Agenda 2030: Objetivos de Desarrollo Sostenible

Este es el primer artículo que va a abordar la Agenda 2030 definida a partir de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los 17 Objetivos abordan los siguientes asuntos globales: la pobreza, el hambre, la salud, la educación, la igualdad de género, el agua, la energía, la economía, las infraestructuras, la desigualdad, las ciudades, el consumo, el cambio climático, los océanos, la biodiversidad, la paz y la justicia y, por último, las alianzas.

Implican repensar el crecimiento económico, el impacto que tiene sobre la economía, la sociedad y el planeta.

Las decisiones a tomar por los diferentes agentes de índole global, multilateral, nacional y local, ya sean de origen público, privado o por la sociedad civil, tienen que considerar, entre otras implicaciones, las siguientes:

Implicación primaria:
– Efectos en la economía: riqueza, empleo, salarios, oportunidades, innovación, competencia, etc.
– Efectos en la sociedad. derechos, obligaciones, normativa, comportamiento, ética, etc.
– Efectos en el planeta: clima, fauna, flora, reservas naturales, paisaje, recursos naturales, etc.

Implicación consecuencial:
– Efectos en la producción: intensiva, bajo pedido, con valor añadido, deslocalización, etc.
– Efectos en el consumo: con obsolescencia programada, compartido, modal, influencer, etc.
– Efectos en los sobrantes: residuos, vertidos, reciclaje, economía circular, vertederos, etc.
– Efectos en el ambiente: productos, materiales, subproductos, maquinaria, etc.
– Efectos en la educación: en los colegios, en los institutos y la formación superior.
– Efectos en la comunicación: posibilidad de escrutinio de las partes interesadas.
– Efectos en la información: tratamiento de los medios convencionales y no convencionales.
– Efectos laborales: trabajo por proyectos, pro bono, presentismo, knowmads, teletrabajo, etc.
– Efectos en los derechos humanos: corrupción, soborno, protección a los denunciantes, etc.
– Efectos en la sociedad civil: economía social/colaborativa, startups, cadenas híbridas de valor, etc.

El desarrollo sostenible es uno de los pilares sobre los que se sustenta la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Por ello, se tiene en cuenta la información no financiera, su consideración en cuanto a las decisiones tomadas, resultados obtenidos medidos en indicadores de gestión, su evolución y el impacto generado y escrutado por las partes interesadas.

La información no financiera la conforman los criterios de gobierno corporativo, éticos, sociales, ambientales, laborales y de respeto a los derechos humanos.

La incorporación de estos criterios a la hora de tomar decisiones produce dos efectos inmediatos en una organización:

– Incide en su cultura de empresa: en su estrategia, gestión y operativa diaria.
– Incide en su reputación, generando una imagen de empresa socialmente responsable.

Desde Responsablia, como consultora en asesoramiento, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies