El propósito (IV): la vocación

n9_La vocaciónEl nuevo ciudadano, en este blog denominado “ciudadano moral”, tiene un propósito que le guía. Con anterioridad se han mencionado los elementos que componen el propósito: la misión, la pasión, la vocación, la profesión y el reconocimiento.

En los artículos anteriores se explicaron la misión y la pasión. La misión supone la definición del propósito y la pasión supone el motor que necesita la misión para poder llevar a cabo el propósito.

En el presente artículo se analiza el siguiente elemento del propósito: la vocación.

Mirando el significado del término, encontramos que se define como “la inclinación a emprender una actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes y conocimientos necesarios”.

Al igual que la pasión, la vocación es un elemento actitudinal del propósito, y ambos se complementan para poder llevar a cabo la misión que define el propósito que guía al nuevo ciudadano. Así tenemos que:

  • La pasión => la fuerza del corazón como fuente de energía.
  • La vocación => la fuerza de la razón como fuente de motivación.

El nuevo ciudadano encuentra su vocación a partir del análisis de multitud de factores internos y externos, con múltiples consultas a personas cercanas y no tan cercanas, con solicitud de opiniones e ideas, con una investigación y un análisis previos, así como la búsqueda de referentes, de la historia previa de su propuesta de vocación así como la previsión de futuro y otras consideraciones que tiene en cuenta. Serían las influencias externas que el nuevo ciudadano analiza.

A nivel interno, a la hora de buscar su vocación el nuevo ciudadano evalúa su crecimiento interior y, debido a su dualidad, evalúa también su aportación al mejoramiento de la comunidad con la que convive.

El razonamiento de estas influencias externas e internas, hacen que al final el nuevo ciudadano encuentre su vocación, con una razón de ser bien construida, analizada y que supone la fuente de motivación necesaria para emprender el camino elegido.

Puede ocurrir que la vocación sobrevenga de manera innata, es decir, un día una persona puede descubrir y comprobar que “uno ha nacido para esto” o “se me da bien hacer esto”. Ello implica una ausencia del análisis anterior, o al menos su mínima expresión evaluativa. Aquí la variable “talento” es la que prevalece por encima del razonamiento detallado con anterioridad.

A partir de la vocación, con la ayuda imprescindible de la pasión, se podrá definir la misión que definirá el propósito que guía al nuevo ciudadano. Y con la obtención de los conocimientos, competencias y habilidades, el nuevo ciudadano obtendrá la profesión que llevará a la práctica la vocación.

Puede ocurrir que el proceso sea a la inversa, se suele dar en los casos con una misión con muy alta carga ética, en el que la vocación es única e indiscutible. Pero el nuevo ciudadano, a partir de la información que tiene a su alcance, con las influencias ya analizadas, elige el camino que quiere recorrer.

Y en su camino se preocupará de conocer a referentes, a ayudantes, a sus iguales y, en definitiva, todas las personas que le puedan ayudar, complementar y mejorar. Pues es mejor estar bien acompañado en la ardua tarea que supone desarrollar a lo largo de la vida el propósito que uno se ha marcado.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies