El buenismo (III): el cambio necesario

n20_el-buenismo-el-cambio-necesario

En la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, emerge un nuevo ciudadano, se propone denominarlo así: “ciudadano moral”. Un fundamento de esta propuesta radica en el hecho de que adquiere en su ADN el compromiso social, y la guía de acción es el “buenismo”.

En el artículo anterior se detalló el beneficio que para el propio ciudadano le supone practicar el “buenismo”, el beneficio interno (ser bueno => ser feliz), que es la adición del beneficio externo (hacer el bien => hacer felicidad) y el beneficio social (a personas y a causas).

A partir de este beneficio constatado, el trabajo a desarrollar es el de generalizar este comportamiento definido bajo el paradigma de “la búsqueda del bien común”.

Para su arraigo primero y expansión después, se necesita actuar en diferentes ámbitos, contextos y situaciones. Se proponen algunas actuaciones en función de los siguientes entornos:

  1. Entorno laboral: en el desempeño de la actividad profesional.

  2. Entorno familiar: en el desempeño de la vida familiar directa e indirecta.

  3. Entorno comunitario: en la comunidad de vecinos, comunidad local, etc.

  4. Entorno privado: en el momento de ocio y privacidad.

  5. Entorno referencial: en el desempeño de tareas educaionales, formativas, etc.

  6. Entorno de relaciones: con sus amigos, conocidos y redes sociales, networking, hobbies, etc.

Los roles respectivos serían los siguientes:

  1. Como trabajador, directivo, emprendedor, accionista, colaborador, etc.

  2. Como padre/madre, hermano/a, nieto/a, y resto de relaciones de parentesco.

  3. Como miembro de la comunidad: vecinal, asociación, ONG, voluntariado, etc.

  4. Como miembro y/o practicante de actividades culturales, deportivas, etc.

  5. Como padre/madre, profesor/a, mentor/a, tutor/a, asesor/a en materia educacional/formativa.

  6. Como amigo, conocido, etc., con contacto más o menos frecuente (presencial o no).

A partir del lema que promueve la práctica del “buenismo”: “Desear y practicar los buenos días”, y del resultado obtenido con dicha práctica, definida como “co-crear los buenos días”, su desarrollo efectivo se efectúa en los entornos antes descritos, bajo la función que una persona desempeña en un lugar o en una situación (definición de rol).

El “buenismo” supone la piedra angular que va a definir el comportamiento del nuevo ciudadano, como ya se comentó en un artículo anterior, y para su arraigo y su desarrollo en la sociedad, será necesario identificar personas y causas que lo promuevan, lo potencien y lo hagan visible.

Y, finalmente, será necesario primero argumentar con hechos, registros y evidencias tangibles e intangibles, respecto de las mejoras obtenidas por la práctica del “buenismo”, tanto a nivel interno (bien propio) como a nivel externo (bien común). Y en segundo lugar, comunicarlo, propagarlo, difundirlo y, en último término, prescribir dicha práctica como algo necesario para un desarrollo más sostenible de la sociedad en general, y de los diferentes entornos en particular.

 

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies