Los grupos de interés (IV): los empleados

Estamos en una nueva era, definida por uno de sus atributos principales, como “la era de la sostenibilidad”. En consecuencia, las empresas gestionan el impacto de su actividad. Así se desarrolla una nueva empresa, que aquí bautizamos con el nombre de “empresa disponible”.

La gestión del impacto de su actividad se mide mediante su contribución al desarrollo sostenible, en sus tres niveles: económico, social y ambiental. Para lograrlo, incorporan la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, en su estrategia, gestión y “modus operandi”.

Uno de los elementos de gestión de la RSC es la gestión de los grupos de interés. Para ello se identifican, analizan, priorizan y evalúan con el fin de optimizar riesgos y oportunidades, fomentando una mejor relación e interacción con los mismos.

El grupo de interés que se analiza en el presente capítulo es el de “los empleados”. Se considera un grupo de interés interno.

Veamos las características definitorias de este grupo de interés:
Relación: la relación de la empresa con los empleados se rigen por el documento denominado “Convenio Colectivo”. En él constan desde las remuneraciones, las políticas de recursos humanos, las sanciones y los reconocimientos y, en general, todos los aspectos que regulan su actividad profesional en la empresa.
Interacción profesional: implica las relaciones jerárquicas con sus mandos, equipos de trabajo, equipo directivo, subcontratas, y, en general, el resto de los grupos de interés, a partir de su desempeño profesional (clientes, proveedores, comunidad local, Adm. públicas, etc.).
Diálogo: se realiza de dos formas, la primera de forma delegada, a través de los representantes de los empleados, denominados miembros del Comité de empresa, que tratan los asuntos bilaterales con la empresa; la segunda, de forma directa, a la hora de tratar asuntos estrictamente de afectación personal.
Riesgos: principalmente son los relacionados con el desempeño de su puesto de trabajo, los riesgos laborales, Pero también están los riesgos económicos, sociales, ambientales, familiares, profesionales, etc.
Oportunidades: la motivación, implicación y alineación de los empleados con los objetivos generales de la empresa; el talento y know-how; la innovación y creatividad; etc.

Los empleados siempre son un grupo de interés prioritario para la empresa, lo que significa que en la gestión de la RSC, este grupo de interés es estratégico.

En el óptimo de la gestión de los empleados:
Habrá que regular las relaciones de forma efectiva pero flexible.
Habrá que definir mediante procesos y procedimientos su interacción profesional, alentando la mejora continua.
Habrá que promover un diálogo fluido y bidireccional.
Habrá que minimizar los riesgos a través de su análisis permanente y el fomento de la cultura preventiva.
Habrá que favorecer y apoyar el desarrollo de las oportunidades, cultivando una cultura proactiva, creativa e innovadora.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies