloso. Posteriormente ocupó el puesto de Coordinador de Programas en la Fundación CERES y fue coordinador provincial en la Fundación iniciativas de futuro de Castilla-La Mancha. Actualmente es director de la Red Europea de lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en Castilla La Mancha y presidente de la Red Europea de lucha contra la pobreza y la Exclusión social en el Estado Español.

Desde 2001 es el miembro Español del Comité Ejecutivo de EAPN Europa, y en junio 2015 fue elegido Vicepresidente de la organización. Asimismo desde el año 2012 es Vicepresidente de Acción Política e Institucional de la Plataforma del Tercer Sector.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo se define a nivel personal y a nivel profesional?

Carlos Susías: En los dos ámbitos creo que soy una persona en constante evolución. Aunque es cierto que, con la edad, esa evolución es cada vez más complicada. Creo que a todas y todos nos pasa. Por lo que debemos estar vigilantes para no acomodarnos a eso que llamamos “experiencia”.

Me interesan los retos y pienso que los cambios no se intentan, se hacen. Otra cosa es que no salgan como tú esperas o que lo que sale sea distinto a lo previsto, que puede ser mejor o peor, pero en cualquier caso abrirá nuevos retos.

Necesito sentir que acompaño y que estoy acompañado en las distintas facetas de mi vida. Lo cual no quita que valore mucho tener espacios de soledad e intimidad, que me permitan reflexionar y analizar mis propias ideas, conductas, propuestas… y gestionar de la mejor manera posible mis contradicciones.

En lo profesional necesito participar en procesos de reflexión y decisión “coral”. El equipo y las reflexiones/decisiones comunes nos acercan a las mejores ideas y propuestas.

Responsablia: Como Presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España (EAPN), ¿En qué situación general se encuentra España? ¿Cuáles son las causas que nos han llevado a esta situación? ¿Cuáles son las soluciones que abogan desde la EAPN para erradicar la pobreza y la exclusión social?

Carlos Susías: No podemos, no debemos, olvidar que España es uno de los países más ricos del mundo, con una de las economías más desarrolladas y que estamos en la zona más rica y democrática del mundo como es la Unión Europea. Esto pese a la crisis tanto en España, como en la Unión Europea.

España no puede seguir dando la espalda a la realidad que vivimos. En la que más de 12 millones de personas están en situación o en riesgo de pobreza y/o exclusión social según el indicador europeo AROPE. Ojo, que dicho indicador es el que se adoptó de forma oficial y unánime por la Unión Europea y sus Estados Miembros como forma de medir la situación de pobreza y exclusión en toda la Unión. Igualmente, no podemos seguir actuando como si no existiesen unos altos niveles de desigualdad en nuestro país.

Lo que nos ha llevado a esta situación ha sido una visión ideológica errática que partía de visiones tales como: “el mero crecimiento, erradica la pobreza…”, “Primero crecer para luego distribuir…”, “Cualquier empleo es el mejor instrumento para conseguir la inclusión social y salir de la pobreza…”, que se ha demostrado falsa o como poco una verdad a medias, que es la peor de las mentiras porque no nos permite afrontar el problema con los instrumentos adecuados.

Para erradicar la pobreza son necesarias políticas económicas y fiscales que no generen más pobreza, políticas de empleo que generen empleo digno, estable y con salarios decentes y suficientes, políticas de protección social que afronten la situación de las personas ya empobrecidas. Es decir, políticas para erradicar la pobreza y políticas para afrontar el reto de las personas ya empobrecidas, que en algunos casos serán coincidentes, pero en otros son claramente distintas.

En España, el desarrollo del Estado Autonómico ha sido determinante para mejorar la situación de las personas, pero lo que ha fallado han sido los mecanismos de redistribución de ámbito estatal que permitiesen reducir las grandes desigualdades entre CC.AA. en los índices de pobreza y exclusión social. Son necesarias, en definitiva, medidas de ámbito estatal de redistribución para luchar contra la pobreza, la exclusión social y la desigualdad en nuestro país.

En este sentido, desde la EAPN seguimos apostando por políticas económicas, fiscales, laborales y de protección social que pueden ser generadoras de desarrollo económico sostenible y equitativo. Estas pueden ser, además de un sistema fiscal más equitativo, redistributivo y justo, leyes que permitan una “segunda oportunidad” a las personas físicas, una mejor regulación hipotecaria y del mercado de alquiler. La garantía de una Sanidad y Educación universales, gratuitas e inclusivas. Una garantía de ingresos adecuada basada en unos salarios dignos y suficientes, donde el salario mínimo este claramente por encima del umbral de pobreza, una renta mínima para las familias sin ingresos, así como una prestación económica por hijo o por menor a cargo, unas pensiones no contributivas que permitan estar fuera del umbral de pobreza, etc.

La mejora de los indicadores de pobreza y exclusión social arrojados en la última Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el INE, no reduce la gran preocupación por los altos niveles de riesgo de pobreza y exclusión que se siguen manteniendo. Y esa bajada es tan lenta que nos inquieta pensar que podamos estar en un nuevo proceso de estancamiento en la reducción de la pobreza. Por eso son necesarias las medidas propuestas para evitar que la salida de la crisis siga siendo asimétrica y se cronifiquen los niveles de pobreza, exclusión social y desigualdad en España.

Y finalmente otro elemento de preocupación es la constatación de la brecha de género en pobreza. La tasa AROPE de las mujeres es 1,1 puntos superior a la de los hombres y ha bajado mucho menos que la masculina (la masculina ha bajado 2 puntos y la femenina 0,8 décimas). La mejora es mucho más evidente en hombres que en mujeres. No podemos consentir que en los procesos de salida de la crisis también creemos una brecha de género.

Responsablia: En su opinión, ¿La sociedad en general conoce la Agenda 2030? ¿Conoce los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible? Y desde la EAPN, ¿Se utiliza el ODS nº1: “Poner fin a la pobreza” para la sensibilización y cómo argumento para obtener ayudas y sobretodo, conseguir acciones concretas para el cumplimiento del ODS?

Carlos Susías: Se conoce poco. Falta darle visibilidad. Y creo que no se es consciente del cambio profundo que significaría el querer cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible o Agenda 2030. Son una visión holística de afrontar el desarrollo humano, económico y sostenible a lo que no estamos acostumbrados, ni los ciudadanos, ni mucho menos los Gobiernos.

Además, estos ODS o Agenda 2030 son de aplicación en todos los países, no es una “agenda para terceros”, son unas medidas propuestas para España también. Por eso, la sociedad civil nos estamos organizando de una forma más amplia y coral en espacios colaborativos como “Futuro en Común” en donde confluimos organizaciones sociales de acción social, de cooperación al desarrollo, medioambientales, sindicatos, etc.

Para EAPN el primer objetivo es fundamental, pero no se nos olvide que los ODS tienen un enfoque holístico que todos los objetivos se apoyan unos a otros. Es muy difícil, por no decir imposible, que se tenga éxito en un objetivo sin que se dé el éxito en todos los demás.

No obstante, cada uno de ellos también tiene acciones que le pueden ser propias por lo que es necesario la implicación de la sociedad en su conjunto tanto para instar a las Administraciones y Gobiernos para que actúen, así como para actuar por si misma tanto desde las organizaciones sociales como desde el sector privado lucrativo, que en esta nueva agenda tiene un papel relevante, importante y muy necesario.

Responsablia: Uno de los actores que deben jugar un papel fundamental en el cumplimiento de la Agenda 2030 es el sector privado. Desde la EAPN y teniendo en cuenta el ODS nº1, ¿Cómo propone implicar a las empresas para que apoyen la erradicación de la pobreza? ¿Qué grupos de interés afectados por la actividad de las empresas son, en su opinión, los más sensibles a este ODS y, por ello, facilitadores e impulsores para que las empresas se impliquen?

Carlos Susías: La implicación de las empresas tiene dos vertientes, por un lado, su compromiso con el fin de suministro y producción que le es propio. Es decir, por el recurso que supone para la sociedad. En este caso su compromiso es con la calidad del producto o suministro, con la calidad de su proceso de producción y con la calidad ecológica y medioambiental.

La otra vertiente está vinculada a la RSC o su compromiso con la sociedad más allá de su obligación fundacional.

Sinceramente creo que hay muchos y muchas empresarios y empresarias claramente motivados a comprometerse con la sociedad, con su entorno más inmediato, pero también con tener un mundo mucho mejor y más sostenible. Este grupo ha de liderar los procesos de impregnación de las grandes asociaciones empresariales tanto de la gran como de la pequeña empresa para que vean que el éxito de los ODS será el éxito de las empresas.
Pero para ello también necesitamos una Ley de Mecenazgo acorde a los nuevos tiempos que, unida a la posibilidad que abre la casilla de interés social sobre el Impuesto de Sociedades (que no supone coste alguno nuevo para las empresas), materialice en su forma económica esa voluntad de responsabilidad social.

No debemos olvidar que ya hay empresas que se están organizando y trabajando en ver cómo pueden aportar en este nuevo compromiso de todas y todos. En algunos casos han ido por delante de las propias administraciones.

Responsablia: La RSC, Responsabilidad Social Corporativa, como nuevo paradigma de gestión, afecta a todo tipo de organizaciones. Ahora las grandes empresas incorporan los ODS de su actividad concreta a su RSC. Pero el ODS nº1 no afecta a las empresas, y sí a las Administraciones Públicas y a muchas ONGs. ¿Cómo sensibilizar y concienciar en contribuir al desarrollo sostenible y, en concreto, al ODS nº1 tanto para unas como para las otras? ¿Cómo incorporar esta urgencia social en la educación y en la formación? ¿Y en los medios de comunicación? ¿Qué actores son los que deben liderar el cambio de mentalidad hacia el bien común?

Carlos Susías: En el ODS nº1 también pueden aportar las empresas desde el cumplimiento de la primera vertiente que he indicado antes. Y desde los RSC y en colaboración con el Tercer Sector Social pueden aportar mucho en ODS que afectan directamente al nº 1, en temas como Sanidad, Educación, etc.

La visibilidad del problema es esencial, pero mucho más lo es la visibilidad de las soluciones de éxito, el que se vea que actuando bien, de forma coordinada, con todo tipo de actores se obtienen resultados. Que la pobreza no es “una maldición divina irreversible”, que se vea que con decisión, recursos y buen hacer se puede revertir y ayudar a un crecimiento sostenible y justo.

El liderazgo ha de ser de la sociedad en su conjunto, pero eso se materializa en sus estructuras de organización social, tanto las públicas (administraciones y gobiernos) como las privadas, Tercer Sector Social, Sindicatos, Organizaciones Empresariales y Universidad.

Responsablia: Por último, le pedimos que comparta con nosotros una frase, un libro y un referente que le hayan influido en su desarrollo personal y profesional.

Carlos Susías:

Frase: No es una frase , es el título de un poema de Eduardo Galeano, “Los nadies“.

Libro: “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley.

Referente: Clara Campoamor.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº1: pobreza

Comienza la aventura de abordar en toda su extensión la Agenda 2030 definida a partir de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se van a analizar todos y cada uno de los ODS.

El ODS nº 1 lleva por título “Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

– Para 2030, erradicar la pobreza extrema para todas las personas en el mundo, actualmente medida por un ingreso por persona inferior a 1,25 dólares de los Estados Unidos al día.
– Para 2030, reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales.
Poner en práctica a nivel nacional sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, incluidos niveles mínimos, y, para 2030, lograr una amplia cobertura de los pobres y los vulnerables.
– Para 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la micro-financiación.
– Para 2030, fomentar la resiliencia de los pobres y las personas que se encuentran en situaciones vulnerables y reducir su exposición y vulnerabilidad a los fenómenos extremos relacionados con el clima y otras crisis y desastres económicos, sociales y ambientales.
Garantizar una movilización importante de recursos procedentes de diversas fuentes, incluso mediante la mejora de la cooperación para el desarrollo, a fin de proporcionar medios suficientes y previsibles a los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, para poner en práctica programas y políticas encaminados a poner fin a la pobreza en todas sus dimensiones.
– Crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

Incorporar el “Modelo Europeo del Estado de Bienestar”, a modo de protección, cobertura y salvaguarda de los Derechos Humanos en todos los países del mundo.
Recuperar y afianzar el cumplimiento del objetivo de destinar el 0,7% del PIB de cada país para la contribución a la cooperación al desarrollo.
Aplicar este mismo porcentaje a todas las empresas que tengas sedes, fábricas, almacenes, oficinas o representaciones en cada país (domicilio social), con independencia de la generación de su beneficio agregado a nivel global, destinando los recursos a cada país donde opera.
– Generar opciones impositivas dirigidas a la ciudadanía para que tengan la posibilidad de apoyar a las ONGs que promueven la erradicación de la pobreza.
Incorporar en todo el sistema educativo la formación encaminada al respeto a la diversidad, a la tolerancia y al respeto, en particular, a los colectivos más vulnerables.
Desarrollar programas de RSC de acción social en las organizaciones, dirigidas a la contribución a este ODS concreto, por diferentes mecanismos: mecenazgo, filantropía, compra responsable, marketing con causa, voluntariado corporativo, etc.

Desde Responsablia, como consultora en asesoramiento, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies