El valor compartido (X): el valor social generado

n25_El valor compartido_el valor social generadoEn la nueva era, conocida como “la era de la sostenibilidad”, emerge una nueva empresa, que incorpora los elementos que definen la nueva era, y que se propone desde aquí que tenga como nombre el de “empresa disponible”.

Una de las características principales de la nueva empresa emergente, es la de incorporar el compromiso de la empresa de generar valor compartido. Para llevarlo a cabo, se incorpora la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, alcanzando tanto la estrategia, como la gestión y operativa.

En artículos anteriores se han explicado diferentes implicaciones que surgen de este compromiso que asume la empresa de generar valor compartido. En el presente artículo se analiza otra implicación concreta, el valor social generado.

El valor social generado, frecuentemente conocido con el nombre de “huella social”, depende de la implicación contemplada en el artículo anterior, el reporte o rendición de cuentas. En otras palabras, la causa del valor social generado es el deber de rendir cuentas a los diferentes grupos de interés con los que la empresa se relaciona y, en general, a la sociedad en su conjunto.

La huella social deberá incorporar una serie de indicadores cuantitativos y cualitativos. Se propone una medición doble, en concreto:

A nivel interno: conocer las consecuencias de las operaciones y procesos en materia de RSC, que contribuyen al resultado de la actividad llevada a cabo (beneficios a los grupos de interés internos, los empleados principalmente).
A nivel externo: conocer las consecuencias de la contribución por la aportación al desarrollo sostenible (a la comunidad local en particular, a la sociedad en general).

Los principales beneficios que genera para la empresa la medición de la huella social, son los siguientes:

Mejora en la toma de decisiones.
Generar conocimiento de la acción llevada a cabo.
Obtener feedback de los grupos de interés afectados.
– Posibilidad de obtención de sinergias y alianzas.
Optar a ser reconocido como “best practise”del sector.
Mejor gestión de los riesgos y las oportunidades.
Obtener prescripción de los grupos de interés.
Mejor acceso a inversores socialmente responsables.

Pero el valor social generado, o huella social o impacto social, no será posible sin el imprescindible apoyo del máximo órgano decisor de la empresa. Se materializa con un compromiso firme, decidido, constante y adaptable a las necesidades del entorno social, ambiental, laboral y ético.

La generación de valor compartido, como uno de los elementos que define la estrategia de la RSC, debe integrarse en el “core business” de la empresa, lo que significa que hay que maximizar el impacto positivo generado y minimizar el negativo. Supone una forma distinta de generar beneficios, pues ya no sólo serán para la empresa, sino para toda la sociedad.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies