¿Por qué incorporar la RSE en la empresa?


En el Editorial anterior se mostraba qué suponía para una organización la incorporación de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en su estrategia, gobierno y gestión. De forma resumida suponía incorporar las preocupaciones sociales, ambientales, laborales y de Derechos Humanos.

Desde Responsablia, proponemos un esquema (ver dibujo que ilustra este editorial), en el que se detalla de forma individualizada, el por qué una organización debe incorporar cada una de las preocupaciones anteriormente citadas.

Por lo tanto, distinguimos dos tipos de organizaciones:

1ª) Las que NO incorporan la RSE: sólo están preocupadas por los criterios económicos, en el que se maximiza el beneficio y se tiene en cuenta el valor tangible.

2ª) Las que SI incorporan la RSE: además de las preocupaciones de índole económica, también añaden las preocupaciones de índole social, ambiental, laboral y de Derechos Humanos.

¿Qué supone añadir estas nuevas preocupaciones a las primigenias de índole económico?

Se efectúa un análisis simplificado para cada una de estas nuevas preocupaciones; a la vez, este análisis es muy significativo y esclarecedor a la hora de sopesar una organización la idoneidad de la incorporación de la RSE. El análisis se detalla a continuación:

  • Añadir las preocupaciones ambientales: supone para la organización un ahorro de costes y una contribución al Cambio Climático.
  • Añadir las preocupaciones sociales y éticas: supone para la organización un incremento de su reputación e imagen de marca y una mayor aceptación o licencia social para operar.
  • Añadir las preocupaciones laborales y de Derechos Humanos: supone para la organización una mejora del clima laboral y una mejora de la productividad y eficiencia.

Añadir TODAS las preocupaciones implica un incremento del valor intangible, lo cual implica entre otras consecuencias una mejor atracción de capitales así como un mejor acceso a fuentes de financiación.

Existen multitud de derivaciones e implicaciones más específicas que afectan a las diferentes áreas y departamentos de la organización a la hora de evaluar e integrar todas estas preocupaciones; pero es evidente que, al ser la organización “un ser eminente económico”, es en este lenguaje, el lenguaje de la economía por el que se debe razonar y argumentar en favor de la inclusión de la RSE en la organización. Creemos que es el lenguaje “que la empresa entiende mejor” a la hora de valorar este asunto del “por qué incorporar la RSE”. Y cuánto mayor sea el alcance y arraigo de la RSE en la organización, mayor será su retorno de valor intangible.

Por lo tanto, a la hora de decidir sobre compras, marketing, comunicación, recursos humanos, etc., la organización deberá incorporar estos “nuevos criterios” que implican la adopción de la RSE, que se añaden a los criterios económicos ya existentes.

Desde Responsablia creemos que la RSE es voluntaria, pero al ser cada vez más exigida y demandada por la sociedad, su protagonismo en la estrategia de las organizaciones será creciente.

Y se ha pretendido explicar en este artículo que la adopción de la RSE por parte de la organización implica consecuencias económicas favorables y sólidas a largo plazo.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies