Una nueva conciencia (III): ocupación del espacio

En la nueva era, definida con uno de los factores que la configura, “la era de la sostenibilidad”, conlleva la aparición y desarrollo de un nuevo ciudadano, que incorpora este factor en su modus operandi, propuesto aquí bajo el título de “ciudadano moral”.

Con la nueva era definida por el factor de la sostenibilidad, el nuevo ciudadano emergente se dota de una nueva conciencia, que supone valorar el impacto que sus acciones y actividad diaria generan en la sociedad y en el medio natural con los que interacciona.
La nueva conciencia tiene una finalidad: que cada nuevo ciudadano contribuya al desarrollo sostenible.

Una de las implicaciones que para el nuevo ciudadano tiene esta nueva conciencia radica en el hecho de la ocupación del espacio. Se proponen una serie de actividades que el nuevo ciudadano puede desarrollar en su vida diaria. Son las siguientes:

Trabajo: actividad por el que recibe una contraprestación económica.
Familiar: actividades desarrolladas en el ámbito del hogar.
Ocio: el espacio ocupado son lugares de pública concurrencia para diferentes actividades planificadas, generalmente de índole cultural.
Vacaciones: implica un traslado a otro lugar de estancia (o varios lugares), a partir de una planificación del viaje a realizar.
Visitas: implica el traslado, generalmente dentro del lugar de residencia, de una duración estimada dentro de un día natural, para ver a otras personas.
Voluntariado: actividades realizadas en el tiempo libre, de libre colaboración y ayuda hacia colectivos que lo necesitan.

Cada actividad se ha visto afectada, en mayor o menor medida, por el desarrollo y las implicaciones derivadas de la nueva era, que afectan a la ocupación y gestión del espacio dónde se desarrolla la misma. Entre otras implicaciones, se detallan las siguientes:

Trabajo: teletrabajo, trabajo “knowmad”, coworking, videoconferencia, etc.
Familiar: eficiencia energética, autoconsumo, etc.
Ocio: eventos sostenibles, actos benéficos, conferencias motivadoras, etc.
Vacaciones: turismo responsable y sostenible, rutas verdes, rutas ecológicas, etc.
Visitas: opciones diversas de movilidad sostenible, etc.
Voluntariado: actuación “in company”, colaboración planificada o puntual, etc.

Se proponen una serie de factores que inciden en la ocupación del espacio, atendiendo las diferentes actividades a realizar, y las opciones y tendencias observadas para cada una de ellas. Son los siguientes:

Movilidad sostenible: traslado de un lugar a otro con el mínimo uso del coche particular.
Eventos sostenibles: vinculación a actividades que fomentan el desarrollo sostenible.
Ahorro energético: en la actividad diaria, en el hogar, etc.
Uso de energías renovables: con menor impacto medioambiental.
Sensibilidad social y ecológica: a favor del bien común y el respeto al entorno natural.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies