Los valores (II): sinceridad e integridad

En la nueva era, conocida como “la era de la sostenibilidad”, incorporando uno de sus atributos que la definen, se intenta corregir los errores que provocaron la crisis global, involucrando a la ciudadanía y a los agentes sociales a la contribución del desarrollo sostenible. Ello provoca la aparición de un nuevo ciudadano, en en este contexto le llamamos “ciudadano moral”.

Para que el nuevo ciudadano pueda contribuir al desarrollo sostenible, tanto en su rol profesional como sobretodo en el personal, incorpora una serie de valores, definidos en un código ya explicado con anterioridad, que se propuso con el nombre de “eticismo”.

El código se componía de un decálogo de “valores duales”. El segundo de ellos es el valor dual sinceridad e integridad.

La sinceridad se define como “el modo de expresarse o de comportarse libre de fingimiento”. Es sinónimo de veracidad, “persona que dice, usa o profesa siempre la verdad”.

La integridad se define como “la cualidad de ser una persona recta, proba, intachable”. La cualidad de ser intachable implica “la ausencia de una falta, nota o defecto que se halla en una cosa y la hace imperfecta”.

La sinceridad implica el expresar las opiniones, convicciones y acciones que configuran su pensamiento que motiva su comportamiento, con argumentos concretos, fiables, escrutables y, por supuesto, modificables ante mejoras de la otra parte (otro interlocutor) con los suyos propios.

La sinceridad también Implica la ausencia de una diferencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Por lo tanto, esas tres concepciones están perfectamente alineadas.

Y dicha alineación se acentúa hasta su “solidificación” con la integridad, es decir, la ausencia de duda en cuanto a la opinión expresada y el comportamiento esperado a posteriori.

Se podría asociar que la sinceridad mantenida en el tiempo es una fuente de generación de confianza, y la integridad mantenida en el tiempo es una fuente de generación de credibilidad.

Unidas ambas, la sinceridad y la integridad, tenemos a un ciudadano dispuesto a contribuir al desarrollo sostenible desde una posición nítida y libre de imperfecciones, convencido de las metas a alcanzar, y sin ambigüedades, sin titubeos ni dudas y, lo más importante, sin cambios de discurso en función de las situaciones, de los foros de discusión o de los lugares dónde se encuentre el ciudadano.

Es importante transmitir confianza y credibilidad que, como se ha comentado con anterioridad, emanan de la sinceridad y la integridad respectivamente. Ello implicará que los mensajes de contribución a la sostenibilidad de la economía y de la sociedad ganen mucha fuerza y lleguen sin sesgos a esos destinatarios, los ciudadanos que todavía no han adoptado el “gen sostenible” -uno de los atributos fundamentales que adopta el nuevo ciudadano-, para que se incorporen a ese propósito que les afecta a todos.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies