Author Archives Emilio Moral

Los grupos de interés (IX): los medios de comunicación

En la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, uno de los factores que la definen a partir del establecimiento de la Agenda 2030, con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esta agenda global implica la participación de las organizaciones, y ello hace que las empresas se transformen en una nueva identidad, surgiendo una nueva empresa, que bajo este contexto la denominados como “empresa disponible”.

La contribución al Desarrollo Sostenible por parte de las empresas, genera la incorporación en sus estrategias y políticas, gestión, procesos y procedimientos, de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Su reporte a los grupos de interés mediante la conocida como “Memoria de sostenibilidad”, debe significar una verdadera rendición de cuentas.

Los grupos de interés destinatarios son aquéllos con los que la empresa tiene una relación e interacción. Suponen un elemento de gestión primordial de la RSC, y se debe, entre otras acciones a desarrollar, realizar su identificación, priorización, análisis pormenorizado, relación y elección de la mejor plataforma de diálogo para cada uno de ellos. Todo ello se construye para edificar un verdadero escrutinio social, para la concesión de la denominada “licencia social para operar”.

El grupo de interés que se analiza en el presente artículo es el de “los medios de comunicación”. Se considera un grupo de interés externo que existe en todas las empresas, y suponen una fuente de divulgación de las prácticas realizadas por la empresa, por lo que juegan un papel importante en la promoción de una imagen de la empresa y de la marca socialmente responsables.

Hay que diferenciar varios tipos de medios de comunicación:

Medios convencionales: prensa, radio, televisión, revistas, etc.

Medios no convencionales: eventos y ferias, anuarios y guías, boletines, etc.

Plataformas digitales: redes sociales (RRSS) y buscadores (internet).

Existe un estudio dónde se analiza la confianza de la población en los medios de comunicación, el Barómetro de Confianza realizado por la agencia Edelman. También se analizan otras tres instituciones, los gobiernos, las empresas y las ONGs.

En el Barómetro de 2018, el dato más relevante es que, por primera vez desde que se efectúa este estudio, los medios en su conjunto son la institución que genera menos confianza entre la población mundial. Se incluyen tanto medios tradicionales y digitales como las plataformas.

Se proponen una serie de actuaciones para paliar este efecto de descrédito y pérdida de confianza, aplicables de forma específica a los medios de comunicación convencionales:

– Desvinculación de los medios de comunicación con agrupaciones políticas y lobbys.

– Incorporar la RSC en sus organizaciones y grupos empresariales.

– Emitir noticias veraces y contrastadas, evitar alusiones a RRSS y opiniones particulares.

– Emitir noticias para toda la ciudadanía, sin sesgos políticos ni económicos.

– Limitar la opinión de los periodistas en los hechos, ofrecer las opiniones de expertos.

– Emisión de información relacionada con el Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030.

– Incorporación de la voz y punto de vista de los diferentes actores civiles y sociales.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (III): comprensión y paciencia

En la nueva era, conocida como “la era de la sostenibilidad”, definida a partir de uno de los aspectos que la definen en la actualidad, surge a partir de las preocupaciones crecientes de la sociedad y de la ciudadanía en la manera de contribuir al desarrollo sostenible. Ello motiva la aparición de un nuevo ciudadano, que bajo esta perspectiva le denominamos como “ciudadano moral”.

El nuevo ciudadano contribuye al desarrollo sostenible, en sus roles profesional y personal, en sus actitudes, comportamientos y relaciones. Para ello incorpora una serie de valores definidos en un código, ya definido en un artículo anterior, que se propuso con el nombre de “eticismo”.

Dicho código se compone de un total de “10 valores duales”. El tercero de ellos es el valor dual “comprensión y paciencia”.

La comprensión se define como “la facultad, capacidad o perspicacia para entender y penetrar las cosas”. Una actitud comprensiva es aquella que tiene el ciudadano, y que tiende a ser tolerante.

La paciencia se define como “la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse”. Otra definición complementaria es la siguiente: “la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho”.

El nuevo ciudadano, que como se ha indicado con anterioridad, está convencido en que debe contribuir al desarrollo sostenible, dicho convencimiento ha venido precedido de su comprensión, es decir, lo ha tenido que incorporar en su conocimiento primero, y en su actitud y comportamiento después.

Y en sus relaciones con el resto de ciudadanos, no todos todavía conscientes de que es imprescindible contribuir a la sostenibilidad de la sociedad, de la economía y del planeta, el nuevo ciudadano deberá transmitir este conocimiento, este convencimiento de su “modus operandi”, a los demás, incorporando la comprensión ante las opiniones, posturas, reacciones o actitudes no coincidentes con la suya, en su totalidad o de forma parcial.

Además de la cualidad de ser comprensivo, deberá ser paciente, pues el grado de convencimiento del nuevo ciudadano respecto a su contribución al desarrollo sostenible, le dota de este valor dual como herramienta fortalecedora ante circunstancias adversas, reacciones no previstas ni deseables, y otros tipos y modalidades de respuesta en las relaciones que mantiene con la ciudadanía que no quiere, no sabe o no conoce la necesidad de dicha contribución.

La consecuencia de tener esta doble capacidad de ser comprensivo y paciente, le provoca el efecto de ser resiliente”, que implica tener la capacidad de adaptarse frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos, como los explicados en el párrafo anterior. Además, recupera el estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido el nuevo ciudadano, una vez superada la sorpresa inicial ante una situación que, aunque probable, no siempre se espera, pues cada persona es única y reacciona y se manifiesta de forma diferente.

Esta cualidad compuesta en este valor dual, es una fortaleza de indudable valor para el nuevo ciudadano, para resistir los embates de corrientes e intereses contrarios, adversos o no alineados al desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Francesc Guell

Con amplia experiencia como directivo y consejero en empresas internacionales de especialidades químicas y farmacéuticas.

El año 2001 se estableció como consultor independiente, asociado a grupos internacionales. Ha diseñado y presentado cursos, dando soporte y acompañamiento a directivos y empresas en temas de excelencia operativa, estrategia e innovación, mejora del rendimiento, proyectos y programas de cambio, gestión del conocimiento, mejora de procesos, medidas e indicadores, y gestión integral.

Se jubiló en 2010 de las actividades de directivo y administrador, actualmente escribe, diseña y presenta cursos y talleres prácticos sobre los temas anteriores.

Colabora con empresas y asociaciones, es miembro del Patronato de una entidad del tercer sector social y trabaja con ESADE Alumni Solidario en proyectos de consultoría y soporte a entidades del tercer sector.

Estuvo asociado a Cinergence desde 2009 y a Delos Partnership desde 2005. Antes había desarrollado las actividades de Oliver Wight EAME en España en formación de directivos y mejora de la gestión hacia la excelencia.

Como directivo, fue director general y consejero delegado de Goldschmidt España agrupó las actividades de dos empresas para formar la nueva Degussa en España, hoy Evonik.
Managing director de Witco ODG Europa, miembro del Comité Directivo de Witco GmbH y miembro del ‘Global Business Team’ en Witco ODG, USA. Desde Steinau, Hessen (Alemania), tenía la responsabilidad para Europa de las actividades de Witco ODG para las 4 plantas europeas.

Antes había trabajado como director general de Witco España, de Rewo Química y director de la división química de Schering España. Directivo internacional en Hispano Química Houghton.

Socio de ACCID, de la Comisión de intangibles. Socio fundador del Fórum de Gestión Integral. Presidente de la Comisión Organizadora del Congreso Mundial CESIO 1996 en Barcelona y vicepresidente de la Asociación Española de Tensioactivos, (AEPSAT).

Ingeniero Químico, postgrado ESADE en Alta Dirección de Empresas. Máster en Gestión del Conocimiento en ICT-UPC en 2002. Ha participado en numerosos programas en ESADE, IESE, EADA, APD, otros centros españoles y el Management Centre Europe (MCE) de Bruselas.

Autor de artículos y publicaciones sobre la innovación, industria química, gestión del conocimiento, modelos de gestión integral y del cambio y excelencia en procesos empresariales. Mantiene una web sobre temas de gestión estratégica e innovación: www.fguell.com

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo se define a nivel personal y a nivel profesional?

Francesc Guell: en los dos niveles, como persona abierta y dispuesta a aprender continuamente, a crear o colaborar en proyectos y actividades que puedan ser útiles dentro de mis conocimientos y experiencia.

Responsablia: Como experto en calidad e innovación, ¿Cómo se deben integrar estos elementos en la estrategia de la empresa? ¿Qué elementos y factores son los facilitadores para su integración? ¿Quién o quiénes lo tienen que impulsar y cómo hacerlo?

Francesc Guell: creo que ambos son temas que están integrados implícita o explícitamente en la estrategia, deben ser parte de ella como premisa importante. Uno se desarrolla luego como proceso transversal de soporte a toda actividad y otro como uno de los procesos básicos de la misma actividad.

Todo el proceso estratégico debe ser impulsado por el equipo de dirección, comunicado y compartido por todos del modo más amplio posible.

Facilita la elaboración, la comunicación y la comprensión el que la estrategia se pueda condensar en una página (enlace de interés).

Responsablia: La calidad y la innovación, según su opinión, ¿Deben formar parte de la cultura de empresa? ¿Cómo implicar a todo el personal para su fomento y desarrollo? ¿Cómo visibilizar este aspecto y darlo a conocer como factor diferencial y competitivo de la empresa?

Francesc Guell: para mí, la cultura de la empresa se construye, o se ha construido, a partir de los esfuerzos, éxitos y fracasos, aciertos y errores de todos. Existe una especie de ‘registro’ de todo ello que conforma un relato específico y este relato refleja buena parte de la cultura de una organización. Pero ello no es algo estático, sino que se modela continuamente.

Por eso suelo hablar en mis cursos y en mi web, de la madurez organizativa, en el sentido de que las organizaciones pueden orientar un proceso de maduración hacia donde quieren enfocar su cultura y que ésta se pueda cambiar o reorientar por fases. No es un proceso fácil, y cada fase suele durar 2 a 3 años, aunque se puede acelerar (enlace de interés).

Cualquier cambio empieza por un liderazgo y una sucesión de hechos o actos y actitudes, más que de formulaciones teóricas o palabras, escritos etc. Las personas de la organización observan las decisiones que se toman y las actitudes y los actos de quienes las toman. Según su percepción, participan en ellos más o menos.

La innovación, en este aspecto, tropieza al igual que el conocimiento, con muchas barreras. Barreras internas y barreras externas a la organización (enlace de interés).

En España las barreras externas son muy fuertes y culturales. Por tanto, lo primero para innovar o crear cultura innovadora sería identificar y estudiar que barreras tenemos y cómo podemos superarlas. Con esto solo hecho, ya tenemos mucho avanzado.

Luego viene entender la innovación como un proceso a construir y mejorar, más que como una genialidad o conjunto de genialidades, una cuestión de un área determinada como la I+D, o un tema solamente de tecnología, etc. Creo que, en realidad, es un tema de todos. Pero debe ser estructurado y definido como proceso, con sus objetivos y la necesaria visión de futuro (enlace de interés).

La innovación como proceso de dirección, debería ser además un proceso de innovación ágil, abierto, orientado necesariamente al exterior y al cliente, diseñado desde el concepto de ‘agilidad’. Hablamos de “innovación ágil”.

Igual que la calidad, se basa en medidas e indicadores. Hemos desarrollado una herramienta de evaluación de la gestión de innovación, que sería como un barómetro indicador sobre la capacidad de innovar en las empresas y sobre cómo mejorar su proceso y su cultura de innovación (enlace de interés).

Responsablia: La calidad y la innovación, vinculada con la RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, en su opinión, ¿Se puede hablar de calidad e innovación responsable y sostenible? ¿Qué oportunidades ofrece? ¿Cómo transmitirlo a los grupos de interés externos?

Francesc Guell: creo que hablamos de procesos transversales exigibles a toda actividad, como la calidad y la RS&S. En cuanto a la innovación, la veo más como uno de los dos procesos básicos de toda empresa u organización: el proceso operativo, del día a día, y la actividad orientada al futuro, la innovación directamente relacionada con la visión y estrategia.

Podríamos decir que todo el proceso operativo, (productivo, de la cadena de suministro etc.) constituye el pan de cada día. Es el rendimiento que medimos. La innovación y su proceso estratégico constituye el pan de mañana. Pero deben funcionar simultáneamente y compartir recursos. Por ello suelo hablar de ‘innovación y rendimiento en armonía’ (enlace de interés).

Luego están los procesos de soporte cuyo fin es facilitar lo máximo posible los dos procesos anteriores. Calidad y RS&S son unos temas transversales que atraviesan cualquier proceso y que definen hasta donde debemos medir y conseguir resultados y hasta donde podemos utilizar ciertos recursos, valorando su coste en todos los aspectos, actuales y futuros, tangibles e intangibles, que suelen convertirse en tangibles en el futuro.

Responsablia: En su opinión, ¿Está suficientemente desarrollada en la formación competencial de grado o postgrado, las materias de calidad e innovación? ¿Y la materia de cultura de empresa? ¿Y la materia de responsabilidad social & sostenibilidad? ¿Sería conveniente explicar su interrelación y sinergias?

Francesc Guell: no estoy suficientemente familiarizado con los numerosos programas de estudio universitarios que existen, que son muchos. Por tanto, en este sentido, no sabría responder a esta pregunta.

Lo que sí creo es que falta la formación continuada y este es un tema que concierne a las empresas, especialmente las medianas y pequeñas.

Además, en la Universidad se ha producido un incremento en el número de comunicaciones y publicaciones, pero no se reflejan en patentes ni la explotación de licencias.

También falta conexión ciencia/tecnología con empresa. En la cadena de innovación, que engloba desde la investigación básica y la concepción de nuevas tecnologías, hasta su lanzamiento como productos o servicios en el mercado, hay zonas en que una idea conceptual necesita ser convertida en un prototipo para demostrar que funciona, para evaluar los costos de producción y definir el equipo y los procesos necesarios para la fabricación. Es en esta etapa en la que organizaciones, instituciones públicas, privadas o mixtas que, siendo puentes entre la investigación, la tecnología de base y la empresa, podrían apoyar la evaluación de la viabilidad potencial, el valor de las ideas y proporcionar información y asesoramiento sobre el mejor camino a seguir.

Serian igualmente importantes para ayudar a las empresas a tomar decisiones para detener algunos proyectos y enfocar sus finanzas en los proyectos con las mejores posibilidades de éxito.

Responsablia: Por último, le pedimos que comparta con nosotros una frase, un libro y un referente que le hayan influido en su desarrollo personal y profesional.

Francesc Guell:
La verdad es que me sería imposible destacar una sola frase, un solo libro o un solo referente. Durante el crecimiento como personas y en las diferentes etapas de la vida nos influyen muchos. Voy a destacar dos últimos libros leídos:

Libros: “El ferrocarril subterrani” de Colson Whitehead & “Psicopolítica”, del filósofo Byung-Chul Han.

Frase: El último tiene esta frase al inicio: “Protégeme de lo que quiero” (Jennny Holzer).

Entre ellos no tienen nada que ver, excepto el destacar el hecho de la dominación humana. Uno desde la situación y tiempo de la esclavitud y el otro desde la actual sobreinformación y el “big data”.

 

 

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Cultura de empresa (V): gestión calidad e innovación

Este es el quinto artículo de una serie de seis, que trata sobre la gestión de ”La cultura de empresa”.

En los artículos anteriores se indicaron las implicaciones de la gestión de la cultura de la empresa, y de las diferentes acciones a implementar que conforman la gestión de la cultura de empresa como una cuestión estratégica. De entre sus particularidades, hemos hablado de la gestión de las personas y de la gestión sostenible, y su vinculación y alineación con la cultura de empresa.

En el presente artículo se propone evaluar la gestión de la calidad y la innovación, claves para cualquier empresa que desea ser perdurable, sobretodo en estos tiempos de cambio continuo en muchos ámbitos de la economía y de la sociedad, que inciden en el desarrollo de la empresa.

La gestión de la calidad implica la interrelación de diferentes factores, con el fin de colocar en el mercado los mejores productos y servicios. Dichos factores son, entre otros, los siguientes:

– Realización de procesos y procedimientos. Adecuación permanente.

– Implicación de distintas áreas y departamentos. Equipos de trabajo.

Planificación de producción, carga de trabajo y personal.

Planes de prevención, planes de contingencia y seguros ante siniestros.

Mejora continua, investigación, análisis de tendencias e innovación.

Estilo de liderazgo, estilo de mando y gestión de las condiciones de trabajo.

Protección a la salud y seguridad de los empleados. Prevención y medio ambiente.

Formación planificada, retención del talento, carrera profesional interna, etc.

Elección de maquinaria, medios materiales, tecnologías, utensilios, etc. para efectuar las tareas.

Gestión integral de estos factores, integrada en la estrategia de la empresa.

Como se puede observar, la innovación está incluida en uno de los factores que definen la calidad. Es importante resaltar el concepto de mejora continua, que provoca y fundamenta la incorporación de la innovación en una empresa. Todo ello implica que hay que estar pendiente, no sólo de lo que hace la competencia, aparición de nuevos métodos, materiales, tecnologías, procesos, etc., sino que a nivel interno, la búsqueda de la excelencia a partir de mejoras en cada uno de los factores antes reseñados.

Un ejemplo claro de esto último, vinculado con la gestión sostenible, es la innovación responsable y sostenible. Sus motivaciones son múltiples: por ejemplo, la búsqueda de nuevos segmentos de mercado (millenials, clientes que demandan menos impacto medioambiental, para la base de la pirámide, etc.); la búsqueda de nuevas opciones de producto (ecológicos, no contaminantes, etc.); de producción y consumo abiertos (participación de la ciudadanía, colaborativos, etc.); la búsqueda de nuevas opciones de logística (transporte mediante flotas de vehículos eléctricos); acción social (productos y servicios con donación de una parte a una causa de una ONG o Fundación); etc.

La gestión de la calidad siempre busca la excelencia, y no se detiene sólo en la colocación en el mercado de los productos y servicios, también se debe preocupar por la relación posterior con los clientes (reclamaciones, información de uso y de seguridad, sugerencias, etc.).

El cliente (consumidor y usuario) es la finalidad de la calidad, y la innovación es el resultado de las preocupaciones en atender permanentemente al cliente en función de las necesidades cambiantes en el tiempo.

Desde Responsablia, como consultoría en asesoría, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar en la estrategia de la organización la RSC y, en concreto, a definir las claves que deben conformar la cultura empresarial en la organización, para ser compatibles con un propósito responsable y sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

10 Estrategias de Liderazgo Preventivo como Palanca de Cambio y Competitividad

Directivos de PYMES asistieron a la exitosa Masterclass “10 Estrategias de Liderazgo Preventivo como Palanca de Cambio y Competitividad”, efectuada en EADA Business School y organizada por Acció Preventiva y la APDO (Asociación de Profesionales para el Desarrollo de las Organizaciones).

El pasado 4 de Abril, importantes Directores Generales, de Recursos Humanos y de Prevención de Riesgos Laborales, de empresas en Catalunya, formaron parte de la audiencia de la exitosa Masterclass “10 estrategias efectivas del liderazgo preventivo como palanca de cambio y competitividad”, organizada por Acció Preventiva, Europreven, APDO y el Instituto de Intangibles, en EADA Business School.

Durante el acto, Xavier Pladevall, ponente habitual en la universidad de Columbia, y considerado por la revista Health & Safety Americana, uno de los 10 expertos mundiales en rentabilizar la inversión de la PRL en las organizaciones, inició la Masterclass creando conciencia sobre cuánto nos cuesta la deficiencia de liderazgo preventivo, haciendo énfasis en problemáticas reales como el absentismo, presentismo, rotación de empleados, enfermedades y accidentes laborales.

En la primera parte del acto acompañaron a Xavier Pladevall: Mario García (Director General de RibéSalat) y Dolors Fernández-Bao (Directora de Asesoría Jurídica en ERM RISK MANAGEMENT). Ambos ponentes abordaron temas de importancia actual en la prevención como lo son, la responsabilidad penal corporativa y la responsabilidad civil administrativa.

En la segunda parte del acto, todos los asistentes, de manera interactiva, fueron partícipes de la mesa redonda, en la cual, 5 autoridades del sector, debatieron sobre los efectos y consecuencias de la deficiencia de liderazgo preventivo en las organizaciones de hoy en día.

Entre estas autoridades, nos acompañaron, Francesc Francí (Responsable de PRL de la Generalitat de Catalunya), Alejandro Romero (Director de PRL de MC Mutual), Joan V. Durán (Autor del Libro “0 Accidentes ¿Una Utopía?”), Esteban Sitges (Director General del Instituto de Intangibles) y Jordi Costa (Representante de EADA Business School).

La Masterclass culminó con la presentación de las “10 estrategias efectivas de liderazgo preventivo como palanca de cambio y competitividad” por parte del Señor Xavier Pladevall. Los asistentes pudieron aprender nuevas estrategias que les servirán como guía para ser implementadas en sus organizaciones y lograr que sus empresas sean más seguras, más saludables y más competitivas.

Debido a su éxito, la misma Masterclass será presentada nuevamente el día 11 de Abril en el Edificio Trade de Barcelona. Si te interesa asistir a esta sesión, puedes inscribirte aquí

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en De interés

Los grupos de interés (VIII): las administraciones públicas

En la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, definida a partir de uno de los aspectos que la configuran, las organizaciones se preocupan por los impactos que su actividad genera en la sociedad en general, y en la comunidad local dónde habitan en particular. Esta preocupación, en la nueva era, implica el surgimiento de una nueva empresa, que bajo este contexto le ponemos el nombre de “empresa disponible”.

Tanto las decisiones como los impactos generados por su actividad, implican ser contemplados tanto en su estrategia como en su gestión, adoptando para ello la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, que culmina con la elaboración de la conocida como “Memoria de sostenibilidad”, que supone una verdadera rendición de cuentas.

La rendición de cuentas se dirige a la sociedad en general, y a los grupos de interés en particular, es decir, aquéllos que se relacionan con la empresa. Constituyen un elemento de gestión clave de la RSC, con su identificación, priorización, análisis pormenorizado, relación y diálogo constantes y, en último término, poseedores de otorgar, previo escrutinio, de la denominada “licencia social para operar”.

El grupo de interés que se analiza en el presente artículo es el de “las administraciones públicas”. Se considera un grupo de interés externo que existe en todas las empresas, que hay que evaluar de forma permanente, pues es fuente de normativas, tasas e impuestos, contratación, ayudas y subvenciones, financiación, etc.

Ya se han adelantado los principales roles que las administraciones públicas pueden tener en su relación con las empresas. Los principales son los siguientes:

Legislador: es emisor de normativas aplicables a las empresas.

Recaudador: es emisor de tasas e impuestos, que afectan a las empresas.

Contratista: ofrece contratación pública, en función de un condicionado al que se opta por concurso evaluable, en función de diferentes criterios de valoración.

Soporte: ofrece ayudas y subvenciones en función de diferentes aspectos, situaciones, requisitos y casuísticas, con determinados límites de acceso.

Financiero: puede ofrecer líneas de crédito en beneficiosas condiciones, en función de determinadas situaciones, mediante campañas específicas según disponibilidad.

Aliado: para promover el desarrollo sostenible, mediante cesión de espacios públicos, publicidad gratuita en medios propios, etc.

Pero no hay que olvidar que las administraciones públicas son también organizaciones, y por lo tanto, deben incorporar la RSC en su estrategia y gestión, ya que los ciudadanos son los “accionistas” de dichas organizaciones y, por lo tanto, se les debe rendir cuentas con el mismo nivel de exigencia que a las empresas, con la ética y la transparencia como denominador común.

Ello implica la posibilidad de que la ciudadanía efectúe el debido escrutinio y, con sus votos, aprobar o no la gobernanza llevada a cabo, evaluando entre otros factores, los impactos que las administraciones públicas han generado, de índole social, ambiental, laboral, ético y de respeto a los derechos humanos.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (II): sinceridad e integridad

En la nueva era, conocida como “la era de la sostenibilidad”, incorporando uno de sus atributos que la definen, se intenta corregir los errores que provocaron la crisis global, involucrando a la ciudadanía y a los agentes sociales a la contribución del desarrollo sostenible. Ello provoca la aparición de un nuevo ciudadano, en en este contexto le llamamos “ciudadano moral”.

Para que el nuevo ciudadano pueda contribuir al desarrollo sostenible, tanto en su rol profesional como sobretodo en el personal, incorpora una serie de valores, definidos en un código ya explicado con anterioridad, que se propuso con el nombre de “eticismo”.

El código se componía de un decálogo de “valores duales”. El segundo de ellos es el valor dual sinceridad e integridad.

La sinceridad se define como “el modo de expresarse o de comportarse libre de fingimiento”. Es sinónimo de veracidad, “persona que dice, usa o profesa siempre la verdad”.

La integridad se define como “la cualidad de ser una persona recta, proba, intachable”. La cualidad de ser intachable implica “la ausencia de una falta, nota o defecto que se halla en una cosa y la hace imperfecta”.

La sinceridad implica el expresar las opiniones, convicciones y acciones que configuran su pensamiento que motiva su comportamiento, con argumentos concretos, fiables, escrutables y, por supuesto, modificables ante mejoras de la otra parte (otro interlocutor) con los suyos propios.

La sinceridad también Implica la ausencia de una diferencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Por lo tanto, esas tres concepciones están perfectamente alineadas.

Y dicha alineación se acentúa hasta su “solidificación” con la integridad, es decir, la ausencia de duda en cuanto a la opinión expresada y el comportamiento esperado a posteriori.

Se podría asociar que la sinceridad mantenida en el tiempo es una fuente de generación de confianza, y la integridad mantenida en el tiempo es una fuente de generación de credibilidad.

Unidas ambas, la sinceridad y la integridad, tenemos a un ciudadano dispuesto a contribuir al desarrollo sostenible desde una posición nítida y libre de imperfecciones, convencido de las metas a alcanzar, y sin ambigüedades, sin titubeos ni dudas y, lo más importante, sin cambios de discurso en función de las situaciones, de los foros de discusión o de los lugares dónde se encuentre el ciudadano.

Es importante transmitir confianza y credibilidad que, como se ha comentado con anterioridad, emanan de la sinceridad y la integridad respectivamente. Ello implicará que los mensajes de contribución a la sostenibilidad de la economía y de la sociedad ganen mucha fuerza y lleguen sin sesgos a esos destinatarios, los ciudadanos que todavía no han adoptado el “gen sostenible” -uno de los atributos fundamentales que adopta el nuevo ciudadano-, para que se incorporen a ese propósito que les afecta a todos.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: José Miguel Tudela

Ingeniero Industrial por la ETS, Ingenieros Industriales de Madrid; PDD -Programa Desarrollo Directivo-, por la IESE Business School; PLCE -Programa de Liderazgo Corporativo en Emprendimiento e Innovación–, por la Deusto Business School; AMP –Advanced Management Program-, por la ESADE Business School.

Desarrolló la primera parte de su carrera profesional como consultor en PricewaterhouseCoopers, PWCConsulting e IBM Business Consulting Services desarrollando proyectos de mejora de procesos y gestión del cambio.

Actualmente es Director de Organización y Sostenibilidad en Enagás, gestionando un equipo de 20 personas.

Como principales proyectos en el ámbito de la RSC, ha diseñado e implantado el “Modelo de Gestión Integrado de Calidad, Excelencia y Sostenibilidad”; el “Plan Director de Calidad, Excelencia y Sostenibilidad 2009-2012./2013-2015/2015-2017”; definido el “Modelo de Gestión de Grupos de Interés en Enagás” y ha implantado el “Piloto de Integrated Reporting en el informe anual de Enagás”.

Con respecto al reporting, gestiona los estándares exigidos por Dow Jones Sustanibility Index, GRI, CDP y, como se ha comentado, Integrated Reporting.

Colabora en la difusión y promoción de la RSC, siendo Presidente del Comité de RSC en la AEC, Asociación Española para la Calidad, así como Presidente del Comité de Sostenibilidad MARCOGAZ (Asociación Europea de Gas Natural).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

José Miguel Tudela: Comprometido y Optimista. Me gusta apreciar y potenciar el lado positivo de las cosas. Creo que las situaciones son positivas o negativas en función de la actitud con la que se afrontan. El reto para ese compromiso y optimismo es aplicarlo no solo en tu día a día y en tu entorno más próximo sino extenderlo a un entorno social y ambiental más global y eso ya son palabras mayores. En ese campo creo que la sociedad en general y yo en particular tenemos aún un largo camino por recorrer.

En cuanto a la diferenciación entre el ámbito personal y el profesional no es un matiz que me guste realizar, ya que considero que los profesionales somos ante todo personas y es lo que debe guiar la gestión de las empresas, pero si tengo que decantarme diría que en el ámbito profesional soy más comprometido que optimista y en el ámbito personal más optimista que comprometido si bien ambos aspectos creo que son un común denominador.

Responsablia: Como Director de Organización y Sostenibilidad en tu organización, según tu opinión, ¿Cómo se define y qué aspectos conforman una cultura de empresa? ¿Qué papel juega la RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad en la construcción de una cultura de empresa? ¿Cómo hacerla creíble y sólida?

José Miguel Tudela: Hace tiempo leí que “la cultura es lo que hacemos cuando nadie nos ve” y me pareció una definición interesante. Creo que la cultura de una empresa es cómo se comportan sus empleados en el día a día en su trabajo, cuando toman decisiones, cuando se relacionan con sus grupos de interés: clientes, otros empleados, proveedores, etc.

Los valores de la empresa se ven en los comportamientos de sus empleados, no son un papel colgado en la pared o publicado en la web. Incluir la sostenibilidad o alguna dimensión específica en la cultura y valores de la empresa, es una decisión que debe hacerse de forma meditada y ser coherente con ella. Habrá que dedicar mucho esfuerzo para demostrar ese compromiso a través de la involucración de empleados y de todos los grupos de interés que se relacionan con la compañía.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo se comunica y se transmite la cultura de la empresa a los grupos de interés internos? ¿Cómo se traslada a la cadena de valor? ¿Y al resto de stakeholders?

José Miguel Tudela: En mi opinión, hay que empezar por sensibilizar a los propios empleados. Para ello, es imprescindible una buena campaña de comunicación, dando ejemplos claros de cuáles son los comportamientos que se esperan de ellos, alineados con la cultura de la compañía. Pero, sobre todo, es necesario que los líderes de la organización se impliquen y sean ejemplo de esos comportamientos.

Para trasladar la cultura corporativa a los grupos de interés externos, es necesario extender esos compromisos a la relación que tenemos con ellos: en las relaciones comerciales, en la contratación de servicios, etc.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué planes y programas se pueden implementar para afianzar una cultura de empresa sostenible? ¿Cómo implicar e incentivar a los actores participantes para su buen desarrollo y cumplimiento de objetivos? ¿Ayuda en esta labor la concienciación en la Agenda Global 2030?

José Miguel Tudela: Últimamente, en muchos foros y artículos se dice que las empresas deben tener un “propósito”. Creo que es importante implicar a los empleados entorno a una idea común. Pero, no sólo entorno al objetivo o reto de la empresa, sino también, en cómo va a trabajar para conseguirlo. Se deberán incentivar los comportamientos que ayudan a reforzar la cultura de empresa sostenible, internamente a través del reconocimiento salarial, la promoción y otras formas no dinerarias. Externamente, también se debería premiar a los grupos de interés que están alineados con nuestra forma de hacer las cosas, intensificando nuestras relaciones y favoreciendo su desarrollo.

En este caso, la Agenda 2030 supone un escenario de oportunidad para que organizaciones y ciudadanos unamos nuestras fuerzas para avanzar en el bien común. En especial, el ODS 17 pretende impulsar las alianzas para lograr los objetivos. Por ello, las organizaciones que apostamos por la sostenibilidad encontraremos formas de colaborar para poner lo mejor de cada uno de nosotros en aras del bien común.

Responsablia: En tu opinión, ¿Quién o quiénes deben liderar la adopción de una cultura sostenible en la sociedad? ¿Qué papel juega la educación primero y la formación superior después? ¿Están las Universidades y las Escuelas de Negocio incorporando suficientemente la RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, en sus grados y masters?

José Miguel Tudela: Creo que todos debemos aportar nuestro “granito de arena”. Somos ciudadanos del mundo y debemos involucrarnos en conseguir su desarrollo económico, social y medioambiental. Cada uno desde nuestro ámbito de influencia y aprovechando nuestras capacidades diferenciales; como padres, como empleados, como amigos, etc. en cada situación y contexto debemos aportar lo que podamos.

Por supuesto, los gobiernos deben facilitar este desarrollo, fomentando políticas públicas que eviten comportamientos no deseados y premien a aquellas organizaciones y ciudadanos que contribuyen a la sostenibilidad. Entre estas políticas hay que destacar las políticas educativas, debemos empezar a enseñar en los colegios los valores de la sostenibilidad desde edades muy tempranas. Creo que las Escuelas de Negocio, primero y luego las Universidades han comenzado ya a incluir entre sus programas formativos este concepto, pero los colegios todavía están muy retrasados en este camino.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

José Miguel Tudela:

Frase: “Estupendamente…, sin entrar en detalles”. Es una frase que me gusta utilizar en mi día a día, como reflejo de actitud optimista. Es un estado de ánimo continuado que propone quedarte con lo positivo de cara a analizar cualquier tipo de situación o problema.

Libro: “Exponential Organizations” de Salim Ismail. Muy útil para pensar fuera de la caja. Creo que la creatividad es el complemento perfecto al compromiso y optimismo y este libro aporta un conjunto de ideas muy útiles para poder crear y reflexionar a nivel empresarial.

Referente: No soy partidario de idealizar grandes líderes o grandes referentes. Me gusta más tener ejemplos prácticos de personas del día a día que emanan valores. Permitidme la licencia de aprovechar el día de la mujer para tomar a todas las madres y la mía en particular como referentes de esfuerzo y compromiso.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Cultura de empresa (IV): gestión sostenible

Este es el cuarto artículo de una serie de seis, que trata sobre la gestión de ”La cultura de empresa”.

En los artículos anteriores se establecieron las implicaciones de la gestión de la cultura de la empresa, y de las posibles acciones a implementar que confieren la gestión de la cultura de empresa como una gestión estratégica y, por tanto, de indudable valor. Entre otras cuestiones relacionadas, en el artículo anterior se habló de la gestión de las personas y su incidencia, en función de su posición como grupo de interés identificado.

En el presente artículo se evalúa la gestión sostenible, determinada por la incorporación de la información no financiera a la económico-financiera. Por lo tanto, implica incorporar en la estrategia y gestión a la RSC, Responsabilidad Social Corporativa.

La gestión sostenible, a vincular y alinear con la cultura de empresa, implica tener en cuenta los siguientes aspectos en la estrategia y gestión de la empresa:

Incorporar los criterios sociales, laborales, éticos, ambientales y de respeto a los derechos humanos, a los criterios estrictamente económicos.

Incorporar el análisis de los grupos de interés (se detalló en el artículo anterior, con la gestión humana).

– Tener en cuenta la ética y la transparencia a la hora de tomar las decisiones, en función de los aspectos anteriores (análisis ex – ante).

Rendición de cuentas a partir del impacto de la actividad generado a los grupos de interés en particular, y a la sociedad en general (análisis ex – post).

Comunicación interna: debe ser bidireccional, fomentando la participación de los empleados a todos los niveles, áreas y competencias. Se busca la alineación con la sostenibilidad y la RSC.

Comunicación externa: deber basarse en la interacción y el diálogo permanentes, con la posibilidad de escrutinio de los planes y programas de RSC desarrollados.

La gestión sostenible, como un atributo de la cultura de empresa ya incorporado, ofrece una serie de oportunidades, entre ellas, las siguientes:

Generación de una ventaja diferencial y competitiva, mediante un estilo tanto dirección como de gestión, propio y definido, a partir de la apuesta por la RSC.

Generación de valor intangible, como puede ser la imagen de empresa y marca socialmente responsables.

Generación de valor compartido, en el que los grupos de interés ayudan a minimizar el impacto ambiental generado, a la par que la organización genera valor social (laboral, ético, social, etc.).

Generación de valor tangible, como puede ser la retención del talento o la fidelización de clientes, así como el incremento de la implicación de los grupos de interés con el “core business”.

Innovación responsable y sostenible: incorporar los criterios ambientales, sociales, etc., a los procesos de I+D+i, pudiendo ofertar mejoras en productos / servicios / procesos / materiales, etc.

Fomentar a la cadena de valor, la incorporación de los aspectos de la gestión sostenible, valorando la posibilidad de establecerlo como un criterio de contratación.

Desde Responsablia, como consultoría en asesoría, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar en la estrategia de la organización la RSC y, en concreto, a definir las claves que deben conformar la cultura empresarial en la organización, para ser compatibles con un propósito responsable y sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Cómo se construye la RSE en una organización

Hay dos cuestiones capitales que conviene enfatizar desde el mismo momento en que se valora incorporar la RSE en la estrategia, gestión y operativa de una empresa. Estas dos cuestiones, que podríamos denominar “preliminares” son las siguientes:

I) Quién o quiénes toman las decisiones en la empresa deben conocer el verdadero alcance que supone el desarrollo de la RSE en su organización. Finalmente, deberán creer en su repercusión, tanto interna como externa, para su difusión.

II) La RSE se debe fundamentar sobre unos pilares definidos por criterios éticos y de integridad. Sin ellos, lo que se estará haciendo es “greenwashing” o marketing de marca disfrazada de sostenibilidad.

Existirá una correlación entre el desarrollo de estas dos cuestiones preliminares y el posterior desarrollo de la RSE en la organización. Se podría trasladar esta correlación a la siguiente afirmación: “A partir de mayor desarrollo de la ética y la transparencia, mayor generación de confianza y de credibilidad”.

No hace falta enumerar las múltiples ventajas competitivas y diferenciales que para una organización tiene un desarrollo efectivo y eficiente de la RSE en su seno y para sus grupos de interés. Pero me gustaría destacar una en especial: “el desarrollo de valor intangible”. Hoy en día existen diversos estudios que certifican que los inversores cada vez más valoran la información no financiera de las organizaciones que, en último término, suponen una fuente específica de valor intangible.

Siempre he pensado que los inversores socialmente responsables son uno de los motores que van a propagar en el mundo la aplicación e incorporación de la RSE en las organizaciones. Y, con ello, se fomentará el desarrollo sostenible, el fin último sobre el que se basa la RSE en una organización, su contribución como actor social para tal fin.

Para el desarrollo de la RSE, cada organización, a partir de su realidad, analizará los dos aspectos clave en el que se sustentan todas las acciones, programas, políticas y objetivos relacionados con la RSE. Dichos aspectos son los siguientes:

I) La cultura organizacional: el desarrollo de su visión, misión y valores, incorporando los criterios éticos, laborales, sociales, ambientales, de respeto a los Derechos Humanos y de transparencia y reporte. Supone evaluar con qué valores se compromete una organización y en qué quiere contribuir.

II) La reputación e imagen de marca: a partir tanto del análisis de la imagen percibida que proyecta la organización, como del análisis de lo que la comunidad dónde opera la organización reclama y necesita. El fin último es proyectar una percepción de empresa y marca socialmente responsables.

Animo a que todas las organizaciones apuesten de manera decidida por la RSE. La era de la sostenibilidad ha llegado para quedarse. Las generaciones futuras nos lo agradecerán.

Artículo publicado en el Anuario de Corresponsables del año 2016 en sus ediciones para América Latina de Argentina, Ecuador y Perú.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies