Empresa y ética (II): compromiso público necesario

Empresa y ética (II): compromiso público necesario

Este es el segundo y último artículo que va a abordar la temática referida a “La empresa y la ética”.

En el artículo anterior se trató a esta temática desde el punto de vista interno de la empresa, como piedra angular sobre la que se va a sustentar la generación de una nueva cultura empresarial.

Se llegó a la conclusión de que, para construir una cultura empresarial hay que aplicar la deontología, desarrollada bajo una formalización de un código ético y/o de conducta. Por último, se ofrecieron una serie de recomendaciones para llevar a cabo con éxito esta tarea, en apariencia sencilla, pero que por su relevancia no lo es en absoluto.

En el presente artículo se trata la temática de la empresa y la ética desde el punto de vista externo de la empresa, entendido como la relación del compromiso global que la empresa declara a sus grupos de interés. Existen dos cuestiones que la empresa, a la hora de plantearse este compromiso, tiene que plantearse. La doble cuestión plantea un doble compromiso respecto a los valores y respecto a la contribución de la empresa en relación a sus grupos de interés.

Por lo tanto, el compromiso público necesario debe abordar los siguientes apartados:

  • Los valores con los que la empresa va a desarrollar su estrategia, gestión y operativa.
  • La contribución en materia social, medioambiental, ética, laboral y de Derechos Humanos.

El compromiso respecto a los valores que la empresa asume debe incluir, por lo menos, estos apartados, los cuales deben tener en cuenta los valores a la hora de su definición:

  • Criterios de adopción de la toma de decisiones de la Alta Dirección, según su visión y misión.
  • Criterios de contratación (personas, partners, subcontratas, proveedores, etc.).
  • Criterios de cumplimiento de los valores que toda la organización ha asumido.
  • Criterios de planificación de la formación y la sensibilización, alineados con los valores.
  • Criterios de resolución de conflictos propios y con terceros, a partir de la mediación.

El compromiso respecto a la contribución de la empresa debe incluir, por lo menos, estos apartados:

  • Criterios de contribución de la empresa de índole social.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole medioambiental.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole ético, de transparencia y de reporte.
  • Criterios de contribución de la empresa de índole laboral.
  • Criterios de contribución de la empresa de respeto a los Derechos Humanos.

Todos los criterios deben estar procedimentados, validados, comunicados y conocidos por los grupos de interés afectados por los mismos. El grado de cumplimiento de los criterios implicará el grado de reputación corporativa y de imagen de marca que la organización proyecta al exterior.

Hay que añadir que el entorno y el medio natural son cambiantes, por lo que los criterios que componen el compromiso que la empresa ha declarado deben ser revisados de forma anual, a partir de la actualización permanente relativa a tendencias, roles, tecnologías, innovaciones y relaciones con los grupos de interés.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RSE, ayudamos a las empresas a implementar su compromiso púbico necesario, que completará su cultura corporativa.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies