Una nueva conciencia (I): actitudes

n24_Una nueva conciencia_actitudesEn la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, emerge una nueva concepción del desarrollo económico, social y medioambiental, lo que implica la aparición de un nuevo ciudadano, aquí definido con el nombre de “ciudadano moral”.

La nueva concepción del desarrollo económico se dirige hacia lo que se conoce con el nombre de “desarrollo sostenible”. La definición globalmente aceptada de este concepto es la siguiente: “es aquel desarrollo que satisface las necesidades actuales de las personas sin comprometer la capacidad de generaciones futuras para satisfacer las suyas“.

Esta nueva concepción del desarrollo implica un nuevo paradigma de gestión, aplicable a cualquier organización. Esta gestión debe tener en cuenta la medición del impacto generado por la actividad de la organización, de índole ético, laboral, medioambiental, social y de respeto a los derechos humanos. Por lo tanto, se constata que emerge también una “nueva organización”, con este nuevo paradigma de gestión, que contribuye al desarrollo sostenible.

Pero la acción de la sociedad civil, de sus ciudadanos, también es fundamental. Aunque en este artículo se analiza el papel individual del nuevo ciudadano ante esta nueva realidad, el aspecto grupal, de reunión, de unión, de cooperación y de cualquier otra manifestación organizada de ciudadanos, hay que tenerla muy presente.

Poniendo el foco en el aspecto individual, el nuevo ciudadano adopta una nueva conciencia, a partir de una serie de elementos del entorno ya descrito. En concreto, reflexiona acerca de:

– Nuevas ideas e iniciativas políticas, nuevas entidades supranacionales, etc.
– Nuevas fórmulas económicas de producción, de consumo, de inversión, etc.
– Nuevas iniciativas sociales de cooperación, asistencia, socorro, etc.
– Nuevas tecnologías, digitalización, “Smart”, internet de las cosas, etc.
– Nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación y a la información.
– Nuevas formas de empresa, start-ups, puestos de trabajo, teletrabajo, etc.

El nuevo ciudadano, en este entorno y con el nuevo paradigma instalado en la conciencia colectiva, manifestado a partir de los cambios antes descritos, alinea sus actitudes y las enfoca de diferentes maneras, atendiendo, entre otros, los siguientes aspectos:

Competencias: liderazgo, sensibilidad al cambio, trabajo en equipo, etc.
Habilidades: iniciativa, creatividad, adaptabilidad, preventiva, constructiva, etc.
Relación: amigable, persuasivo, flexible, amistosa, empática, etc.
Comunicación: escucha activa, comprometida, abierta, analítica, etc.
Conocimientos: aptitudes y aprendizaje continuo, multidisciplinar, multitarea, etc.
Gestión: decisión, análisis de situaciones, delegación, integridad, etc.

Esta manera de ser, de actuar y de relacionarse con el medio natural y con los demás, supone su integración a la nueva realidad, definida en gran parte por la era de la sostenibilidad.

Y se preocupa no sólo del presente sino del futuro, no solo de lo propio sino de lo común, no sólo del corto plazo sino del largo plazo, no sólo de lo próximo sino de lo global.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies