¿Qué es la RSE?, ¿Cómo llevarla a cabo?

Esquema de un sistema de gestión de la Responsabilidad Social Empresarial

Esquema de un sistema de gestión de la Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial, en adelante RSE, se aplica no sólo a las empresas, también a todo tipo de organizaciones, incluyendo las públicas y concertadas.

Para Responsablia, la RSE es una necesidad ante la nueva era o el cambio de paradigma en el que la sociedad demanda ética y transparencia en las organizaciones.

Este hecho incuestionable merece una respuesta clara y precisa de las organizaciones. La cuestión es: ¿cómo hacerlo? Partiremos de la definición de la RSE y después se propone una actuación a seguir, recogiendo los requerimientos inherentes y que se incorporan en la definición.

El concepto de RSE tiene numerosas definiciones. Utilizaremos como referencia la definición que se incluye en la recientemente aprobada “Estrategia Española de RSE, período 2014-2020”, en su página 4. Dice así: “La Responsabilidad social de la empresa es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria por parte de la empresa, en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, ambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y de los impactos que derivan de sus acciones”. Esta definición fue aportada por la Subcomisión Parlamentaria para promover la RSE, en su informe presentado en junio del 2006. Este informe es conocido como “El libro blanco de la RSE”.

A partir de la definición propuesta, desde Responsablia proponemos un sistema de gestión para llevar a cabo la integración de la RSE en la organización. La propuesta es la siguiente:

1º) Compromiso público de incorporar la RSE: se aplica para todas las decisiones que se toman. Se efectúa desde la cúpula de la organización y se dirige a los principales grupos de interés.

2º) Marco general de actuación: definir las directrices y pautas de comportamiento. Será impulsado por la Alta Dirección, y de obligado cumplimiento por los empleados y los que trabajan con y para la organización.

3º) Planificación estratégica: establecer objetivos, metas y planes específicos. La consecución de los mismos se logrará a partir de programas, acciones y actuaciones consensuadas por las partes involucradas en cada uno de ellos.

4º) Evaluación y seguimiento: definir indicadores de seguimiento y/o de desempeño. Integrarlos en el cuadro de mando de la empresa. Posibilidad de modificar los objetivos, metas y planes según el seguimiento y las desviaciones observadas.

5º) Comunicación y puesta en valor: se dirige a todos los grupos de interés, en el que se proyecta una imagen de marca y de organización responsable. La información debe ser transparente y tangible, es decir, que los grupos de interés puedan evaluar los resultados obtenidos.

6º) Auditorías en materia de RSE: se efectúa a partir de la “memoria de sostenibilidad” comunicada en el apartado anterior. Consiste en una auditoría externa que emite sus conclusiones al respecto, con su publicación íntegra.

Desde Responsablia creemos que la RSE es voluntaria, pero al ser cada vez más exigida y demandada por la sociedad, su protagonismo en la estrategia de las organizaciones será creciente. En conclusión, el medio para obtener la sostenibilidad de la organización será incorporar la RSE.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies