Una nueva conciencia (IV): ocupación del tiempo

En la nueva era, definida a partir de una tendencia generalizada y demandada por la sociedad, que es “la era de la sostenibilidad”, conlleva el auge y proliferación de un nuevo ciudadano, que incorpora esta tendencia en su quehacer diario, aquí propuesto con el nombre de “ciudadano moral”.

Con la nueva era definida a partir de la creciente sensibilidad hacia la sostenibilidad, el nuevo ciudadano emergente se dota de una nueva conciencia, que implica tener presente el impacto que a partir de sus acciones y de su actividad diaria generan en la sociedad y en el medio natural con los que convive.

El propósito de la nueva conciencia es la contribución de cada ciudadano hacia un desarrollo sostenible.

Una de las implicaciones que para el nuevo ciudadano tiene esta nueva conciencia radica en el hecho de la ocupación del tiempo. Se proponen una serie de acciones y actuaciones a desarrollar por el nuevo ciudadano, no sólo para su aplicación en la vida diaria, sino para s promulgación. Todo ello, teniendo en cuenta el propósito de contribuir a un desarrollo sostenible. Son las siguientes:

– Mayor conciliación de la vida laboral y familiar: mayor racionalización del horario laboral, con el objetivo de terminar la jornada laboral lo antes posible.
Horas de sueño: dormir al menos 7 horas diarias. Para trabajos nocturnos, aplicar la rotación de personal para que todos puedan dormir los máximos días posibles en horario nocturno (horario biológico natural).
Voluntariado: ocupar alguna hora semanal en ayudar a quién lo precise, mediante colaboraciones a organizaciones de marcado carácter social, como pueden ser las ONGs o las fundaciones.
Bien común: ser solidario mediante algún tipo de apoyo permanente a una causa social, como puede ser la ayuda económica a las organizaciones de carácter social antes mencionadas, o el apoyo con la firma de diferentes causas y motivos sociales.
Banco de tiempo: es una herramienta con la cual un grupo de personas puede crear una alternativa económica social. En un Banco de Tiempo se intercambian habilidades entre los miembros sin utilizar dinero, únicamente se contabilizan las horas de servicio prestado y recibido.
Participación de la vida de la comunidad: en las reuniones vecinales, en la colaboración de actividades culturales, etc., compartiendo problemas y proponiendo soluciones.

Sería conveniente divulgar estas prácticas, darlas a conocer entre los miembros más cercanos de cada ciudadano, comenzando por la familia y amigos, continuando por los compañeros de trabajo y terminando con los conocidos y saludados en las diferentes redes sociales.

Hoy en día existen redes sociales como YouTube o Facebook en el que se comparten comentarios con fotografías y vídeos en los que se explican diferentes hechos, actividades, opiniones y/o acontecimientos. Suponen una oportunidad para divulgar estas prácticas más altruistas que definen al nuevo ciudadano a partir de la nueva conciencia para contribuir a un desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies