El buenismo (II): co-crear los buenos días

n19_el-buenismo-co-crear-los-buenos-dias

El nuevo ciudadano, que emerge en la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, se le denomina con el sobrenombre de “ciudadano moral”, y desarrolla el compromiso social adquirido bajo la óptica del “buenismo”.

Ya se comentó en el artículo anterior que existe una correlación entre el compromiso social que adquiere el nuevo ciudadano y su desarrollo a partir de la óptica del buenismo.

Conviene recordar también que el buenismo se practica cada día bajo un simple pero a la vez ambicioso lema: “Desear y practicar los buenos días.

El resultado de practicar el buenismo se puede definir como “co-crear los buenos días”.

Vamos a desarrollar una propuesta de “la secuencia de la práctica del buenismo”. Sería la siguiente:

  • Ser bueno (conducta) => ser feliz (sensación) } beneficio interno.
  • Hacer el bien (acción) => hacer felicidad (reacción) ] beneficio externo.
  • Buscar personas afines (adición) => buscar causas (motivación) } beneficio social.
  • Retroalimentación: beneficio externo & beneficio social } beneficio interno.

Y se repite la secuencia de manera permanente.

Veamos los diferentes planteamientos que pueden provocar el desarrollo de la secuencia anterior (implica la elección del inicio de la secuencia):

  • Planteamiento egoísta => quiero ser feliz.
  • Planteamiento generoso => hacer felicidad.
  • Planteamiento pacífico => buscar causas que necesitan ayuda.
  • Planteamiento social => hacer felicidad & buscar causas.

Es indiferente la motivación que justifique el emplear y practicar “el buenismo”, al final el nuevo ciudadano estará inmerso en “la secuencia de la práctica del buenismo”. Por lo tanto, lo pondrá en práctica, y ello supone la piedra angular que va a definir su comportamiento.

Y lo tendrá presente en sus relaciones con los demás, y con el medio natural, buscando alianzas y sinergias para obtener metas y logros mayores a la propia iniciativa individual. Supone tener presente el lema “la unión hace la fuerza”.

Como se ha explicado en el presente artículo, en la práctica, el nuevo ciudadano cada día deseará al prójimo los buenos días, ejerciendo y ayudando a conseguir que sea así tanto en su comportamiento cómo en sus relaciones con los demás y con el medio natural. A esta conclusión también llegamos en el artículo anterior, dónde se hacía mención a la práctica del buenismo. En este hemos visto los resultados que provoca, una mejora en todos los ámbitos, en el ámbito personal (propio y ajeno) y en el ámbito social.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies