Siempre responde

La nueva empresa, la que emerge a partir de la nueva era, la conocida como “la era de la sostenibilidad”, es perdurable en el tiempo porque adopta en su estrategia la gestión basada en la “Responsabilidad Social Empresarial”, en adelante RSE.

La implementación de la RSE en la empresa se basa en los siguientes pilares fundamentales:

  1. Adopción sin reservas, sin límites, sin titubeos y sin fisuras por parte del máximo órgano de decisión de la empresa. Quién decide, lo ordena.
  2. Apoyo decidido, demostrado y continuado de los inversores y de los accionistas. Manifiestos y declaraciones en la Junta General. Quién invierte, lo apoya.
  3. Implicación en toda la organización, es decir, afecta a todas las personas que pertenecen a ella. Se incluye a subcontratas, eventuales y colaboradores. Quién trabaja, lo adopta.
  4. Implicación a toda la cadena de valor, a toda la cadena de suministro y distribución, desde el fabricante hasta el consumidor final. Quién transfiere, lo aplica.
  5. Se aplica a todos los procesos, procedimientos, tareas, competencias, cargos jerárquicos, áreas, departamentos y comités existentes en la empresa. Cómo se trabaja, se adhiere.
  6. Se comunica a todos los grupos de interés con los que la empresa interactúa y se relaciona. Se establecen mecanismos de comunicación. Quién comunica, lo demuestra.
  7. Acción decidida de atenuación del impacto medioambiental, con la medición, control y buenas prácticas en esta materia. Quién contamina, perjudica.
  8. Acción decidida para la prevención del riesgo, también los riesgos de reputación e imagen corporativas. Incluye un correcto aseguramiento de riesgos. Quién contamina, paga.
  9. Medición del impacto social derivado del hecho de la actividad que se desarrolla en la empresa. En concreto, cómo afecta a la comunidad local. Cómo se trabaja, se propaga.
  10. Una completa rendición de cuentas en materia de RSE, la “Memoria de sostenibilidad”. Incluye una auditoría independiente e imparcial. Quién rinde cuentas, demuestra.

Por todo ello, las características que configuran a la nueva empresa, la empresa “disponible” serían, entre otras, las siguientes:

  1. Está siempre presente, siempre localizable y siempre atenta, al cambio y al entorno.
  2. Está siempre dispuesta y predispuesta, sensible a los requerimientos externos.
  3. Es diligente y eficaz, con metodología ad-hoc a las circunstancias y a los hechos.
  4. Tiene capacidad de respuesta y de aprendizaje, se retroalimenta de su experiencia.
  5. Alinea lo que propone, lo que hace y lo que dice que hace.
  6. El cómo se actúa y se hace es fundamental, ya que el fin no justifica los medios.
  7. Comparte conocimiento, lo fomenta y lo premia. Añade valor a la empresa, innova.
  8. Se adapta a los cambios, con actualización permanente de la formación.
  9. Interactúa con la comunidad local en la que está inmersa, es social y ciudadana.
  10. Colabora, es solidaria y destina parte del beneficio a la ayuda a la comunidad.

En los siguientes blogs se desarrollan de forma individual los elementos descritos con anterioridad, adoptando políticas, métodos, procedimientos y otras herramientas de gestión.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies