El valor compartido (III): gobierno y dirección

n18_El valor compartido (III)_gobierno y dirección

La nueva empresa, que aparece de forma simultánea al surgimiento de la nueva era, la “era de la sostenibilidad”, se la define como una “empresa disponible”, e incluye en su misión la de generar valor compartido.

Una de las implicaciones que conlleva la generación de valor compartido es la denominada “gobierno y dirección”, que se va a desarrollar en el presente artículo.

A partir de la inclusión en la misión de la generación de valor compartido, se incorpora la RSC, Responsabilidad Social Corporativa en la estrategia, gestión y operativa de la organización.

Pero la apuesta por la generación de valor compartido, tiene implicaciones para la dirección de la organización. Se contemplan, entre otras, las siguientes implicaciones en la gestión:

  1. Alineación estratégica efectiva entre la Propiedad y la Dirección.
    Debe comunicarse de forma clara desde la Propiedad hacia la Dirección de la asunción del objetivo organizacional de generar valor compartido.
  2. Buen Gobierno: control, seguimiento y reporte.
    Debe constar como uno de los criterios de Buen Gobierno, la generación de valor compartido, evaluando de forma permanente su aplicación y reportando los logros obtenidos.
  3. Nuevo estilo de Dirección. el liderazgo responsable.
    Se desarrolla con delegación de funciones, con cooperación, con co-gestión de equipos, con aplicación a la consecución de logros y metas y con participación de los grupos de interés.
  4. Remuneraciones aplicables a este objetivo organizacional.
    Establecer una remuneración en función del logro del objetico de generación de valor compartido, ya sea una base porcentual o un importe fijo sujeto a la gradación en la consecución del objetivo, según indicadores de gestión aplicables para tal objetivo.
  5. Identificación e interacción con los grupos de interés.
    El valor compartido es evaluable en gran medida a partir de la satisfacción de los grupos de interés, a partir de la obtención, entre otros factores, de la “licencia social para operar”.
  6. Consideración y medición del impacto social y medioambiental.
    Otro elemento evaluable en la generación de valor compartido son los esfuerzos dirigidos a la correcta gestión del impacto social y medioambiental generados por la actividad de la organización.
  7. Inclusión en la base de la cultura de la organización.
    A la inclusión del objetivo de la organización de generar valor compartido, incluido en la misión y visión, se le añade este elemento como un valor añadido al resto de valores que fundamentan el comportamiento de la organización, a nivel interno y externo.
  8. Implicación de toda la organización.
    El alcance se extiende también a la cadena de valor, a las subcontratas, a los colaboradores, a las alianzas y sinergias y a las personas y grupos de personas que tienen una relación directa con la organización. Todos unidos y alineados en la consecución de este objetivo.

Aplicando estos elementos de gestión, se garantiza la incorporación de la generación de valor compartido como uno de los objetivos estratégicos de la organización.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies