Author Archives Emilio Moral

Los nuevos grupos de interés (V): los proxy advisors

En la era de la sostenibilidad, apoyada en el concepto de “Desarrollo Sostenible”, surge una nueva empresa que adopta un cambio de paradigma dirigido a contribuir a aquel desarrollo, a partir de adaptar sus estrategias, políticas, procedimientos, procesos y operaciones a esta realidad, definida por el impacto que generan sus actividades y sus decisiones en la economía, la sociedad y el planeta.

Esta nueva empresa la proponemos aquí con el nombre de “empresa dispuesta”, y se caracteriza por utilizar una herramienta fundamental para el cambio en el modelo de gestión: la adopción de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa como fórmula para que la empresa contribuya al desarrollo sostenible.

Uno de los elementos de gestión que incorpora la RSC, es la gestión de los grupos de interés. Entre ellos encontramos a los empleados, los clientes, los proveedores, los medios de comunicación, las Administraciones Públicas, la comunidad local y, en último término, la sociedad en general.

Pero hay que contemplar a nuevos actores que pueden influir cada vez más en las empresas, los que aquí denominamos como “nuevos grupos de interés”, y que vamos a tratar de identificar y de tratar el impacto que pueden provocar en las empresas, y en lo que atañe a la estrategia de la sostenibilidad adoptando los criterios ASG, Ambiental, Social y de Gobernanza

Vamos a desarrollar un nuevo grupo de interés. “los proxy advisors”.

Son entidades de asesoría que prestan servicios a inversores, principalmente institucionales, de asesoramiento en relación con el ejercicio del derecho de voto derivado de la titularidad de acciones en sociedades cotizadas. Por lo tanto, están especializadas en elaborar recomendaciones de voto sobre los asuntos que una determinada sociedad va a someter a votación en la junta de accionistas.

Estas entidades elaboran informes sobre las sociedades cotizadas, a partir de los asuntos a tratar en el orden del día de la Junta General de Accionistas a celebrarse. Así pues, los accionistas son los clientes de estas entidades.

Pero existen otras entidades, no especializadas, que emiten informes sobre las sociedades cotizadas, como son las ONGs que tratan de asuntos específicos relacionados con aquéllas, respecto a su triple impacto económico, social y medioambiental.

Se podría decir que, aunque no ejercen como ‘proxy advisors’ en sentido estricto, sí que se tienen en cuenta, sobre todo por parte de los accionistas minoritarios. A efectos del objeto del presente artículo, los añadimos como entidades influyentes en el voto de los accionistas.

Los ‘proxy advisors’, se han convertido en una pieza clave del nuevo modelo de gestión corporativa, ya que la transparencia y el marco normativo son los aspectos que más afectan a su actuación, y sus recomendaciones de voto ya cumplen un papel fundamental para los inversores institucionales.

En los últimos años, los inversores institucionales han ganado peso en el capital de las compañías, provocando que la presencia de estos asesores haya aumentado de forma importante.

Son unos aliados de la transparencia y las buenas prácticas empresariales, junto con el aspecto regulador (normativa aplicable al buen gobierno corporativo).

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (V). ser preventivo

En la era actual, definida por las nuevas tecnologías, también está definida por la sostenibilidad, a partir de la contribución al Desarrollo Sostenible mediante el cumplimiento de la Agenda 2030, con los objetivos y metas contenidos en los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Bajo este contexto, surge un nuevo ciudadano, aquí propuesto con el nombre de “Ciudadano Moral”, que se implica, promueve y fomenta la contribución de todos para lograr alcanzar esos objetivos y metas antes descritos.

Para conseguirlo, el nuevo ciudadano se aviene a un ideario, que es la guía de actuación a aplicar para fomentar y promover el desarrollo sostenible.

El ideario consta de 10 ideas fundamentales que el nuevo ciudadano debe asumir como innatas para su misión en la actuación y comportamiento adheridos a la sostenibilidad.

La quinta idea que forma parte del ideario es la siguiente: “ser preventivo”.

Ser preventivo es la acción de prevenir, que, según el diccionario, significa “preparar, aparejar y disponer con anticipación lo necesario para un fin”; “prever, ver, conocer de antemano o con anticipación un daño o perjuicio”; “advertir, informar o avisar a alguien de algo”.

Son innumerables los estudios, informes y demás publicaciones de la comunidad científica mundial que nos advierten de las consecuencias nefastas que tiene al actual modelo de crecimiento y desarrollo. Dichas consecuencias afectan al planeta, a la economía y, por tanto, a la sociedad.

Ser preventivo es tomar consciencia de estas advertencias, de estas informaciones y, por tanto, disponer de las herramientas necesarias para promover el cambio hacia un modelo de crecimiento basado en criterios sostenibles y responsables.

Desde aquí, proponemos diferentes acciones preventivas, en forma de preguntas a realizarse antes de comprar un producto o aceptar un servicio.

Son las siguientes:

Método de producción utilizado (sello de producción ecológica, materiales, procesos, etc.).
Método de comercialización empleado: comercio justo, economía social y colaborativa, etc.
Empresas y marcas socialmente responsables: empresas B Corp, empresas del 4º sector, etc.
Marketing con causa: donaciones a proyectos por tu compra realizada, etc.
Energía consumida: utilización de energías renovables, eficiencia energética, etc.
Huella climática generada (cambio climático): huella CO2, huella hídrica, huella ambiental, etc.
Servicios que impulsan una economía verde y responsable.
Servicios con sellos y certificaciones que garantizan un mínimo impacto al planeta.
Trato justo a los trabajadores, ausencia de corrupción y de competencia desleal.
Respeto a los Derechos Humanos en toda la cadena de valor.

Conocer estas informaciones acerca de las empresas y resto de organizaciones, implica ser preventivo, conocer de antemano el impacto que genera tu acción de compra o de consumo. El nuevo ciudadano lo incorpora de forma cada vez más consciente.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Clara Martínez-Toledano

CLARA MARTINEZ-TOLEDANO – WORLD INEQUALITY LAB

Clara Martínez-Toledano cursa el doctorado en Economía en Paris School of Economics con una Beca de Excelencia dela Fundación Rafael del Pino y es investigadora asociada al Laboratorio sobre la Desigualdad Global (World Inequality Lab).

Sus temas de investigación son economía de la desigualdad y finanzas públicas. Compatibiliza los estudios de doctorado colaborando como consultora externa para la División de España de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Clara Martínez-Toledano:

Me considero una persona familiar, sociable, sensible, activa y empática. Disfruto mucho con mi trabajo, soy muy persistente y optimista.

Responsablia: Como miembro del “Laboratorio Mundial sobre la Desigualdad”, ¿Cómo valoras el ODS nº10 “Reducir la desigualdad en y entre los países”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué esfuerzos consideras que debe realizar para lograrlo?

Clara Martínez-Toledano:

España consiguió reducir los niveles de desigualdad de la renta y de la riqueza desde los años ochenta hasta principios de los dos mil, sin embargo, a raíz del estallido de la crisis reciente los niveles de concentración de renta y de riqueza se han disparado y la tendencia que se observa es creciente.

Para poder revertir esta tendencia y cumplir con el ODS nº10 en 2030, España necesita que su crecimiento económico sea inclusivo, lo que no ha logrado en la última década. Entre los posibles esfuerzos que debería realizar para cumplir con este objetivo está la reducción de la tasa de pobreza, la de abandono escolar y la de desempleo, al mismo tiempo que mejorar la productividad.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para disminuir la desigualdad en los países? ¿Cómo valoras la idoneidad de incorporar la denominada “Renta básica o mínima universal”? ¿Qué papel pueden ejercer en este asunto los otros sectores económicos, en particular la empresa y el tercer sector?

Clara Martínez-Toledano:

La desigualdad es un fenómeno multidimensional y existen muchas medidas que pueden ayudar a disminuirla dentro de un país. Los gobiernos pueden contribuir a reducir la desigualdad instaurando un sistema fiscal más progresivo, por ejemplo, vía supresión de beneficios fiscales regresivos y/o vía subida de tipos marginales en los tramos más altos del impuesto sobre la renta de las personas físicas, patrimonio, transmisiones patrimoniales, sociedades y/o sucesiones.

La competencia fiscal entre regiones dentro de un mismo país y la evasión fiscal a través de paraísos fiscales también puede exacerbar los niveles de desigualdad, pues los individuos más acaudalados son los que más se benefician de las diferencias en los sistemas fiscales entre regiones moviendo su residencia fiscal y depositando sus activos financieros en países con tipos impositivos bajos o nulos. Armonizar los impuestos entre regiones podría contribuir a reducir la desigualdad.

La renta básica es una medida que también puede contribuir a reducir la desigualdad pero su diseño es complejo, puesto que es un instrumento costoso y regresivo si no se complementa con otras medidas que beneficien a los individuos de bajos ingresos. Hoyne y Rothstein (2018) y Banerjee, Niehaus y Suri (2019) resumen de manera muy divulgativa las ventajas e inconvenientes de esta medida en países desarrollados y en vía de desarrollo.

Los gobiernos también pueden contribuir a reducir la desigualdad llevando a cabo medidas que fomenten las tasas de escolarización temprana –como el aumento de la oferta de escuelas públicas infantiles o subsidios para las clases menos pudientes–, y reduzcan la tasa de abandono escolar –con un sistema educativo más flexible y diverso que fomente por ejemplo la formación dual como alternativa a la formación profesional tradicional y la educación universitaria–.

Los gobiernos pueden colaborar en la reducción de la tasa de desempleo ofertando más trabajo público y/o fomentando la creación y el crecimiento de las empresas así como la inversión en I+D. No obstante, el gobierno no es solo el único actor capaz de reducir la desigualdad y el sector empresarial también puede contribuir a ello ofertando más empleo y, por ejemplo, instaurando unos sistemas retributivos más equitativos dentro de las empresas.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para disminuir la desigualdad entre países? ¿Qué criterios se deben incorporar para seleccionar la ayuda al desarrollo? ¿Cómo valoras incorporar una decisión popular sobre el destino de esta ayuda? ¿Cómo verificar que la ayuda realmente llega a sus destinatarios?

Clara Martínez-Toledano:

Como ya he mencionado antes, la desigualdad es un fenómeno multidimensional y existen muchas medidas que pueden ayudar a disminuirla también entre países. La inmigración es un fenómeno que puede contribuir a reducir la desigualdad entre países, pues muchos de los inmigrantes envían remesas a sus familiares en sus países de origen y en ocasiones, acumulan capital humano y regresan a su país con una mejor formación que les permite generar más ingresos y transmitir sus conocimientos al resto.

Controlar la evasión fiscal que existe especialmente gracias a los paraísos fiscales también puede contribuir a reducir las desigualdades entre países, puesto que existen grandes diferencias entre países en los niveles de tenencia de activos financieros en paraísos fiscales.

Armonizar los impuestos entre regiones para las grandes corporaciones también podría contribuir a reducir la desigualdad entre regiones, puesto que estas empresas dejarían de tener incentivos a tener sedes en países con bajos impuestos y los gobiernos del resto de países podrían obtener una mayor recaudación y por lo tanto disponer de una mayor capacidad redistributiva.

La ayuda al desarrollo es otra vía para poder reducir la desigualdad entre regiones pero su diseño e implementación es complejo y costoso. Entre los criterios que se deben incorporar para seleccionar la ayuda al desarrollo destacaría el nivel de necesidad del país y la viabilidad del proyecto en el caso de que la ayuda sea condicionada.

En general, suelo valorar positivamente la existencia de consultas populares sobre el gasto de dinero público, como ya se hace en algunos ayuntamientos españoles. No obstante, para un tema como la Ayuda al Desarrollo, considero que es difícil para la ciudadanía poder valorar cuál es el mejor destino de las ayudas por desconocer las necesidades de los distintos países y la viabilidad de los proyectos. Me inclinaría por un panel de expertos para tomar estas decisiones con criterios objetivos y transparentes.

Para verificar que la ayuda llega realmente a los destinatarios habría que hacer, como ya ocurre en muchos casos, un seguimiento y realizar evaluaciones rigurosas de los proyectos.

Responsablia: Respecto al “Laboratorio sobre la Desigualdad Global”, ¿Cuáles son sus principales líneas de actuación? ¿Qué argumentos hay que trasladar a la sociedad para promover y facilitar una disminución de la desigualdad? ¿Qué papel juega la educación, por ejemplo, incorporando la educación en la diversidad?

Clara Martínez-Toledano:

El Laboratorio sobre la Desigualdad Global tiene como objetivo promover la investigación sobre las dinámicas de la desigualdad global y proporcionar acceso libre a la base de datos más extensa sobre la evolución histórica de la distribución del ingreso y la riqueza a nivel mundial (wid.world), para que los distintos actores sociales puedan participar de manera más informada en el debate sobre la desigualdad.

Para promover y facilitar una disminución de la desigualdad es importante informar a la sociedad del estado y la evolución de la desigualdad en y entre los distintos países. Una sociedad con una mayoría a favor de reducir la desigualdad puede contribuir a que actores como el gobierno o el tejido empresarial se involucren más en fomentar medidas que reduzcan la desigualdad.

Educar en la diversidad puede contribuir a que la sociedad esté más preocupada por combatir la desigualdad entre regiones, raza, género etc. y demande unas políticas más enfocadas a disminuirla.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Clara Martínez-Toledano:

Frase: “Es un error entender la alta desigualdad de hoy como un producto de fuerzas sobre las que no tenemos control.” (Anthony B. Atkinson)

Libro: “Desigualdad: ¿Qué podemos hacer?“ (Anthony B. Atkinson, 2015)

Referente: Anthony B. Atkinson

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº10: desigualdad

La Agenda 2030 está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº10 lleva por título “Reducir la desigualdad en y entre los países”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

– De aquí a 2030, lograr progresivamente y mantener el crecimiento de los ingresos del 40% más pobre de la población a una tasa superior a la media nacional.
– De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición.
Garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad de resultados, incluso eliminando las leyes, políticas y prácticas discriminatorias y promoviendo legislaciones, políticas y medidas adecuadas a ese respecto.
Adoptar políticas, especialmente fiscales, salariales y de protección social, y lograr progresivamente una mayor igualdad.
Mejorar la reglamentación y vigilancia de las instituciones y los mercados financieros mundiales y fortalecer la aplicación de esos reglamentos.
Asegurar una mayor representación e intervención de los países en desarrollo en las decisiones adoptadas por las instituciones económicas y financieras internacionales para aumentar la eficacia, fiabilidad, rendición de cuentas y legitimidad de esas instituciones.
Facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas.

Para ello se deberá:

– Aplicar el principio del trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, de conformidad con los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio.
– Fomentar la asistencia oficial para el desarrollo y las corrientes financieras, incluida la inversión extranjera directa, para los Estados con mayores necesidades, en particular los países menos adelantados, los países africanos, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países en desarrollo sin litoral, en consonancia con sus planes y programas nacionales.
– De aquí a 2030, reducir a menos del 3% los costos de transacción de las remesas de los migrantes y eliminar los corredores de remesas con un costo superior al 5%.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

Incorporar en cada país la denominada “renta mínima universal”, sin distinción de raza, etnia, origen, religión u otra condición.
Establecer una normativa en cada país que regule y fije la ayuda a la cooperación al desarrollo, con cargo al presupuesto. En 2030 llegar al 0,7% del PIB.
Efectuar auditorías externas que comprueben el destino y la correcta aplicación de la ayuda recibida por el país evaluado, que corresponde a la cooperación al desarrollo.
Disminuir la desigualdad fiscal existente entre países, promoviendo áreas fiscales comunes (por ejemplo, la unión fiscal europea).
Fomentar la inclusión social con ayudas para el acceso a servicios básicos (vivienda, energía, etc.), así cómo a formación gratuita para facilitar el acceso al mercado de trabajo.
Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº10.
Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº10.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia, Sin categoría

Los nuevos grupos de interés (IV): los embajadores

En la era de la sostenibilidad actual, definida a partir de la Agenda 2030, con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, surge una nueva empresa, cuyo propósito, además de proporcionar productos y/o servicios a la sociedad, lo efectúa con un compromiso decidido para su contribución al desarrollo sostenible.

Bajo este contexto, desde este blog bautizamos a esta nueva empresa con el nombre de “empresa dispuesta”, y se caracteriza por incorporar en su estrategia y gestión, en sus políticas, procesos y procedimientos, de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa. Es la vía utilizada por la empresa para contribuir al desarrollo sostenible.

De entre los elementos de gestión más importantes que incorpora la RSC, encontramos la gestión de los grupos de interés. Se deben analizar, priorizar y establecer las mejores vías de relación y comunicación con cada uno de ellos.

Además de los grupos de interés conocidos, encontramos la aparición de “nuevos grupos de interés”, nuevos actores externos que la empresa deberá considerar para poder alcanzar sus objetivos en metas en materia de sostenibilidad.

Vamos a desarrollar un nuevo grupo de interés. “los embajadores”.

Un embajador, según el diccionario, es una persona, entidad o cosa que por ser características de un lugar o país se consideran representativas de ellos. En el caso que nos ocupa, y con el contexto ya definido con anterioridad, un embajador es una persona que representa a una empresa (u otra organización).

Desde aquí se proponen diferentes criterios para seleccionar al mejor embajador de tu empresa, en relación con sus prácticas en sostenibilidad, teniendo en cuenta el triple impacto generado: a nivel económico, a nivel ambiental y a nivel medioambiental.

Los criterios propuestos son los siguientes:

  • Ser famoso: conocido por una amplia proporción de la población.
  • Tener reconocimiento: haber sido premiada su labor por su actividad.
  • Gozar de prestigio: la comunidad le proporciona las características de liderazgo.
  • Ser influyente: tener muchos simpatizantes, seguidores, etc.
  • Ser comprometido: conocido por su participación en causas solidarias, etc.

Incorporando algunos de esos criterios, en función de la actividad de la empresa, y en función de su contribución con el desarrollo sostenible, la condición imprescindible que tiene que tener el embajador de una empresa, es decir, la persona elegida, es la de que se identifique de forma inequívoca, explícita y sincera con los valores y los compromisos de la empresa en materia de sostenibilidad.

Gracias a disponer de un embajador, los compromisos y la contribución a la sostenibilidad por parte de la empresa, tendrá un mayor grado de conocimiento por parte de la población, lo que supone un incremento de la reputación corporativa y de la imagen de marca.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (IV): ser aliado

Ya es una realidad que la sociedad está inmersa, a partir de la aprobación en 2015 por la ONU de la Agenda 2030, en la era de la sostenibilidad. Ello implica que hay que intentar cumplir con los diferentes objetivos y metas previstos en los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En esta nueva era, bajo este contexto, emerge un nuevo ciudadano, que aquí se le bautiza con el nombre de “Ciudadano Moral”, totalmente comprometido con el fomento del desarrollo sostenible, para lograr una mejora en la economía, en la sociedad y en el planeta.

El nuevo ciudadano se dota de un ideario, aplicable a todas las personas que crean en el desarrollo sostenible, que supone una guía de actuación para fomentar dicho desarrollo.

Dicho ideario constaría de 10 ideas fundamentales para cumplir con los compromisos y las actuaciones a desarrollar por el nuevo ciudadano.

La cuarta idea que forma parte del ideario es la siguiente: “ser aliado”.

Ser aliado significa, según el diccionario, el dicho a una persona la cual se ha unido y coligado con otra para alcanzar un mismo fin.

Por lo tanto, el nuevo ciudadano irá en busca de “alianzas”, y gracias a ellas se podrán conseguir avances significativos que sumen para fomentar y contribuir al desarrollo sostenible.

Existirán tres líneas de actuación fundamentales para establecer alianzas:

  • Para mejorar la economía: promover la competencia justa, la ausencia de corrupción, las prácticas laborales inclusivas y equitativas, etc.
  • Para mejorar el planeta: incorporar las energías limpias, la economía circular, la eficiencia energética, la minimización de la huella de carbono, etc.
  • Para mejorar la sociedad: reducir la pobreza, reducir la desigualdad, promover la igualdad y la no discriminación, proteger el estado de bienestar, etc.

Los aliados, por lo tanto, serán individuos (o grupos de ellos agrupados en diferentes organizaciones e instituciones), que tienen como propósito el desarrollo de algunas de las líneas de actuación antes mencionadas, mediante la incorporación de algunas de las actividades que conllevan una mejora de la economía, de la sociedad y/o del planeta.

Las diferentes justificaciones para poder suscribir alianzas son, entre otras, las siguientes:

  • Establecer sinergias (win-win).
  • Desarrollar nuevas líneas de estudio e investigación.
  • Promover sellos y certificaciones para las mejores prácticas.
  • Investigar nuevas líneas de innovación socialmente responsable.
  • Educar, formar y sensibilizar en el fomento del desarrollo sostenible.

Etc…

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Cristina Monge

Cristina Monge – ECODES

Cristina Monge es Politóloga y Doctora por la Universidad de Zaragoza.

Máster en Unión Europea por la UNED, postgrado en participación ciudadana por la Universidad de Zaragoza, Máster en comunicación política por la Universidad Autónoma de Barcelona, y experta en función gerencial de ONGs por ESADE.

Asesora ejecutiva de ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo) y profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza.

Analista política para El país, Cadena SER e Infolibre. Es autora del libro “15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad” (PUZ), que recoge buena parte de su tesis doctoral y coautora de la monografía “La iniciativa social de mediación en los conflictos del agua en Aragón”, que analiza la experiencia de mediación social en los conflictos ocasionados por la construcción de grandes embalses en Aragón.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Cristina Monge:

Soy una persona inquieta, curiosa y sobre todo, que intenta ser feliz. Exigente conmigo misma y con el resto, pero consciente de que, en la vida, como dice José Luis Batalla, vicepresidente de Ecodes, el objetivo es ser felices.

Responsablia: Como asesora ejecutiva de ECODES, “Ecología y Desarrollo”, entidad del Tercer Sector, ¿Cómo valoras el ODS nº9 “Industria, innovación e infraestructura”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué deberá realizar para lograrlo?

Cristina Monge:

Los ODS suponen un importante compromiso de transformación social para el conjunto de la sociedad. El sector industrial y de infraestructuras, por su enorme impacto, no puede quedar al margen, y ha de asumir también el desafío que supone la sostenibilidad.

En España, en este objetivo como en el resto, se están dando pasos importantes, pero no son suficientes. Necesitamos ser más ambiciosos y más rápidos. El reto es enorme, se trata del mayor desafío que la humanidad tiene ante sí, y no podemos quedarnos tibios ni dilatar las decisiones. Cuanto más tardemos, además, más difícil y traumático será el cambio. Nos jugamos nuestra supervivencia como especie.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para potenciar la inversión en innovación? ¿Y la inversión en infraestructuras (transporte, energía, las TIC, etc.)? ¿Qué actores se deberían implicar en esta línea de actuación?

Cristina Monge:

Las TIC y la innovación deben estar al servicio de la sostenibilidad económica, social y ambiental. Se trata de cambiar el paradigma, de entender que es necesaria una nueva relación con el ecosistema y en ese sentido, integrar las variables ambientales y sociales como cuestión fundamental de todas las actuaciones.

En imprescindible implicar al conjunto de la sociedad. Una infraestructura que tiene contestación social o no cuenta con el apoyo de la comunidad está condenada a sufrir todo tipo de problemas. Entender esto es comprender que todas las acciones impactan en el territorio y en la sociedad, por lo que tanto los actores sociales como las variables ambientales deben estar presentes.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo se debería articular una industrialización que sea compatible con el Desarrollo Sostenible? ¿Qué medidas deberían acompañar la misma? ¿Quiénes son los aliados, qué alianzas se deben establecer para llevarlo a cabo?

Cristina Monge:

No es tan difícil. Se trata de incorporar el análisis de los impactos que lleva cualquier actuación desde el principio de la planificación, de forma que recorra el conjunto del proyecto. La industria es una parte esencial de nuestra economía y para seguir siendo viable necesita asumir que tiene impactos, conocerlos, y gestionarlos de la forma más eficaz posible para minimizarlos y compensarlos.

Actualmente la ley de información extrafinanciera avanza en este sentido. Que sea necesario reportar e informar sobre estos aspectos de la gestión ayudará, sin duda, a que sea más integral, más coherente y más eficaz.

En cuanto a aliados, si bien la sostenibilidad es un desafío que debemos asumir desde una red de alianzas, necesitamos que el conocimiento, la ciencia y la técnica se pongan a trabajar para hacer realidad esta transformación. Cada día hay más conciencia social de que no hay tiempo que perder. Hoy la sociedad ha dejado de debatir el “qué” para empezar a profundizar en los “cómo”. Ya nadie discute que la lucha contra el cambio climático es prioritaria. Hoy la discusión se centra en cómo hacerla viable y eficaz.

Responsablia: Desde ECODES se propone una transición a una economía verde, inclusiva y responsable. ¿Cuál es la fórmula que proponéis para lograrlo? ¿Cuáles son vuestras principales líneas de actuación? ¿Cómo se puede alinear vuestro propósito con el futuro de la industria, la innovación y las infraestructuras?

Cristina Monge:

En Ecodes trabajamos para conseguir el bienestar de todas las personas dentro de los límites del planeta. Nuestro objetivo es acelerar la transición a una economía verde, inclusiva y responsable, enmarcada en una nueva gobernanza, mediante la innovación y la creación de puentes y alianzas. Para conseguirlo, buscamos cómplices entre la ciudadanía, las organizaciones de la sociedad civil, las empresas y las administraciones públicas, es decir, con el conjunto de la sociedad. Entendemos que sólo si contamos con todo el mundo será posible asumir el mayor desafío que tiene hoy la humanidad, el cambio climático.

Desde hace un par de años hemos repensado nuestra estrategia en clave de la Agenda 2030. En Ecodes asumimos como propia la Agenda Global y focalizamos nuestro trabajo en el ODS 13, dedicado al cambio climático, y en todos los que se relacionan con él.

La industria, la innovación y las infraestructuras no pueden ser ajenas a todo esto, por lo que deben alinearse con esta Agenda desde su globalidad. Conocer el impacto que producen a todos los niveles, y gestionarlo para minimizarlo es un gran desafío que no puede obviarse.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Cristina Monge:

Frase: “La lucha contra el cambio climático y la defensa ambiental pasa por sentar al futuro a la mesa de negociación”. Daniel Innerarity.

Libro: “Esto lo cambia todo”, de Naomi Klein.

Referente: Todos los y las jóvenes que están saliendo a la calle a gritar “Fridays for Future”.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº9: infraestructuras

La Agenda 2030 está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº9 lleva por título “Industria, innovación e infraestructuras”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad, incluidas infraestructuras regionales y transfronterizas, para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano, haciendo especial hincapié en el acceso asequible y equitativo para todos.
  • Promover una industrialización inclusiva y sostenible y, de aquí a 2030, aumentar significativamente la contribución de la industria al empleo y al producto interno bruto, de acuerdo con las circunstancias nacionales, y duplicar esa contribución en los países menos adelantados.
  • Aumentar el acceso de las pequeñas industrias y otras empresas, particularmente en los países en desarrollo, a los servicios financieros, incluidos créditos asequibles, y su integración en las cadenas de valor y los mercados.
  • De aquí a 2030, modernizar la infraestructura y reconvertir las industrias para que sean sostenibles, utilizando los recursos con mayor eficacia y promoviendo la adopción de tecnologías y procesos industriales limpios y ambientalmente racionales, y logrando que todos los países tomen medidas de acuerdo con sus capacidades respectivas.
  • Aumentar la investigación científica y mejorar la capacidad tecnológica de los sectores industriales de todos los países, en particular los países en desarrollo, entre otras cosas fomentando la innovación y aumentando considerablemente, de aquí a 2030, el número de personas que trabajan en investigación y desarrollo por millón de habitantes y los gastos de los sectores público y privado en investigación y desarrollo.

Para ello se deberá:

  • Facilitar el desarrollo de infraestructuras sostenibles y resilientes en los países en desarrollo mediante un mayor apoyo financiero, tecnológico y técnico a los países africanos, los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo.
  • Apoyar el desarrollo de tecnologías, la investigación y la innovación nacionales en los países en desarrollo, incluso garantizando un entorno normativo propicio a la diversificación industrial y la adición de valor a los productos básicos, entre otras cosas.
  • Aumentar significativamente el acceso a la tecnología de la información y las comunicaciones y esforzarse por proporcionar acceso universal y asequible a Internet en los países menos adelantados de aquí a 2020.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Promover infraestructuras para la movilidad sostenible, como electrolineras y otras alternativas a la gasolina y el diésel.
  • Potenciar las industrias relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente, incorporando energías limpias, economía circular y otros procesos que favorezcan la lucha contra el cambio climático.
  • Incorporar las nuevas tecnologías a las industrias, promoviendo la justa competencia y el acceso a las mismas a las pymes.
  • Incentivar desde las administraciones públicas, la inversión en investigación e innovación, con diferentes medidas fiscales y otros incentivos económicos.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº9.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº9.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Los nuevos grupos de interés (III): los partners

Mediante la aprobación de la denominada “Agenda 2030” que se desarrolla a partir de los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, las empresas y el resto de organizaciones se involucran con la misma a partir de su compromiso y contribución con las metas incorporadas a los ODS.

La incorporación de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, fundamenta a partir de la idea del “Desarrollo Sostenible”, en su estrategia, buen gobierno, gestión y operativa diaria, es la fórmula utilizada por las empresas y resto de organizaciones para la contribución a la Agenda 2030. Ello implica reportar toda la información relativa al impacto generado por las decisiones y por la actividad de la organización, en la economía, en la sociedad y en el medio ambiente.

Uno de los elementos de gestión clave de la RSC es la gestión de los grupos de interés. Se tienen que identificar, conocer sus expectativas, comportamientos, anhelos, actitudes, repercusiones y, en definitiva, valorar el impacto y grado de importancia que tienen con respecto a la empresa. La gestión se basa en una selección pormenorizada de los mismos, estableciendo los mejores métodos relacionales, con los canales idóneos y los interlocutores adecuados.

El objetivo es generar confianza y credibilidad, lo que implica una mejor reputación e imagen de marca, siempre asociadas a criterios de sostenibilidad.

Además de los grupos de interés convencionales, se deberán considerar la aparición de “nuevos grupos de interés” a partir de nuevos actores externos con los que la empresa se deberá relacionar. Vamos a desarrollar un nuevo grupo de interés, “los partners”.

Los “partners” (compañeros), cobran especial importancia gracias al ODS nº17: “Alianzas” (el título completo es: “Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”).

Las empresas buscan, en su empeño por adherirse a las metas asociadas a los ODS, una mejor contribución mediante compromisos con el desarrollo sostenible. Es en este contexto que las empresas buscan “compañeros de viaje” (partners) para, entre otras opciones:

  • Desarrollar nuevos productos y/o servicios, aplicando criterios sostenibles.
  • Innovación aplicada para mejorar y ampliar utilidades y nuevos usos a los productos y/o servicios existentes.
  • Desarrollar diferentes programas de acción social (con ONGs, Fundaciones, etc.).
  • Desarrollar diferentes programas de impacto medioambiental (ONGs, asociaciones, etc.).
  • Educación y sensibilización en un consumo y/o producción responsable.
  • Innovación disruptiva, generando un impacto social positivo.
  • Relaciones Públicas mediante la celebración de eventos sostenibles.
  • Promover mejores prácticas y regulación en los sectores productivos (con las Administraciones Públicas, sindicatos, etc.).

Las alianzas implican que las empresas deben seleccionar a los mejores y más adecuados “partners” que las ayuden a alcanzar sus objetivos y metas en materia de sostenibilidad.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (III): ser pacífico

En la actualidad estamos inmersos en la denominada “era de la sostenibilidad”, fundamentada en la involucración global mediante la aprobación de la denominada “Agenda 2030” que se desarrolla a partir de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En esta nueva era, emerge un nuevo ciudadano que se preocupa por el Desarrollo Sostenible, que desde este blog se le propone con el nombre de “Ciudadano Moral”.

La contribución del nuevo ciudadano al desarrollo sostenible implica valorar el triple impacto que generan sus decisiones, actitudes y comportamientos a la sociedad, al medio ambiente y a la economía.

Para poder afianzar esta figura del ciudadano emergente, se propone incorporar un ideario dirigido a la sociedad en general, a modo de guía de actuación para que todos puedan ser sensibles al desarrollo sostenible.

El ideario sería aplicable a partir de una nueva conciencia y unos valores adoptados por el ciudadano emergente. Todo ello formaría parte de la “cultura de la sostenibilidad”.

El ideario que se propone constaría de 10 ideas que cualquier ciudadano incorporaría en su día a día. La tercera idea que forma parte del ideario es la siguiente: “ser pacífico”.

Ser pacífico significa, según el diccionario, ser tranquilo, sosegado, que no provoca luchas ni discordias; persona que está en paz y que no se altera por disturbios; que no tiene o no halla contradicción o alteración en su estado.

La implicación de esta idea, aplicada al nuevo ciudadano, implica entre otras, las siguientes aptitudes:

  • Tranquilidad ante el convencimiento y las ventajas que tienen la contribución al desarrollo sostenible.
  • Templanza ante disensiones, discusiones, respuestas no previstas, negativas y cualquier otra fórmula que impida el fomento de la sostenibilidad.
  • Apuesta la resolución de conflictos de forma no agresiva, evitando la demanda e ir en contra de la otra parte de forma punitiva.
  • Motivar, persuadir y convencer al otro utilizando los argumentos, los ejemplos de buenas prácticas ya constatadas y, en general, adoptar cualquier método que sea contrario a la imposición del criterio propio.

En definitiva, cuando el nuevo ciudadano propaga su mensaje al resto de su comunidad para comunicar y promover la mejor, más intensa y más decidida contribución y compromiso hacia el desarrollo sostenible, tiene en cuenta que dicho mensaje debe ir acompañado de una idea clara de respeto hacia el otro, huyendo de cualquier tipo de enfrentamiento y buscando siempre la mejor fórmula para arreglar las diferencias que puedan surgir.

Incorporar esta idea es, en sí misma, un argumento a esgrimir en el mensaje del fomento de un comportamiento comprometido con el desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies