Author Archives Emilio Moral

Relaciones (I): generalidades (I)

En la nueva era, “la era de la sostenibilidad”, las empresas tienen que considerar el impacto que genera su actividad y sus decisiones en la sociedad, en la economía y en el planeta.

Esta nueva realidad se apoya a nivel global en la denominada “Agenda 2030”, definida a partir de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, 0DS.

Bajo este contexto, emerge una nueva empresa, desde aquí propuesta con el nombre de “Empresa Dispuesta”, en la que tiene en cuenta la sostenibilidad en su estrategia, gestión y operación.

La manera de implementar esta nueva realidad es mediante la adopción de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa.

Uno de los elementos de gestión fundamentales de la RSC es la identificación y gestión de los grupos de interés con los que la empresa se relaciona e interactúa.

A la hora de identificar a los diferentes grupos de interés, tanto los de índole general (empleados, clientes, proveedores, directivos, propiedad, inversores, Administraciones Públicas, etc.) como los de índole sectorial (patronal del sector, sindicatos mayoritarios, competencia, alianzas, sinergias, etc.), se debe de analizar la relación a llevar a cabo para cada uno de ellos.

Para medir la relación a llevar a cabo con un grupo de interés y, por tanto, su priorización, hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

  • Incidencia: la influencia y la repercusión que tiene en ese grupo de interés, según la actividad y las decisiones que se toman. Es un factor “ex – ante”.
  • Impacto: el efecto producido de forma directa o indirecta en ese grupo de interés, positivo o negativo, una vez llevada a cabo la actividad concreta o la decisión tomada. Es un factor “ex -post”.

El cuadro que se puede dar, en función de las dos variables analizadas, implica una matriz de riesgos para la relación con el grupo de interés, que se adjunta en la figura ilustrativa inicial.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Roles (I): familiar

En una sociedad en la que ya es incuestionable que su desarrollo está marcado por una nueva era, “la era de la sostenibilidad”, todas las decisiones, todas las actividades, todos nuestros comportamientos y actitudes tienen un impacto y unas repercusiones que afectan a la sostenibilidad, tanto de la comunidad local donde uno reside, como en la sociedad en general.

A nivel global, este cambio de paradigma viene definido por la denominada “Agenda 2030”, mediante la aprobación en septiembre de 2015 en la ONU de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, los ODS.

Bajo este contexto, emerge un nuevo ciudadano, totalmente concienciado con esta nueva realidad, que desde aquí le proponemos con el nombre de “Ciudadano Moral”.

El nuevo ciudadano tiene que incorporar, desde sus diferentes roles, entendidos como diferentes papeles o funciones que se desempeñan a lo largo de la vida, esta nueva realidad.

Se van a analizar desde diferentes roles, diferentes acciones que ayuden a fomentar e incorporar la sostenibilidad en el quehacer diario tanto del ciudadano como de las personas vinculadas en función de esos roles. Para ello se apoyará en el ideario que ya se ha definido con anterioridad.

El primer rol que se analiza es el “rol familiar”.

Los diferentes papeles que podemos encontrar son los siguientes:

  • Papel de padre o madre: educar, concienciar, ser ejemplo de buenas prácticas, etc., promover actitudes y comportamientos a los hijos e hijas.
  • Papel de hijo o hija: aprender, averiguar y experimentar, conocer y desarrollar, elegir el camino a emprender en la vida.
  • Papel de esposo o esposa: compartir, ser corresponsable, planificar, promover acciones en grupo familiar, apopo mutuo.
  • Papel de hermano o hermana: comprender, ayudar, empatizar, ser solidario, compartir y apoyar al otro.

Desde estos papeles, y sus definiciones primarias, encontramos su proyección en materia de sostenibilidad:

  • Papel de padre o madre: educar y concienciar en esta materia, promover buenas prácticas, experimentar y demostrar los logros y beneficios que se obtienen.
  • Papel de hijo o hija: aprender y conocer las bondades de la sostenibilidad, cómo afecta a las decisiones que se irán tomando en la vida.
  • Papel de esposo o esposa: ser corresponsable en la educación, en las tareas y en las prácticas dirigidas y enfocadas en la sostenibilidad.
  • Papel de hermano o hermana: compartir experiencias, ser solidario en el aprendizaje de una nueva cultura sostenible.

Es desde el núcleo familiar donde se empieza a desarrollar la conciencia del nuevo ciudadano, enfocada hacia un desarrollo personal y profesional teniendo en cuenta las decisiones que toma, y su afectación al desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Borja Vega

Borja Vega, Alianzas Estratégicas en la ONG “Ayuda en Acción”

Borja tiene 15 años de experiencia profesional en departamentos de marketing y RSC del sector tecnológico y fundacional.

Con buena capacidad de comunicación y conocimientos de los ámbitos del Marketing Relacional, la Gestión de los Stakeholders y el Impacto Social trabajo junto a entidades y empresas en Inversiones de Impacto, Voluntariado Corporativo y Marketing Social.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Borja Vega: Para esto no vale un tweet. Una persona que busca contribuir a generar un impacto positivo que se traduzca en: menos desigualdad y mayor acceso a los derechos fundamentales para todas las personas en todas las partes del mundo; ayudando a empresas y fundaciones a diseñar y poner en marcha programas de Responsabilidad Social, que se construyen mediante relatos de transformación que las conectan con sus Grupos de Interés (empleados, clientes, inversores…) y las orientan hacia la Sostenibilidad.

Responsablia: Como miembro de “Alianzas Corporativas” de ‘Ayuda en Acción’, ¿Cómo valoras el ODS nº16 “Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas”? ¿Crees que España podrá cumplir con este ODS en 2030? ¿Cómo facilitar este cumplimiento en 2030?

Borja Vega: En primer lugar, es necesario entender que más allá de los mercados, el desarrollo de un país está estrechamente relacionado con la salud de sus poderes públicos y el Estado de Derecho que disfrutan su ciudadanía. Ambos se condicionan mutuamente, de ahí que para facilitar el cumplimiento del ODS 16, en 2030, es necesario poner el foco en estos dos aspectos.

Para una entidad como Ayuda en Acción, entre las cuestiones esenciales a las que es necesario dar respuesta urgente para construir sociedades pacíficas e inclusivas se encuentran la violencia sexual, la trata de personas o la explotación infantil. Tres cuestiones que en mayor o menor medida siguen dándose en España y el resto de países de África, América, Asia y Europa donde tenemos presencia. Tres cuestiones a las que damos respuesta y que se recogen en nuestra estrategia institucional 2019-2021 en un punto específico: Protección frente a la violencia y la intolerancia

Por otro lado, sin un acceso universal a una educación de calidad no puede hablarse de promoción de la justicia, la paz y la inclusión. De acuerdo con los últimos datos de UNICEF, en la actualidad el mundo está inmerso en más conflictos bélicos que en cualquier otro momento de los últimos 30 años. Estos conflictos son directamente los responsables de apartar de la escuela a más de 28 millones de niños y niñas; y, en otros, porque los niños y las niñas se convierten en niños soldados. 

A estas cuestiones se suma la corrupción. Una amenaza global que supone un importante coste económico para los estados y que repercute en el bienestar del conjunto de la sociedad. De hecho, el soborno, el robo y la evasión impositiva representan alrededor de 1,26 billones de dólares al año para los países en desarrollo. Es una cantidad que, obviamente, podría suponer una importante diferencia para, entre otras los cerca de 1,5 millones de personas que viven en situación de pobreza y son destinatarias de nuestros proyectos.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cuáles son los aspectos que un Estado debe considerar para promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas? ¿Qué medidas de tipo normativo, fiscal, educativo, etc., consideras imprescindibles para fomentar este tipo de sociedades?

Borja Vega: Ante todo, debemos afrontar la falta de justicia, la conflictividad o la exclusión como lo que son, problemas en los que se mezclan muchos temas, aparentemente inconexos, pero con puntos en común.

Así, la corrupción implica, no pocas veces, la impunidad de quienes ejercen la violencia sexual o de quienes utilizan mano de obra infantil. Del mismo modo, los conflictos armados son el caldo de cultivo para esos y otros delitos.

Entonces, ¿cómo conectar los puntos y dar respuesta a esta situación? En primer término, estableciendo entornos seguros para la infancia. Por ejemplo, es importante conseguir que todos los nacimientos sean adecuadamente registrados y se garantice el acceso de la infancia a una identidad jurídica desde el momento de su nacimiento, como base sobre la que reclamar y ejercer sus derechos.

También necesitamos avanzar hacia el ODS 16 fortaleciendo las instituciones y los mecanismos nacionales e internacionales de control de las desviaciones. Por ejemplo, vigilando de manera más intensa los movimientos financieros y el tráfico ilegal de armas, o apoyando la recuperación y devolución de los activos robados.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué papel puede y debe jugar el sector privado en el cumplimiento del ODS nº 16? ¿Qué tipo de alianzas y/o sinergias u otro tipo de colaboraciones propones para una mejor contribución del sector privado en el ODS nº 16?

Borja Vega: Las empresas son un nexo común de millones de personas; todas ellas a lo largo de su vida han sido, son y serán clientes, trabajadoras, grupo de interés y en algunos casos participes de su capital a través de los mecanismos de ahorro colectivo disponibles en el mercado. En este sentido las empresas y quienes las gobiernan tienen un papel clave en la consecución de dichos objetivos.

Los retos actuales planteados por la pobreza, el hambre, la disminución de los recursos naturales, la escasez de agua, la desigualdad social, la degradación ambiental, las enfermedades, la corrupción, el racismo y la xenofobia, entre otros factores, suponen un desafío para la paz y generan un terreno fértil para el surgimiento de conflictos.

La promoción de la sostenibilidad y de la responsabilidad social pueden contribuir de manera decisiva a disipar y eliminar estas causas de conflicto y, por tanto, a sentar las bases para una paz duradera. Mientras que, a su vez, la paz consolida las condiciones requeridas para el desarrollo sostenible y moviliza los recursos necesarios que permiten a las sociedades y a las empresas desarrollarse y prosperar.

Responsablia: Respecto a vuestra organización ‘Ayuda en Acción’, ¿Cuáles son sus ejes principales de actuación? ¿Cómo propones educar y concienciar a las generaciones presentes y futuras, para la promoción de sociedades justas, pacíficas e inclusivas?

Borja Vega: Desde Ayuda en Acción trabajamos intensamente en favor de los derechos de las mujeres y la infancia, colectivos que sufren una especial vulnerabilidad. Y lo hacemos en distintos frentes, con la educación como principal herramienta. Esta nos ha servido para luchar activamente en contra de la mutilación genital femenina en países como Kenia o Etiopía, lugares donde el trabajo en colaboración con organizaciones locales nos ha permitido reducir la práctica de esta tradición, una de las formas de violencia de género más agresivas.

La educación también ha sido clave en países como Nepal, donde contamos con tres casas de prevención en las que proporcionamos formación y refugio a supervivientes de la violencia doméstica y adolescentes en riesgo de caer en la trata o que han sido víctimas de ésta. Darles un oficio o los conocimientos necesarios para emprender su propio negocio es la mejor forma de mantenerlas alejadas de esas redes. Además, hemos conseguido que se condene a más de 1.000 traficantes en Nepal y la India, pero no hay que bajar la guardia: cada año más de 20 millones de personas, en el mundo, son víctimas de trata, y un tercio de ellas son menores.

En esta misma línea de promover desde la educación la justicia y la no violencia, trabajamos para impulsar una cultura de Reconciliación y Paz en contextos como el colombiano. En concreto, en la Región Mojana, la infancia y adolescencia no solo conoce sus derechos y se apropia de los mismos, sino que tienen un papel protagonista en la promoción, visibilización, sensibilización y movilización en torno a una cultura de paz en sus comunidades.

Así mismo, y en otro eje de actuación, damos Asistencia Humanitaria a personas refugiadas en Uganda y Etiopía que huyen de países como Sudán del Sur o Eritrea. En ambos casos trabajamos para fortalecer la paz y la convivencia con las sociedades de acogida pues no podemos olvidar que quienes les reciben se encuentran en una situación de vulnerabilidad igual o mayor que los que se han visto forzados a huir.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Borja Vega:

Frase: “Lo esencial es invisible a los ojos“ (Saint Exupéry).

Libro: “Ética para Amador“ (Fernando Savater).

Referente: “Martin Ravallion”.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº16: paz y justicia

La Agenda 2030 la conforman los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, estamos explicando las metas acordadas a alcanzar para cada Objetivo Global.

El ODS nº16 lleva por título “Promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Reducir significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo.
  • Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños.
  • Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos.
  • De aquí a 2030, reducir significativamente las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de los activos robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.
  • Reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas.
  • Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas.
  • Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades.
  • Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.
  • De aquí a 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.
  • Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.

Para ello se deberá:

  • Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.
  • Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Formalizar una normativa penal en los países, que persiga: la violencia en todas sus formas; la delincuencia en todas sus formas; el maltrato, explotación, trata, etc. de los niños/as y las mujeres; la corrupción y el soborno en todas sus manifestaciones.
  • Dotar a las diferentes Administraciones Públicas de los países, de herramientas de transparencia, para la correcta rendición de cuentas de su actividad.
  • Afianzar el Estado de Derecho para: un acceso universal a la justicia; un acceso público a la información de las Administraciones Públicas; la adopción de acuerdos participativos por los diferentes agentes sociales implicados; promover la acción y colaboración ciudadanas.
  • Concienciar desde edades tempranas en promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº16.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº16.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Los nuevos grupos de interés (X): los fans/seguidores

La sociedad del siglo XXI está siendo afectada por distintos cambios de paradigma, uno de los más significativos es el de la sostenibilidad.

La era de la sostenibilidad viene definida por la denominada Agenda 2030, a partir de la definición de 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Es la explicación por la cual emergen nuevas organizaciones, para aplicar los criterios de sostenibilidad en sus decisiones y actividades.

La nueva empresa emergente, aquí la proponemos con el nombre de “empresa dispuesta”, valora y tienen en cuenta el impacto que genera a la sociedad, la economía y el planeta. Y lo aplican incorporando en su estrategia, gestión y operativa diaria la denominada “RSC, Responsabilidad Social Corporativa”, un modelo de gestión sostenible de las organizaciones.

A la hora de valorar el impacto que genera la actividad de la empresa, se tiene en cuenta la identificación y priorización de los diferentes grupos de interés con los que la empresa interactúa y se relaciona. Supone uno de los principales elementos de gestión de la RSC.

Desde este blog consideramos conveniente y adecuado ampliar los grupos de interés que se consideran comunes a las empresas (clientes, proveedores, empleados, etc.), a otros grupos de interés que surgen a partir de la digitalización de la sociedad.

La digitalización de la sociedad se efectúa a partir del desarrollo de las nuevas TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación, además de la globalización de Internet y las RRSS, Redes Sociales.

Estos nuevos grupos de interés, no siempre siguen de forma exhaustiva la definición de “grupo de interés” en su concepción tradicional, pero, en cualquier caso, si que hay que tenerlos en cuenta a la hora de su incidencia en la gestión de las empresas.

En este capítulo, hablamos de un nuevo grupo de interés, “los fans y seguidores”.

Son las personas que han dado lo que se conoce con el nombre de “like” (me gusta) en una página corporativa de la empresa o en uno de sus productos. Ello implica que le gusta o bien la empresa, o bien el producto que comercializa, respectivamente.

A mayor cantidad de fans o seguidores “virtuales”, supone un reconocimiento que implica una mejora en la reputación corporativa y de la imagen de marca.

A continuación, se proponen una serie de acciones a llevar a cabo para la gestión de este nuevo grupo de interés:

  • Comparativa con la competencia.
  • Acciones de seguimiento (encuestas, opiniones, boletines, etc.).
  • Acciones de promoción (descuentos, sorteos, regalos, etc.).
  • Acciones de fidelización (ofertas y noticias exclusivas, eventos, etc.).
  • Producto: participación en el desarrollo, prueba, innovación, etc.
  • Otras acciones: fan del mes, asistencia a ferias y congresos, etc.

Velar por la continuidad de este grupo de interés es una prioridad de la empresa.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (X): ser excelente

En la actualidad, la sociedad está inmersa en cambio profundos, uno de ellos es la sostenibilidad. El cambio de paradigma viene definido por la denominada Agenda 2030, a partir de 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En estas circunstancias, surge la figura de un nuevo ciudadano, preocupado y concienciado con esta nueva realidad, al que denominamos desde aquí como “Ciudadano Moral”.

Para poner en práctica sus anhelos y necesidades, según lo definido en los párrafos anteriores, el nuevo ciudadano se dota de un ideario, que consta de 10 nociones fundamentales. En este blog se están analizando de forma individualizada.

La décima y última noción del ideario del nuevo ciudadano es la siguiente: “ser excelente”.

Excelente significa, según el diccionario, “una persona que sobresale por sus óptimas cualidades”.

En función de esta definición, conviene aclarar el significado de “óptimo” que, según el diccionario, significa “Sumamente bueno, que no puede ser mejor”.

El nuevo ciudadano, a partir de sus preocupaciones, anhelos, expectativas, necesidades y requerimientos, demanda que los diferentes actores actúen bajos criterios de sostenibilidad. Ello implica que dichos actores, con sus decisiones y actividades, valoren cómo impactan en la economía, la sociedad y el planeta.

Y ello implica adoptar esta noción del ideario del nuevo ciudadano en su máxima expresión, es decir, se tiene que llegar al óptimo a partir de la denominada “mejora continua”, en la que las actividades y sus procesos son analizados para alcanzar excelentes criterios de eficacia (la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera), y eficiencia (cumplir un trabajo o función a la perfección).

Por lo tanto, las actitudes, comportamientos y acciones llevadas a cabo por el nuevo ciudadano, que aplica en su vida diaria, en sus diferentes roles (personal, familiar, profesional, etc.), adoptan criterios de sostenibilidad, teniendo en cuenta la mejora continua para intentar alcanzar la excelencia.

El desarrollo sostenible, por lo tanto, será la suma de las acciones tanto de las personas como de las organizaciones (sector público, sector privado, tercer y cuarto sector), en el que las mismas se desarrollan teniendo en cuenta los criterios de excelencia. Ello implica tener en cuenta, para cada acción a llevar a cabo:

  • Los resultados a alcanzar, sus objetivos y metas.
  • La organización de equipos y el estilo de liderazgo.
  • Los procesos a llevar a cabo, su metodología y cronología.
  • La implicación de las personas que intervienen.
  • El proceso continuo de aprendizaje, innovación y mejora.
  • El desarrollo de alianzas con otros actores.

El fin es la sostenibilidad, y el medio es la gestión de las acciones a partir del logro de la excelencia.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Roberto Aquerreta

Roberto Aquerreta, cofundador de la “Asociación Territorios Vivos”

Roberto es un experto en sostenibilidad, medio ambiente y espacios protegidos.

Le atraen especialmente las áreas de montaña y los modelos de desarrollo local basados en la conservación.

En su trabajo valora especialmente la libertad de acción, la multidisciplinariedad y el contacto con otras personas y con el medio natural.

Entre otros títulos formativos, es Licenciado en Economía por la Universidad Pública de Navarra; Máster en Política y Gestión Medioambiental por la Universidad Carlos III de Madrid; Máster en Espacios Naturales Protegidos por la Universidad Complutense de Madrid, Universidad Autónoma de Madrid y Universidad de Alcalá; Curso de Liderazgo e Innovación en Entidades No Lucrativas por ESADE Business School de Madrid y Postgraduate Diploma in Sustainable Mountain Development by University of the Highlands and Islands; Centre for Mountain Studies, Perth, Escocia.

Ha sido, entre otros cargos y responsabilidades, Coordinador de Relaciones Institucionales de ENDESA Cogeneración y Renovables; Responsable de Medio Ambiente de Enel Green Power España; Consultor del Proyecto Empleo y Biodiversidad en España de Fundación Biodiversidad Madrid y Socio Fundador y Director del proyecto “LaSalbaje”.

Es Co-fundador y miembro de la Junta Directiva de la “Asociación Territorios Vivos”, organización dedicada a plantear soluciones ambientales desde la colaboración social.

Además, es colaborador técnico en organizaciones como WWF España, Asociación Trashumancia y Naturaleza, Pangea Consultores, KOAN Consulting, Fundación IPADE, Grupos de Trabajo del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA) y de Red Rural Nacional.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Roberto Aquerreta: Me defino como una persona creativa, amante de la naturaleza, con un punto idealista y romántico en el sentido clásico del término y que cree en que la solución a los problemas socioambientales actuales solo puede venir de la colaboración y cooperación entre diferentes.

Actualmente trabajo como consultor freelance, experto en sostenibilidad en áreas de montaña y espacios protegidos.

Responsablia: Como miembro de la Junta Directiva de la ‘Asociación Territorios Vivos’, ¿Cómo valoras el ODS nº15 “Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad” ? ¿Crees que España podrá cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué medidas consideras imprescindibles desarrollar en España para poder lograrlo?

Roberto Aquerreta: Desde nuestro punto de vista, este objetivo es central ya que no solo descansan sobre él buena parte del conjunto de los ODS, sino que recoge la noción de sostenibilidad en su concepción más fuerte, es decir: asegurar un desarrollo que no implique la degradación de los ecosistemas que lo sustentan y, además, que permita recuperarlos.

En cuanto a nuestra capacidad para cumplir con este ODS en 2030, personalmente creo que es muy difícil hacerlo en toda su dimensión a no ser que se planteen cambios profundos en nuestros modelos de producción y consumo que, además, deberían abordarse desde una perspectiva global.

No hay más que entrar en el detalle de este objetivo para darse cuenta de que es revolucionario: integrar el valor de los ecosistemas y la diversidad biológica en la planificación nacional y local o detener la pérdida de biodiversidad y evitar la extinción de especies amenazadas, entre otros aspectos.

Ya sabemos que estamos inmersos en la sexta extinción masiva de especies en la historia de la vida en la Tierra y lo estamos haciendo realmente bien, a una tasa de entre 1.000 y 10.000 veces superior a la normal. Literalmente, docenas de especies desaparecen cada día y se estima que, para mitad de siglo, podemos haber perdido hasta el 50% de las especies conocidas. Merece la pena recordar una cita del biólogo estadounidense Edward O. Wilson, “si hay un peligro en la historia humana no es tanto la supervivencia de nuestra propia especie sino en la culminación de la ironía última de la evolución: que en el instante de alcanzar la comprensión de sí misma a través de la mente humana, la vida en la Tierra haya condenado sus creaciones más bellas”.

¿Qué medidas considero imprescindibles? En lo global, políticas audaces que prioricen el bien común sobre los intereses sectoriales, basadas en el conocimiento científico. Y en lo local, ser plenamente conscientes de cómo nuestras decisiones cotidianas afectan a nuestro entorno y actuar en consecuencia.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo involucrar a la sociedad en general, a las comunidades locales, a los medios de comunicación, etc., para ayudar a cumplir con este ODS? ¿Cómo generar alianzas público-privadas o con entidades de la sociedad civil que ayuden a ese cumplimiento?

Roberto Aquerreta: Creo que lo primero es hacer partícipe a la sociedad sobre cómo se pueden generar soluciones desde lo local. En los últimos años se ha hecho un esfuerzo considerable en información y en sensibilización, pero no se han dedicado muchos esfuerzos en promover soluciones prácticas y motivadoras desde el nivel individual y comunitario.

En cuanto a los medios de comunicación, desde mi punto de vista el enfoque catastrofista con el que a menudo se abordan las noticias relacionadas con el estado de nuestro planeta es eficaz para llamar la atención, pero escasamente efectivo a la hora de promover soluciones. Por ello creo que es necesario bajar la problemática al terreno, saber por ejemplo como está afectando el cambio climático a un pueblo, a una comarca, con datos cercanos, ciertos y, a partir de ahí, promover acciones desde el colectivo, movilizar ese potencial latente.

La generación de alianzas público-privadas o con la sociedad civil creo que será más fácil una vez sepamos todas las partes cual es nuestra cuota de responsabilidad en el problema y cómo podemos contribuir a la solución desde nuestras posiciones y capacidades. Estoy seguro de que nadie, ni la empresa más depredadora del mundo, querría responsabilizarse de la pérdida de una especie concreta o de generar efectos irreversibles en la atmósfera. El primer paso es comprender como nuestras acciones afectan al colectivo y a nosotros como personas, como comunidad y como organización en un viaje de ida y vuelta.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cuáles son los grupos de interés afectados por el ODS nº 15? ¿Qué papel puede y debe jugar el sector privado? ¿Qué fórmula de financiación es más sostenible, los inversores, la filantropía, el compromiso con este ODS, etc.?

Roberto Aquerreta: Bueno, creo que siendo un objetivo bastante transversal, los afectados en primera línea son las comunidades locales, a quienes más pueden afectar los procesos de desertificación, degradación de suelos, deforestación, etc. En una economía globalizada, se dan procesos de extracción de recursos por parte de agentes externos desde ecosistemas que, en primer lugar, son el sustento de economías locales. Y con menor capacidad de generar bienes y servicios ambientales, menor capacidad de sostener modelos de producción sostenibles.

El papel del sector privado debe comenzar en reconocer su cuota de responsabilidad y a partir de ahí, asumir objetivos ambiciosos y movilizar energías tanto en el propio sector como fuera de él. La capacidad de reacción del sector privado en muchos casos es sensiblemente más alta que la de la propia administración y con alineamiento y coherencia creo se pueden conseguir muchas cosas.

En cuanto a las fórmulas de financiación más convenientes para cumplir este objetivo, creo que todas las opciones son necesarias. Pero más allá de financiación concreta lo interesante es que el mundo financiero alinee sus inversiones a los retos ambientales. El crecimiento de los bonos verdes es un ejemplo de ello, pero también el Marco de Financiación Verde Europeo, o el compromiso de determinados inversores y bancos de no invertir en determinados proyectos por su alto impacto ambiental.

Responsablia: Respecto a la ‘Asociación Territorios Vivos’, ¿Cuáles son sus ejes principales de actuación? ¿Cómo propone educar y concienciar a las generaciones presentes y futuras, para la conservación de nuestra biodiversidad?

Roberto Aquerreta: La Asociación Territorios Vivos es una organización independiente y sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad desde el reconocimiento del valor de los ecosistemas y de la implicación social en su conservación. Contamos con cuatro líneas de acción principales: sensibilización y voluntariado ambiental, cooperación internacional para la sostenibilidad, resiliencia territorial y actividades productivas sostenibles y conservación de la biodiversidad.

Creemos que la mejor manera de concienciar es promoviendo la implicación y el compromiso: involucrarnos en el cuidado de nuestro entorno más cercano y sabiendo que cualquier acción, por pequeña que sea, es importante.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Roberto Aquerreta:

Frase: “Más que por el planeta que queremos dejar a nuestros hijos, debemos preocuparnos por los hijos que queremos dejar a este planeta”.

Libro: “El Barón Rampante”, de Italo Calvino. Un canto a la libertad y al compromiso.

Referente: Quisiera apuntar dos: ‘Félix Rodríguez de la Fuente’, un inspirador para los de nuestra generación e ‘Yvon Chouinard’, fundador de “Patagonia”, una de las empresas más comprometidas del mundo y capaz de movilizar energías a todos los niveles.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº15: biodiversidad

La Agenda 2030 la conforman los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, estamos explicando las metas acordadas a alcanzar para cada Objetivo Global.

El ODS nº15 lleva por título “Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Para 2020, velar por la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas interiores de agua dulce y los servicios que proporcionan, en particular los bosques, los humedales, las montañas y las zonas áridas, en consonancia con las obligaciones contraídas en virtud de acuerdos internacionales.
  • Para 2020, promover la gestión sostenible de todos los tipos de bosques, poner fin a la deforestación, recuperar los bosques degradados e incrementar la forestación y la reforestación a nivel mundial.
  • Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo.
  • Para 2030, velar por la conservación de los ecosistemas montañosos, incluida su diversidad biológica, a fin de mejorar su capacidad de proporcionar beneficios esenciales para el desarrollo sostenible.
  • Adoptar medidas urgentes y significativas para reducir la degradación de los hábitats naturales, detener la pérdida de la diversidad biológica y, para 2020, proteger las especies amenazadas y evitar su extinción.
  • Promover la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos y promover el acceso adecuado a esos recursos, como se ha convenido internacionalmente.
  • Adoptar medidas urgentes para poner fin a la caza furtiva y el tráfico de especies protegidas de flora y fauna y abordar la demanda y la oferta ilegales de productos silvestres.
  • Para 2020, adoptar medidas para prevenir la introducción de especies exóticas invasoras y reducir de forma significativa sus efectos en los ecosistemas terrestres y acuáticos y controlar o erradicar las especies prioritarias.
  • Para 2020, integrar los valores de los ecosistemas y la diversidad biológica en la planificación nacional y local, los procesos de desarrollo, las estrategias de reducción de la pobreza y la contabilidad.

Para ello se deberá:

  • Movilizar y aumentar de manera significativa los recursos financieros procedentes de todas las fuentes para conservar y utilizar de forma sostenible la diversidad biológica y los ecosistemas.
  • Movilizar un volumen apreciable de recursos procedentes de todas las fuentes y a todos los niveles para financiar la gestión forestal sostenible y proporcionar incentivos adecuados a los países en desarrollo para que promuevan dicha gestión, en particular con miras a la conservación y la reforestación.
  • Aumentar el apoyo mundial a la lucha contra la caza furtiva y el tráfico de especies protegidas, en particular aumentando la capacidad de las comunidades locales para promover oportunidades de subsistencia sostenibles.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Para cada país, dotar de un Ministerio o Dirección General específica con dotación presupuestaria para acometer los retos derivados del ODS nº 15.
  • Promover la contratación pública bajo criterios de sostenibilidad, en lo referente a las actuaciones en materia de gestión de los ecosistemas terrestres, los ecosistemas interiores de agua dulce y los servicios que proporcionan, en particular los bosques, los humedales, las montañas y las zonas áridas.
  • Proponer medidas legislativas coercitivas, incluso penales, para la lucha contra la caza furtiva y el tráfico de especies protegidas de flora y fauna.
  • Establecer alianzas público privadas y/o con entidades de la sociedad civil (entidades del tercer sector) para acometer los retos derivados del ODS nº 15.
  • Incentivar la investigación en las materias relacionadas con el ODS nº 15.
  • Educar desde edades tempranas en el conocimiento de las mejores prácticas en las materias relacionadas con el ODS nº 15.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº15.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº15.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Los nuevos grupos de interés (IX): los opinadores

En la era de la sostenibilidad, que viene marcada por la Agenda 2030, aprobada en septiembre de 2015 en la ONU, en la que se establecen y definen 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, emerge una nueva empresa sensible a esta nueva realidad.

Esta nueva empresa, en este blog bautizada con el nombre de “empresa dispuesta”, para poder contribuir al desarrollo sostenible debe de medir los impactos que producen sus actividades a partir de las decisiones que se toman.

Estas decisiones se consideran a partir de una triple incidencia, económica, social y ambiental. Y además se valora también su repercusión a los diferentes grupos de interés afectados por aquéllas.

Para incorporar todos estos elementos en la estrategia, gestión y operación de la empresa, ésta incorporar la RSC, Responsabilidad Social Corporativa.

Uno de los principales elementos de gestión de la RSC lo constituye la gestión de los grupos de interés. Se identifican y se analizan sus expectativas, necesidades, anhelos, repercusiones, exigencias y, en definitiva, se miden las reacciones de cada grupo de interés, a partir de las decisiones y actividades llevadas a cabo por la empresa.

Desde este blog consideramos oportuno analizar, además de los grupos de interés tradicionales, a otros colectivos que están emergiendo a partir del desarrollo de las nuevas TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación, además del apogeo de Internet y las RRSS, Redes Sociales.

Estos colectivos, que no siempre siguen de forma exhaustiva la definición de “grupo de interés”, son personas o grupos que, por su efecto que producen y su alcance, pueden afectar a la operación y gestión de la empresa e, incluso, afectar a su estrategia a largo plazo.

En este capítulo, hablamos de un nuevo grupo de interés, “los opinadores”.

Son personas que dan su opinión con respecto a los productos y servicios ofertados por las empresas, su grado de satisfacción por, entre otros aspectos, los siguientes:

  • Calidad del producto y/o servicio: atributos del mismo y otros aspectos afines.
  • Precio: si es correcto lo satisfecho, en función sobre todo del aspecto anterior.
  • Atención al cliente: antes, durante y después de la venta del producto o prestación del servicio.
  • Experiencia de cliente: a partir del uso prolongado del producto, y a la finalización del servicio.
  • Otros aspectos: seguridad del producto, accesibilidad de información, etc.

Existen en la actualidad sitios web, aplicaciones móviles y redes sociales en donde cualquier persona puede emitir una opinión. Por ello, la incidencia de las opiniones vertidas en los diferentes lugares, formatos y medios es, en la inmensa mayoría de los casos, relevante para el presente y futuro de los productos y servicios ofertados. En concreto, de entre los diferentes supuestos, puede incidir:

  • A corto plazo: respuesta inmediata a opiniones con información falsa, acreditando la información correcta; agradecer las opiniones positivas y preocuparse por las negativas.
  • A largo plazo: modificación de la oferta, atendiendo dichas opiniones.
Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (IX): ser servicial

En septiembre de 2015, se aprueba por unanimidad en la ONU la Agenda 2030, en la que se establecen 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Este hecho define a la sociedad actual, con objetivos y metas en materia de sostenibilidad, midiendo el impacto generado en la economía, en la sociedad y en el planeta.

Bajo este contexto, surge y se afianza la figura de un nuevo ciudadano, comprometido con el desarrollo sostenible, al que denominamos en este blog como “Ciudadano Moral”.

Para desarrollar este compromiso, a través de comportamientos, actitudes y acciones, se dota de un ideario, formalizado con 10 nociones fundamentales. En este blog se analizan de forma individualizada.

La novena noción del ideario del nuevo ciudadano es la siguiente: “ser servicial”.

Servicial significa, según el diccionario, por un lado “Que sirve con cuidado, diligencia y obsequio”; por otro lado “Pronto a complacer y servir a otros”.

La acepción que utilizamos con respecto al verbo “servir” es la de “Aprovechar, valer, ser de utilidad”.

El propósito que guía al nuevo ciudadano es el de promover y difundir entre sus semejantes el desarrollo sostenible, en todas sus variantes de acción, en todos los sectores de actividad, en todas sus manifestaciones, ideas, investigaciones o manifiestos.

Y por ello el nuevo ciudadano deberá ser servicial, es decir, será de utilidad y, para lograrlo, proponemos diversas fórmulas en forma de actuaciones a desarrollar:

  • Establecer objetivos y metas de sostenibilidad a conseguir en sus comportamientos cotidianos, de forma permanente.
  • Desarrollar investigaciones, ideas y, en general, nuevo conocimiento en sostenibilidad a partir de, entre otras opciones, las mejores prácticas observadas, la innovación socialmente responsable o la experimentación compartida.
  • Colaborar con causas, propuestas, acciones y otro tipo de manifestaciones solidarias, inclusivas y compartidas, de forma voluntaria y desinteresada.
  • Comunicar en redes sociales todo lo anterior, los logros alcanzados y los retos pendientes, junto con las lecciones aprendidas y sus conclusiones.

Es seguro que existen múltiples formas de desarrollo de la vocación de servicio que, sin duda, define al nuevo ciudadano. Basta con diferenciarlas a partir de:

  • Sus roles: familiar, profesional, etc.
  • Sus aficiones: ocio, deportes, cultura, etc.
  • Sus referentes: organizaciones, personas, frases, etc.

Y la suma de estas manifestaciones de servicio conforman una sociedad donde el bien común no sólo tiene cabida, sino que es uno de sus pilares fundamentales.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies