Empresa y transparencia (II): rendición de cuentas

n10_Editorial_marzo 2016

Este es el segundo y último artículo que aborda la temática referida a “La empresa y la transparencia”.

En el anterior artículo se llegaron a dos conclusiones principales:

  1. Ser transparentes es una decisión de la organización, y la planificación y control de los factores que son clave en la gestión de la transparencia, constituyen un elemento estratégico indudable.
  2. La transparencia es un elemento clave que intentará acortar la distancia entre lo que la organización hace y comunica (la transparencia transmitida) con respecto a lo que los grupos de interés reclaman y exigen (la transparencia percibida).

En el presente artículo se va a profundizar respecto a la segunda conclusión, que supone la transparencia contemplada en la denominada “rendición de cuentas”.

La principal causa que motiva a que la organización tenga que “rendir cuentas” es precisamente la existencia de sus destinatarios, es decir, sus grupos de interés. En último término, el destinatario es la sociedad en general. La organización se preocupará de la gestión de los grupos de interés, con su análisis, identificación, priorización, relación y comunicación.

La manera en que una organización desempeña y desarrolla su actividad a partir de su visión y misión, sostenida en unos valores identificados, comunicados y practicados, configuran la cultura empresarial de la organización. En último término, la rendición de cuentas que la organización efectúa sobre “el impacto de su actividad”, será el elemento fundamental sobre el que se va a evaluar la transparencia por parte de los grupos de interés.

La transparencia es la piedra angular sobre la cual la organización proyecta y genera confianza en la sociedad y en sus grupos de interés y, por tanto, alcanza una reputación e imagen de organización socialmente responsable.

Los grupos de interés interactúan de diversas formas e intenciones, lo que motiva que existan dos tipos generales respecto al ámbito de rendición de cuentas, que afectan e implican a la transparencia de dos maneras distintas. Esta tipología se analiza a continuación:

  1. Las exigencias y las preocupaciones de los grupos de interés => la rendición de cuentas es de ámbito interno, con lo que la transparencia afecta al compromiso y a la cultura empresarial.
  2. Las necesidades y las expectativas de los grupos de interés => la rendición de cuentas es de ámbito externo, con lo que la transparencia afecta a la reputación corporativa e imagen de marca responsable.

Las exigencias y preocupaciones que provienen de los grupos de interés implican que la organización las tenga en cuenta en su operativa.

Las necesidades y expectativas de los grupos de interés son más aspectos de marketing y comunicación, que desde la óptica de la transparencia, se refieren a sus elementos reputacionales.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, a partir de la gestión de la transparencia y la gestión de los grupos de interés, ayudamos a construir una reputación e imagen de organización y marca socialmente responsables.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies