Author Archives Emilio Moral

Los grupos de interés (XVI): la sociedad

Hay un consenso generalizado en que estamos en una nueva era, “la era de la sostenibilidad”, en gran parte motivado por la aprobación en septiembre del 2015 en la sede de la ONU, de los “Objetivos de Desarrollo Sostenible”, que configuran unas metas a alcanzar en 2030.

Un actor primordial para actuar de forma adecuada para el fomento del desarrollo sostenible es la empresa. Y dicha actuación pasa por tener presente el impacto que genera por su actividad y decisiones. En concreto, tener en cuenta su incidencia a nivel económico, social y medioambiental.

Para ello se desarrolla una nueva empresa, que desde este blog se propone con el nombre de “empresa dispuesta”. Se cambia de nombre, porque “empresa dispuesta” implica una buena predisposición de ánimo necesaria para el objetivo propuesto de contribuir al desarrollo sostenible. Creemos que esta re-definición es más acorde con la empresa emergente, guiada por los valores de la sostenibilidad, la ética y la transparencia.

El método comúnmente aplicado para atender el impacto que la empresa genera en la sociedad, en la economía y en el planeta, es aplicar la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, en su estrategia, gestión y operación.

Uno de los pilares en la gestión de la RSC es la relación, comunicación e interacción con los diferentes grupos de interés con los que la empresa tiene influencia o es influenciada.

El grupo de interés que se desarrolla en el presente capítulo es “La sociedad”.

Una empresa deberá tener presente, al abordar a este grupo de interés como “a un todo complejo y diverso, pero localizado en una zona geográfica concreta” (lo más natural es un país), entre otros los siguientes aspectos:

  • Localizar tendencias: nuevas maneras de hacer, como el auge del e-commerce.
  • Localizar influencers: como los bloggers, los youtubers, etc., más seguidos.
  • Localizar cambios: en nuevos productos, en formas de consumo o de organizarse, etc.
  • Localizar las mejores prácticas: en producción, en consumo, en colaboración, etc.
  • Localizar innovación: en productos, en servicios, en start ups, disrupción, etc.
  • Escuchar a los think tank: foros de pensamiento diversos con los mejores ponentes.
  • Identificar hechos virales: en vídeos compartidos, sus comentarios y sus consecuencias.
  • Identificar pautas de comportamiento: sus causas, sus efectos, comparar con lo anterior, etc.
  • Identificar hechos singulares: logros deportivos, actos de supervivencia, curas milagrosas, etc.
  • Prever el futuro: a partir de todo lo anterior.

La sociedad de la información y la comunicación instantáneas ha cambiado la forma de relacionarse y de comunicarse. La empresa, además de pensar en la digitalización y el actuar en las redes sociales, debe repensar de forma constante la adecuación e idoneidad de sus productos y servicios. Y un rasgo a contemplar de forma imprescindible es el factor sostenibilidad.

Las nuevas generaciones, con sus nuevas maneras de hacer y de pensar, están revolucionando las maneras de consumir, pero también las exigencias hacia las empresas. La anticipación, definiendo a la sociedad con sus rasgos más definitorios por segmentos de población, será un elemento crucial para las empresas. Y el elemento sostenibilidad es ya uno de los más importantes.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (X): social y amistoso

Estamos inmersos en la denominada “era de la sostenibilidad”, que se caracteriza por la sensibilidad y preocupación acerca del impacto que provocan la producción y el consumo no sólo a nivel económico, también a nivel social y medioambiental.

Esta sensibilidad la lidera el nuevo ciudadano, que contribuye al desarrollo sostenible, a partir de la consolidación de una nueva conciencia basada en una serie de valores que la sustentan. Estos valores son los que guían la actuación y el comportamiento, las conductas y los actos, todos ellos con una meta: promover el desarrollo sostenible a toda la sociedad.

Al nuevo ciudadano proponemos desde este blog con el nombre de “ciudadano moral”, y a los valores antes mencionados, también proponemos que se configuren en un código llamada “eticismo”. Dicho código lo conforman 10 valores duales.

El décimo valor dual se llama “social y amistoso”. Se propone una explicación a continuación.

Ser social significa que una persona pertenece a una sociedad. Y en general, pertenece a un grupo social, definido porque las personas de ese grupo interactúan entre ellas para conseguir un objetivo común y diverso a la vez, consensuado por la mayoría.

Lo amistoso se relaciona con la amistad. La amistad significa un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Con el objetivo claro que el nuevo ciudadano tiene para difundir, promover y practicar el desarrollo sostenible, las fases para su implementación serían las siguientes:

  • Localizar a tus semejantes: ciudadanos con el mismo objetivo.
  • Añadir nuevos integrantes: nuevos ciudadanos que se añaden para alcanzar el mismo objetivo.
  • Incorporar buenas prácticas: seleccionarlas como argumentos.
  • Localizar referentes: ciudadanos ejemplares que han contribuido de forma importante con el logro del objetivo común.
  • Establecer alianzas: entre diferentes razas, etnias, ideologías, etc., para alcanzar el mismo objetivo.
  • Promover objetivos comunitarios: pasar de lo individual a lo comunitario.
  • Fomentar acuerdos: establecer normas de funcionamiento que velen por el logro del mismo objetivo.
  • Viralizar logros: que lleguen a la máxima ciudadanía posible, para que lo tengan en cuenta.
  • Asumir comportamientos: ir incorporando de forma paulatina y de forma consciente, conductas que favorecen el objetivo común.
  • Ser inconscientemente sostenible: cada vez más, se actúa de manera natural hacia conductas que favorecen el desarrollo sostenible.

Sin ser social, es decir, sin estar incorporado en un grupo de personas y, no menos importante, sin ser amistoso, no se podrá alcanzar el objetivo común de apostar de forma decidida por un desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Ricardo Loy

Ricardo Loy es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Ha sido asesor fiscal y contable, integrante del equipo en KPMG durante varios años, y asesor en administración de fincas.

En su labor eclesial, estuvo en la secretaría del Consejo Diocesano de Acción Católica y Secretario General de la Federación de Movimientos de Acción Católica.

Desde 2015 es Secretario General de Manos Unidas, nombramiento aprobado por la Conferencia Episcopal Española en su Comisión Permanente CCXXXIV celebrada los días 24 y 25 de febrero.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Ricardo Loy: como un cristiano laico, padre de familia que después de muchos años en trabajo civil ha tenido la suerte y la oportunidad de trabajar en una asociación como Manos Unidas. A nivel profesional mi formación es jurídica aunque siempre he estado en contacto con el mundo de la cooperación, el compromiso social de la Iglesia y en asociaciones católicas.

Responsablia: Como Secretario General de MANOS UNIDAS, ¿Cómo valoras el ODS nº5 “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”? ¿Qué actividades y actuaciones realiza tu organización para contribuir a este ODS? ¿Cómo valoras en general la situación de la igualdad de género en España?

Ricardo Loy: Lo valoro como lo que es, la formulación de un deseo o de una oportunidad que hemos de hacer verdad en el año 2030. La formulación es de sentido común, lo difícil es que toda la humanidad haga lo posible para que las metas recogidas estén cumplidas en 2030, al menos que los problemas más urgentes o más graves en relación a la igualdad y empoderamiento de las mujeres y niñas sean historia.

Manos Unidas, desde sus orígenes está financiando, directa o indirectamente, proyectos en los que la mujer es la protagonista, trabajando en cuestiones de salud, formación, proporcionando recursos económicos y capacitación en derechos y su ejercicio, en luchar contra la violencia de género, etc.

Hay camino hecho, no se puede comparar la situación de las mujeres en España con las que conocemos en países de Africa, América o Asia, pero todavía aquí queda camino por recorrer en conciliación de la vida laboral y familiar, protección de la maternidad y trabajo, violencia de género y algunos otros.

Responsablia: En tu opinión, respecto a los ODS, ¿Existe suficiente conocimiento por parte de la población? ¿Qué acciones propones para aumentar el conocimiento y la concienciación de la sociedad para el logro de la Agenda 2030? ¿Qué alianzas propones para ello?

Ricardo Loy: No se ha difundido mucho ni lo que son, ni lo que suponen. En diferentes asociaciones, colegios, escuelas, y otras instancias de la sociedad civil, así como en algunas administraciones, se hace trabajo de difusión y explicación de los mismos, así como los efectos que deben tener sobre nuestras formas de vida, sobre todo entendiendo que la consecución de los objetivos formulados es tarea para toda la sociedad, no solo para algunos actores de la misma.

Los principales actores, por la capacidad normativa que tienen, por la competencia para implementar medidas y organismos que revisen y creen órganos de seguimiento del cumplimiento deben ser los gobiernos, pero toda la sociedad debe trabajar por su consecución, pues los problemas que se enfrentan son tan complejos que requieren la atención y la acción de toda la sociedad.

Responsablia: El sector privado, como pilar fundamental para cumplir con los ODS y, en particular, con el ODS nº5, en tu opinión, ¿Crees que está realizando una buena labor con respecto a las metas de cumplimiento de género? ¿Qué aspectos y ámbitos de mejora existen para alcanzar esas metas? ¿Qué fórmulas propones para ello?

Ricardo Loy: el sector privado es uno más de los actores implicados, no creo que sea el más importante. No tengo una opinión fundamentada con datos, pero si se de los esfuerzos de muchas empresas, a través de sus departamentos de responsabilidad corporativa o de los trabajos del observatorio de derechos humanos, que con sus indicaciones están haciendo posible los cambios en las actividades de las empresas con el fin de realizarlas teniendo presentes los derechos humanos, como un criterio más de buena gestión; las actividades relacionadas con la transparencia y el buen gobierno son también parte de este camino, así como los voluntariados corporativos ofertados a los empleados o la financiación de proyectos de cooperación con las decisiones de los empleados, son todas acciones concertadas con los objetivos, y una actividad alineada con los derechos humanos.

No poseo datos concretos respecto a la implementación de acciones encaminadas a cumplir las metas del ODS 5, no cuento con esa información y por tanto en la realidad española no puedo pronunciarme sobre cómo se cuidan la conciliación de la vida laboral y familiar, cómo está siendo la contratación de mujeres, como se cuida y respeta su desarrollo profesional, cómo se respetan las decisiones sobre maternidad o como se vigilan las políticas de acoso en la empresa; son todos temas que deben ser revisados, informados y desarrollados por las empresas y no conozco la realidad sobre las mismas.

Mi propuesta sería conocer y desarrollar al menos estos temas citados y trabajar en su desarrollo o implementación en caso de existir.

Responsablia: Además del sector privado, el sector público también debe dar ejemplo de cumplimiento con el ODS nº5. En tu opinión, ¿Cómo hay que implicar al sector público para que contribuya a este ODS? ¿Qué actores sociales deben liderar el cumplimiento del ODS nº5? ¿Qué alianzas son necesarias para ello? ¿Qué papel debe jugar la educación y la formación para la concienciación y sensibilización infantil y juvenil?

Ricardo Loy: El principal actor que ha de poner en marcha las políticas que hagan posible el cumplimiento de las metas de la Agenda 2030 es el sector público, puesto que es quien tiene la capacidad de crear normas y mecanismos que permitan lograrlas y desarrolle acciones para el cumplimiento.

Los gobiernos están obligados a velar por el desarrollo, la información y la toma de decisiones que hagan posible que la Agenda 2030 sea una realidad al término de este período estableciendo los mecanismos de revisión, desarrollo y verificación del cumplimiento de las metas recogidas.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Ricardo Loy:

Frase: Dos, una de una Encíclica y otra del Evangelio:

  • “Es un humanismo pleno el que hay que promover. ¿Qué quiere decir esto sino el desarrollo integral de todo hombre y de todos los hombres?”, Populorum Progressio 42.
  • “Dadles vosotros de comer”, Mc. 9, 13.

Libro: Podría parecer un tópico, pero me quedo con “Don Quijote de la Mancha”.

Referente: Las Mujeres de Acción Católica de los años 50 y 60 que pusieron en marcha la Campaña contra el Hambre, antecesora de Manos Unidas, por su visión y compromiso.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº5: igualdad de género

Prosigue la exposición que trata de explicar de forma extensa la Agenda 2030 configurada en base a 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se van a explicar todos y cada uno de los ODS.

El ODS nº 5 lleva por título “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo.
  • Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.
  • Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.
  • Reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados mediante servicios públicos, infraestructuras y políticas de protección social, y promoviendo la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país.
  • Asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública.
  • Asegurar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos según lo acordado de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de examen.

Para ello se deberá:

  • Emprender reformas que otorguen a las mujeres igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a la propiedad y al control de la tierra y otros tipos de bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales.
  • Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de las mujeres.
  • Aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas a todos los niveles

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Cada país debe tener un departamento específico que vele por las políticas y leyes que promueven la igualdad de género, que dependa del Ministerio de Asuntos Sociales, o denominación similar en función del país.
  • Promover centros de observación, investigación, estudio y seguimiento de la aplicación de las políticas y leyes que promueven la igualdad de género.
  • Educar en la diversidad, en particular, en género, y reprobar comportamientos contrarios al respeto y la integridad de la mujer.
  • Establecer mecanismos de apoyo y ayuda a mujeres vulnerables, y establecer mecanismos de protección a mujeres que denuncian prácticas abusivas e, incluso, lesivas.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº 5.
  • Promover la igualdad de género en las empresas, en las administraciones públicas y en el resto de organizaciones, por ejemplo con la creación de sellos, premios y reconocimientos a las mejores prácticas.
  • Establecer programas de RSC a nivel interno (empleados y toda la cadena de valor) y a nivel externo (acción social) dirigidos de forma específica al ODS nº5.

Desde Responsablia, como consultora en asesoramiento, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a: Marifé Escobar

Marifé Escobar estudió traducción-interpretación por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ha sido Directora Internacional de la Feria Alimentaria, Directora de Operaciones Especiales en Nutrexpa Internacional, Grup product manager en el Grupo Ordesa, Directora Comercial de Deltametal, Directora de Marketing y Captación de Recursos en Aldeas Infantiles Cataluña y Coordinadora de Marketing, Comunicación y Captación de recursos en Educación Sin Fronteras.

Desde hace tres años ocupa el puesto de Coordinadora de Relaciones Corporativas de la Fundación Educo, desde el que impulsa el compromiso de empresas y fundaciones con el derecho a la Educación.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Marifé Escobar: Bueno lo cierto es que nunca me ha gustado mucho hablar de mí misma, pero ya que me lo pides hay una palabra con la que podría sentirme cómoda: comprometida. Me entrego a las personas que me rodean en todos los ámbitos, a mis ideales y a la misión de las organizaciones en las que trabajo.

Responsablia: Como portavoz ¿Cómo valoras el ODS nº4 “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”? ¿Qué actuación desarrolla tu organización para contribuir a este ODS?

Marifé Escobar: Para Educo, ONG de cooperación al desarrollo que trabaja en 15 países, incluido España, que estamos centrados en la Educación, la protección y la gobernanza de más de 450.000 niños y niñas que viven en situación de vulnerabilidad, creemos que la educación, además de ser un derecho, es la herramienta más potente de transformación social para conseguir un mundo más justo y lleno de posibilidades para todos.

Trabajamos en más de 2.000 escuelas en las que llevamos a cabo más de 108 proyectos con los que evitamos el abandono escolar temprano de niños y sobre todo niñas, alejándolas de matrimonios y embarazos precoces. Trabajamos también en la prevención de la violencia de genero y abusos y trata de niñas y jóvenes, escolarizamos a niños y niñas en situación de extrema vulnerabilidad como situación de calle o menores obligados a trabajar. Nos implicamos especialmente en la mejora de la calidad educativa con proyectos que implican la formación de maestros y educadores. Mejoramos las infraestructuras educativas, rehabilitando escuelas y garantizando el acceso a fuentes de agua potable en las escuelas, que muchas veces benefician también a las comunidades en las que viven los escolares. La preocupación por la calidad de la atención sanitaria publica es otro de los componentes de algunos de nuestros proyectos en los que trabajamos la prevención y la atención socio sanitaria de nuestros niños y niñas.

Nuestros proyectos inciden directamente en seis de los 17 ODS, concretamente en el 3,4,5, 8, 11 y 16.

Responsablia: El sector privado es uno de los actores imprescindibles para cumplir con la Agenda 2030. Desde EDUCO y teniendo en cuenta el ODS nº4, ¿Cómo propones implicar a las empresas para que sean sensibles a promover la educación y el aprendizaje en la población? ¿A qué grupos de interés que se relacionan con las empresas hay que implicar de forma específica?

Marifé Escobar: Es cierto, las empresas son un actor social fundamental para el cumplimiento de la Agenda 2030, sin embargo, según el primer informe que ha llevado a cabo el Observatorio de los Objetivos de Desarrollo Sostenible elaborado por la Fundación Bancaria La Caixa y Esade, solo el 50,3% de las empresas españolas aporta información sobre ellos. Todavía queda mucho por hacer, uno de los grandes retos es incorporar a las Pymes españolas en esta senda.

Respecto a la pregunta de como implicamos en Educo a las empresas en la defensa del derecho a la Educación, te diré que la infancia en situación de vulnerabilidad y sus derechos es una de las primeras causas con la que se sensibilizan y se comprometen las empresas. La crisis que todavía estamos sufriendo ha hecho que muchas empresas prioricen colaborar con nuestros proyectos en España, pero la tendencia empieza a cambiar y cada vez más se sienten implicadas por la situación tan precaria de la Educación en los países de América latina, África y Asia en los que trabajamos.

Las formas de colaborar son muy diversas, desde retos compartidos con sus empleados para conseguir una causa común hasta convocatorias en las que nos invitan a presentar proyectos que son evaluados internamente. También hay una tendencia cada vez mayor a que las empresas impliquen a otros de sus stakeholders, como el consumidor final. Con estas, trabajamos propuestas innovadoras de e-commerce, tanto en los procesos de compra online como en el retail.

Este año, las empresas están colaborando con una nueva iniciativa, un catálogo de regalos solidarios basado en las necesidades reales que nos han transmitido los niños y niñas que participan en nuestros proyectos. De este modo pueden, por ejemplo, adquirir animales de granja para garantizar la alimentación y la subsistencia de familias en Guatemala, distribuir lámparas solares para que los niños y niñas puedan estudiar cuando se pone el sol en Burkina Faso y levantar muros perimetrales de seguridad para proteger a nuestros estudiantes en Malí.

Además de estas iniciativas más puntuales, otras empresas se comprometen más a medio o largo plazo, estableciendo con nosotros alianzas estratégicas o realizando donaciones periódicas que también garanticen la sostenibilidad de nuestros proyectos.

Responsablia: Además del sector privado, también es necesario el sector público. En tu opinión, ¿Cómo hay que implicar al sector público para que se adhiera y contribuya con el cumplimiento de los ODS? ¿Qué actores deben intervenir para ello? ¿Qué alianzas son necesarias para facilitarlo?

Marifé Escobar: La Agenda Global fue acordada por Naciones Unidas y firmada por 193 países que se someten a exámenes voluntarios, para analizar los avances en el cumplimiento de sus compromisos.

Este año España se ha sometido a un primer examen y ha elaborado una estrategia y un plan de acción para llevar a cabo su propia agenda, en el que ha implicado a todas las administraciones, autonómicas y locales, en su elaboración. Así mismo ha nombrado a Cristina Gallarch como Alta Comisionada para la Agenda 2030 de España, que será la encargada de coordinar las actuaciones con los diferentes Ministerios y organismos públicos para la implementación de los ODS en nuestro país.

Creo que se ha hecho un gran esfuerzo para unir fuerzas que nos permitan un trabajo participativo y transversal.

Responsablia: En tu opinión, ¿Existe suficiente conocimiento en la población de la Agenda Global 2030? ¿Cómo propones incrementar su conocimiento? En concreto tu organización, ¿Utiliza el ODS nº4 como argumento para obtener ayudas y sobre todo para poder desarrollar acciones concretas relacionadas con el cumplimiento de este objetivo?

Marifé Escobar: Tenemos un marco de referencia global que concierne y debería involucrar a cada ciudadano, sin embargo, no hemos conseguido todavía informarles de la existencia de un reto que también les interpela. Es una de las asignaturas pendientes.

Es cierto que los actores sociales han sido consultados y que forman además parte de la estrategia de la Agenda 2030. Este año se ha creado plataforma intersectorial Futuro en Común, compuesta por más de 50 organizaciones de numerosos sectores sociales, que trabaja para generar propuestas de cambio político, concienciación y movilización. Seguramente nos corresponderá a todos y a actores como la comunidad educativa y los medios públicos de comunicación entre otros emplearnos a fondo pronto para conseguir llegar a cada ciudadano.

Dentro de nuestra estrategia comunicativa hacemos foco de la importancia del derecho a la Educación como garante del resto de los derechos de la Infancia, es el eje vertebrador de nuestro trabajo.

Respecto a tu última pregunta te diré que para Educo el compromiso de personas individuales con la labor que realizamos ha resultado siempre fundamental, de hecho, el 77,7 % de nuestros ingresos corresponde a aportaciones de particulares. Estos participan con fórmulas como el apadrinamiento, que implica un compromiso a medio largo plazo con niños y niñas, sus escuelas y las comunidades en las que viven, que nos permite un trabajo de cooperación para el desarrollo sostenido en el tiempo, que garantiza la continuidad de los proyectos; una condición indispensable cuando hablamos de educación y protección.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Marifé Escobar:

Frase: Si te soy sincera yo no he sido nunca de frases, siempre me han parecido algo dogmáticas.

Libro: “Belle du Seigneur”, de Albert Cohen, una historia de amor absoluto en la Europa de entreguerras.

Referente: Tengo muchos referentes, pero siempre han formado parte de mi entorno, tengo la suerte de aprender cada día de los que me rodean.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Los grupos de interés (XV): el tercer sector

A partir de la aprobación en septiembre de 2015, de la denominada “Agenda 2030” que promueve el Desarrollo Sostenible, desde este blog se propone que estamos en la “era de la sostenibilidad”.

Uno de los actores fundamentales para cumplir con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, definidos en la Agenda Global antes mencionada, es el sector privado en general, y las empresas en particular.

Las empresas, en este contexto, se deben preocupar cada vez más, del impacto que genera su actividad y sus decisiones. Este impacto es triple: económico, social y medioambiental.

Esta empresa que surge a partir de esta triple preocupación, se le propone en este blog con el nombre de “empresa disponible”.

La metodología elegida de forma general para contribuir al desarrollo sostenible es aplicando en su estrategia y gestión la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Se integra en toda la organización, estableciendo planes y programas con sus respectivos objetivos y metas.

Uno de los aspectos que aborda la RSC es la gestión de los grupos de interés, que cada organización debe de identificar, priorizar y abordar las relaciones que debe mantener con cada uno, aplicando diferentes fórmulas de comunicación y contacto.

El grupo de interés que se analiza en el presente artículo es “El Tercer Sector”.

El tercer sector es aquel formado por organizaciones con personalidad jurídica propia, inscritas en un registro público, que no tienen ánimo de lucro al reinvertir sus beneficios en la propia actividad, y que son de titularidad privada.

Mientras que el Tercer Sector busca apoyo financiero en el sector privado, las empresas están interesadas en las ONG, asociaciones o fundaciones para generar mayor impacto social y así mejoran su reputación corporativa e imagen de marca.

Esta es la relación que se produce de forma generalizada pero desde aquí se propone dar un paso más, vinculando el ODS nº 17: “Alianzas para lograr los Objetivos” a los planes y programas de impacto social y ambiental.

Una alianza entre una empresa y una organización del tercer sector, en el contexto de la Agenda 2030, se establece para un apoyo mutuo. Así, se vincula el ODS elegido (uno o varios) ya sea bien por el sector de actividad de la empresa, o bien por la decisión mayoritaria de los empleados de la empresa, con la actividad social y/o ambiental que realiza la organización del tercer sector.

La colaboración puede generar resultados tales como una “joint venture”, una producción específica para el segmento de mercado al que se incide, un voluntariado corporativo, una innovación concreta, aportaciones dinerarias y en especie, eventos compartidos, campañas concretas, etc.

Se propone también monitorizar en mayor o menor medida los resultados de esta colaboración, con indicadores de medición y, además, su comunicación y su difusión para los grupos de interés que se relacionan con los actores implicados.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (IX): creatividad y aprendizaje

Uno de los aspectos que definen a la sociedad actual, es la preocupación por los impactos que la producción y el consumo generan a nivel económico, social y ambiental.

Por lo tanto, se conviene desde este blog que la nueva era es “la era de la sostenibilidad”.

En este contexto surge un nuevo ciudadano preocupado por los impactos que el actual desarrollo económico provoca en la economía, en la sociedad y en el planeta.

Por lo tanto, el nuevo ciudadano contribuye el desarrollo sostenible, y lo hace con sus actos, conductas y comportamientos. Este nuevo ciudadano, desde este blog se le propone que lleve el nombre de “ciudadano moral”.

Para promover un desarrollo más sostenible, el nuevo ciudadano tiene que dotarse de una serie de valores sobre los cuales se sustentan nuevas actitudes en las que se basan los actos, conductas y comportamientos antes mencionados. Los valores en este blog se propusieron de forma dual, incluidos en un código que se bautizó con el nombre de “eticismo”.

El código lo componen 10 valores duales, los cuales se están desarrollando de forma separada en el blog. El noveno valor dual se llama “creatividad y aprendizaje”.

La creatividad se refiere a la facultad de crear, la capacidad de creación. Crear supone fundar, establecer, introducir por primera vez algo.

El aprendizaje se refiere, en nuestro contexto, a la adquisición por la práctica de una conducta duradera.

Por lo tanto, el nuevo ciudadano, firmemente convencido de la necesidad de fomentar, promover y contribuir al desarrollo sostenible, aplicará la creatividad y el aprendizaje para afianzar esa ingente tarea que, junto con otros actores sociales, llevará a cabo.

La creatividad servirá para encontrar soluciones a los desafíos que provienen de la producción actual de diferentes sectores de actividad económica, del consumo intensivo, del trabajo estresante, de los residuos generados, etc. Se ofrecerán soluciones en forma de alternativas tales como la economía circular, la economía colaborativa, el consumo consciente, el trabajo decente o la obtención de eficiencia energética a través de energías renovables.

Muchas veces, las alternativas propuestas deben de venir acompañadas de la voluntad de hacer las cosas de otra forma, lo que implica un aprendizaje en su sentido más extenso, que el nuevo ciudadano adquiere, teniendo en cuenta que una característica que le define es que es propenso al cambio. Y este cambio se da en su conducta, para ser sensible y dar apoyo al desarrollo sostenible.

Las conductas se deben enseñar, con argumentos en forma de resultados a partir de indicadores de logros, metas y objetivos alcanzados en, por ejemplo, un ahorro de costes, de energía, de residuos, absentismo laboral. o mejoras en la retención del talento, confianza del cliente, etc.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Agenda 2030, ODS nº 4: educación

Prosigue la propuesta de abordar en toda su extensión la Agenda 2030 definida a partir de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se van a visualizar todos y cada uno de los ODS.

El ODS nº 4 lleva por título “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

– De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.
– De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria.
– De aquí a 2030, asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
– De aquí a 2030, aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.
– De aquí a 2030, eliminar las disparidades de género en la educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad.
– De aquí a 2030, asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.
– De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.

Para ello se deberá:

Construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.
– De aquí a 2020, aumentar considerablemente a nivel mundial el número de becas disponibles para los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países africanos, a fin de que sus estudiantes puedan matricularse en programas de enseñanza superior, incluidos programas de formación profesional y programas técnicos, científicos, de ingeniería y de tecnología de la información y las comunicaciones, de países desarrollados y otros países en desarrollo.
– De aquí a 2030, aumentar considerablemente la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

– Los países deben tener un ministerio con competencias en el ámbito de la educación, formación profesional y universidades. En último término, tener un representante de educación general básica universal.
Incrementar por un lado las plazas de docentes de enseñanza pública, y por otro lado, las ayudas para la capacitación de docentes para la enseñanza primaria y secundaria.
Demandar a la educación concertada y privada unos estándares de calidad en la enseñanza en los que, entre otras materias, se impartan los conocimientos para el fomento del desarrollo sostenible.
Establecer mecanismos de ayuda y apoyos a los segmentos de la población más desfavorecida, para favorecer su acceso a la educación primaria y secundaria, para que la educación general básica sea universal.
– En el camino hasta la formación superior a los 18 años, desarrollar habilidades y capacidades para el desarrollo profesional, como por ejemplo la comunicación en público, el trabajo en equipo, la empatía, la resolución de conflictos o el desarrollo de proyectos y su defensa ante un comité evaluador.
Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº 4.
Acompañar y ofrecer alternativas a los jóvenes y adultos que abandonan y/o fracasan en la escuela. Proponer métodos de enseñanza y aprendizaje alternativos.
Establecer programas de RSC de acción social dirigidos de forma específica al ODS nº4.

Desde Responsablia, como consultora en asesoramiento, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Los grupos de interés (XIV): la formación

Es conocida la Agenda Global para el Desarrollo Sostenible, lo que, desde aquí, motiva que se proponga que la sociedad está ante el surgimiento y desarrollo de una nueva era, “la era de la sostenibilidad”.

Esta nueva era viene definida por la preocupación por los impactos que generan las empresas en la sociedad, en el planeta y en la economía. Vienen provocados fundamentalmente por dos factores: por un lado, por las decisiones que se toman en sus diferentes órganos de decisión y, por otro lado, por las actividades que desarrollan y la oferta de productos y/o servicios.

Ante ello, gracias a la Agenda Global, la sociedad es cada vez más exigente con las empresas en cuanto a su rendición de cuentas. Un ejemplo de ello es el surgimiento de grupos de interés que velan por el debido escrutinio de dicha rendición de cuentas. Así se fomenta la ética y la transparencia en la relación de las empresas con sus grupos de interés.

En este contexto, surge una nueva empresa que incorpora esta preocupación social y ambiental a sus decisiones y actividades, sin dejar de lado el logro económico. A esta nueva empresa se le propone el nombre de “empresa disponible”. Y se propone contribuir al desarrollo sostenible.

La fórmula utilizada a nivel de gestión de esta triple preocupación, es implementando la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Se integra en la estrategia y gestión, en las políticas y procesos, en los planes estratégicos con sus correspondientes objetivos y metas.

Ya se ha mencionado con anterioridad que la empresa debe gestionar, a partir de la integración de la RSC, la gestión de los grupos de interés. Éstos son definidos en función de su relación, incidencia, prioridad e impacto con respecto a las actividades de la empresa.

El grupo de interés que se analiza en el presente artículo es “La formación”.

La formación como grupo de interés se refiere a las Universidades, a las Escuelas de Negocios, a los centros de Formación Profesional, etc., que implican capacitar a los empleados de la empresa para mejorar sus funciones en el desarrollo de sus tareas.

La empresa debe fomentar acuerdos de colaboración con centros formativos, que se proyectan en la implementación de los planes anuales formativos, aplicables a todos los empleados.

En una época de cambios profundos en la forma de producir, de consumir, de gestionar los residuos (economía circular), de relacionarse y comunicarse, etc., es imprescindible la adecuación formativa de los empleados, en sus funciones actuales y futuras (establecer planes de carrera).

Por otro lado, la formación como grupo de interés debe mantener una estrecha relación con las empresas, para conocer sus necesidades y demandas, pero también deberá tener en cuenta el factor actitudinal, es decir, no sólo formar a buenos profesionales, también a personas con valores.

Y la formación también deberá proponer y promover el desarrollo sostenible, mediante cursos específicos en RSC, en Medio Ambiente, en creación de startups de impacto social, etc. Y un aspecto adicional muy importante de la formación: la cuidadosa selección de los formadores, y su evaluación continuada en su doble perspectiva de aptitudes y actitudes.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Los valores (VIII): solidaridad y generosidad

En la actualidad, la sociedad globalizada está inmersa en el cumplimiento de unos objetivos globales de “Desarrollo Sostenible”. Por ello, desde aquí se constata que estamos ante una nueva era, la “era de la sostenibilidad”.

Por todo ello, ya no sólo se da un predominio y preocupación casi exclusiva en el impacto económico generado, también se valoran los impactos de índole ambiental y social.

Esta preocupación provoca el surgimiento de un nuevo ciudadano, que apoya sin reservas el cumplimiento de los objetivos globales antes mencionados, por lo que contribuye y promueve el apoyo al desarrollo sostenible. A este nuevo ciudadano le hemos propuesto que se llame “ciudadano moral”.

La contribución al desarrollo sostenible supone un nuevo paradigma de actuación, que debe apoyarse en una nueva conciencia global. Ésta se debe apoyar en una serie de valores, aquí propuestos e incluidos en un código que se propuso con el nombre de “eticismo”.

Este código lo componen 10 valores duales, los cuales se están explicando uno a uno en el blog. El octavo valor dual se llama “solidaridad y generosidad”.

La solidaridad se refiere a ayudar sin recibir nada a cambio con la aplicación de lo que se considera bueno. También se refiere al sentimiento y la actitud de unidad, basado en metas o intereses comunes. Es ésta segunda acepción la aplicable a efectos del propósito común de contribuir al desarrollo sostenible.

La generosidad es el hábito de dar o compartir con los demás sin recibir nada a cambio. La generosidad no ha de estar basada solamente en actos paliativos puntuales, ante desastres o siniestros de todo tipo. Al contrario, incluye las intenciones puras del nuevo ciudadano de mirar hacia fuera para el bien común de la sociedad, o bien de terceros individuos o grupos, y así dar ejemplo a los demás.

Aunando ambas definiciones para el propósito perseguido por el nuevo ciudadano, éste actuará con solidaridad, es decir, será solidario con sus conciudadanos que sienten y piensan lo mismo que él, aunados en la contribución al desarrollo sostenible. Y su actuación será generosa en esfuerzo de tiempo y dedicación, dando ejemplo y siendo referente.

Con estas prácticas promovidas desde este valor dual, se favorece la tarea de implicar, previa explicación, con argumentos y razonamientos de las bondades del apoyo y contribución al desarrollo sostenible, a nuevos ciudadanos y, por tanto, de obtener nuevos apoyos a la causa global.

Hay que remarcar que este valor dual es uno de los valores que más explícitamente valoran la contribución al bien común, además de pensar en el bien propio. Es uno de los cambios más importantes a dar en el cambio de paradigma global.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies