Una nueva conciencia (II): aptitudes

n25_Una nueva conciencia_aptitudesEn la nueva era, conocida con el nombre de “la era de la sostenibilidad”, se configura con la aparición de un nuevo ciudadano, que incorpora los atributos definitorios de aquélla, y aquí se le ha dado el nombre de “ciudadano moral”.

La nueva era implica adoptar una nueva conciencia basada en evaluar y tener en cuenta de forma constante, además del impacto económico, el impacto social y medioambiental que genera nuestra actividad diaria. Como se explicó en el artículo anterior, la manifestación de la nueva conciencia implica la competencia de contribuir al desarrollo sostenible.

El nuevo ciudadano, a la hora de integrarse en una organización, con independencia del objeto social que lleva a cabo, y con el requerimiento expreso de obtener una contraprestación económica, va a valorar cada vez con más determinación, utilizando el criterio de la sostenibilidad, el impacto que genera la actividad de la organización, en su triple vertiente económica, ambiental y social.

De forma más o menos acusada, con mayor o menor velocidad, con mayor o menor énfasis y determinación, las organizaciones incorporan la nueva conciencia emergente.

Y el nuevo ciudadano deberá desarrollar unas aptitudes específicas acordes con la nueva era y conciencia emergentes. En función de su aplicación, se proponen las siguientes:

A nivel personal: conocimiento multidisciplinar, aprendizaje continuo, búsqueda de referentes, conexiones e interacción en las redes sociales e internet, etc.
A nivel organizacional: conocimientos requeridos para el puesto de trabajo, competencias para el trabajo en equipo, habilidades de liderazgo, honestidad e integridad, comunicación persuasiva, sensible y adaptable al cambio, creativo y abierto a la innovación, etc.

Por lo tanto, las aptitudes que, para la vida diaria, el nuevo ciudadano desarrolla para lograr una mejor contribución al desarrollo sostenible, se proponen las siguientes.
Conocimiento de varios idiomas.
Conocimiento de las nuevas tecnologías en información y comunicación.
Conocimiento de aplicaciones móviles y sus efectos.
Conocimiento de las redes sociales, y su actividad diaria.
Acceso a diferentes fuentes de información, convencional y digital.
Actividades de voluntariado.
Prácticas saludables y de respeto con el medio ambiente.
Conocimiento de las mejores prácticas, de referentes.

Las aptitudes propuestas se consideran necesarias y se incorporan en el nuevo ciudadano, en su ADN, y son la piedra angular que complementa y completa sus conocimientos técnicos y profesionales (formación superior), sus conocimientos básicos (cultura general) y su ciudadanía (educación).

La combinación de todos ellos configuran la idoneidad en el desarrollo de una determinada actividad, que se lleva a cabo con respeto (educación), saber hacer (cultura general), pericia (formación superior) y sostenibilidad (nueva conciencia).

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies