Blog Responsablia

Entrevista a: Álvaro Goicoechea

Álvaro Goicoechea, Director de FAIRTRADE IBÉRICA

Álvaro tiene amplia experiencia en diferentes sectores (Gran Consumo, Distribución, Inmobiliario, Fundaciones) con diversas funciones en Marketing, Comunicación, Trade y Gestión,  Planificación Estratégica y Gestión Comercial en compañías multinacionales líderes. Distintos targets trabajados: infantil, adulto, familia, empresas, Administraciones Públicas.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Álvaro Goicoechea: Gran capacidad de adaptación, orientación al cliente, pensamiento estratégico y habilidades de organización en diferentes posiciones, diversos mercados y entornos empresariales en constante cambio. Gestión orientada a resultados, toma de decisiones, carácter resolutivo y gestión de equipos.

Responsablia: Como Director de Fairtrade Ibérica, ¿Cómo valoras el ODS 12 “Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”? ¿Crees que España está en la buena dirección para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué medidas consideras imprescindibles desarrollar en España para poder lograrlo?

Álvaro Goicoechea: El ODS 12 con respecto a otros ODS presenta un concepto relativamente sencillo: Fomentar el uso eficiente de los recursos que no dañen el medioambiente y crear una mejor calidad de vida para todos. Concepto relativamente fácil de entender pero que a su vez presenta uno de los cambios más importantes dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además el ODS 12 impulsa todos los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible, desde la pobreza cero hasta la paz y la justicia.

En España Fairtrade lucha por no centrar toda la responsabilidad en el origen de los productos y en los Fabricantes; es responsabilidad de todos que el desarrollo sea sostenible y duradero, desde un pequeño productor de Colombia hasta un consumidor de Barcelona, desde una trabajadora de la industria textil de la India hasta una tienda de alimentación de Cádiz. Debemos implementar medidas en España para que cada elección que hagamos como productor, fabricante, distribuidor consumidor y ciudadano tenga un impacto en el medioambiente y en la sociedad. Consumo responsable no es ni más ni menos que darse cuenta de que tenemos el poder de ayudar a cambiar el mundo a través de las decisiones que tomamos todos los días.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo acelerar los procesos de producción dirigidos a incorporar la economía circular? ¿Ayudaría el establecer tasas o impuestos por generación de desechos o uso ineficiente de los recursos, por ejemplo? ¿Qué papel juegan factores tales como las nuevas tecnologías, la eco-innovación o las alianzas y la gestión de la cadena de valor?

Álvaro Goicoechea: Cuando hablamos de consumo sostenible tenemos que remontarnos al origen de los productos. No hay consumo sostenible si no hay producción sostenible, solo así conseguiremos desarrollo sostenible.

Desde Fairtrade luchamos por conseguir que la producción sea cada vez más sostenible tanto en lo económico, social como medioambiental. Sin embargo muchas personas tienen la idea de que promover modalidades de consumo y producción sostenibles pone en riesgo su actual forma de vida y su posición.

Nada más lejos de la realidad, el ODS 12 es la gran oportunidad social, ambiental y económica a la que la humanidad se enfrenta en los próximos años. Una producción sostenible no piensa en el hoy, piensa en el mañana, debemos comenzar a trabajar en satisfacer nuestras necesidades sin comprometer la de las futuras generaciones.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo favorecer un modelo de consumo más sostenible? ¿Y un modelo de turismo sostenible? ¿Crees que se informa adecuadamente al consumidor sobre las características de la producción y aprovisionamiento de los productos y/o servicios que adquiere? ¿La compra pública sostenible -contratación pública-, es suficiente o hay que añadir medidas complementarias?

Álvaro Goicoechea: Muchas personas solo piensan en una vertiente de la Sostenibilidad, la del medioambiente, pero no debemos olvidarnos que con nuestros actos de compra influimos no solo en el medioambiente sino también en la sociedad. Entre todos podemos trabajar, esforzarnos e incluso invertir recursos económicos pero realmente lo que marcará el futuro de nuestro planeta es la educación. Debemos construir un modelo donde la educación para el desarrollo sostenible alimente un compromiso que se vea reflejado en nuestros actos. Desde ya debemos concienciar a la sociedad de la escasez de los recursos naturales y cambiar nuestras pautas de vida y consumo.

Responsablia: Respecto a Fairtrade Ibérica, ¿Cuáles son sus ejes principales de actuación? ¿Cómo concienciar y sensibilizar a la sociedad para lograr un cambio efectivo hacia una producción y consumo sostenibles? ¿Qué medidas concretas propones, sobre todo en educación básica y en formación superior? ¿Es una utopía o ya existen ejemplos sobre el establecimiento de nuevos estilos de vida para favorecer un desarrollo sostenible?

Álvaro Goicoechea: Fairtrade trabaja a nivel global con todos los actores del planeta para cambiar nuestros estilos de vida, formas de producción,  técnicas de comercio y hábitos de consumo. Solo de manera inclusiva y teniendo todos un papel activo conseguiremos ser  respetuosos con el medioambiente y desarrollar una responsabilidad social. El movimiento se demuestra andando; si cada vez somos más y seguimos responsables con la suficiente frecuencia esto al final tendrá un gran impacto.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Álvaro Goicoechea: Comparto dos frases aplicables al ámbito personal y profesional.

  • KEEP IT SIMPLE
  • PROMISE AND OVER DELIVER

Libro: “El Perfume” de Patrick Suskind.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº12: producción y consumo sostenibles

La Agenda 2030 está definida a partir de los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº12 lleva por título “Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

Aplicar el Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles, con la participación de todos los países y bajo el liderazgo de los países desarrollados, teniendo en cuenta el grado de desarrollo y las capacidades de los países en desarrollo.

– De aquí a 2030, lograr la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales.

– De aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

– De aquí a 2020, lograr la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con los marcos internacionales convenidos, y reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente.

– De aquí a 2030, reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización.

Alentar a las empresas, en especial las grandes empresas y las empresas transnacionales, a que adopten prácticas sostenibles e incorporen información sobre la sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes.

Promover prácticas de adquisición pública que sean sostenibles, de conformidad con las políticas y prioridades nacionales.

– De aquí a 2030, asegurar que las personas de todo el mundo tengan la información y los conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.

Para ello se deberá:

Ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su capacidad científica y tecnológica para avanzar hacia modalidades de consumo y producción más sostenibles.

Elaborar y aplicar instrumentos para vigilar los efectos en el desarrollo sostenible, a fin de lograr un turismo sostenible que cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales.

Racionalizar los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que fomentan el consumo antieconómico eliminando las distorsiones del mercado, de acuerdo con las circunstancias nacionales, incluso mediante la reestructuración de los sistemas tributarios y la eliminación gradual de los subsidios perjudiciales, cuando existan, para reflejar su impacto ambiental, teniendo plenamente en cuenta las necesidades y condiciones específicas de los países en desarrollo y minimizando los posibles efectos adversos en su desarrollo, de manera que se proteja a los pobres y a las comunidades afectadas.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Que en cada país los ‘Ministerios de Industria y de Consumo’ tengan presupuesto específico para fomentar la producción y el consumo sostenibles.
  • Incorporar criterios de producción sostenible en la contratación pública.
  • Incentivar la economía circular en todos los sectores de la actividad económica.
  • Difundir las mejores prácticas en producción sostenible en cada sector.
  • Penalizar el impacto excesivo de los productos químicos y el uso ineficiente de los recursos naturales empleados, con diferentes instrumentos tributarios o de otro tipo.
  • Educar desde edades tempranas en prácticas de consumo y alimentación sostenibles.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº12.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº12.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a: Julio M. Panizo

Julio M. Panizo, Director de Comunicación de la Fundación Fórum Ambiental

Julio M. Panizo Alonso, es Doctor en Derecho y Ciencias Sociales por la UNED y premio extraordinario de Doctorado, desarrolla su labor profesional como director de comunicación y relaciones institucionales de la Fundación Fórum Ambiental en Barcelona en donde organiza todo tipo de eventos con entidades y autoridades nacionales e internacionales.

Comparte esta experiencia profesional como profesor agregado en la Universidad de Vic, en donde imparte las asignaturas de organización de eventos, protocolo, relación con medios de comunicación y patrocinio y mecenazgo en grados de publicidad, relaciones públicas, marketing y periodismo.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Julio M. Panizo: soy una persona muy activa y con muchas inquietudes. Me considero un afortunado por poder trabajar en una profesión que me apasiona.

Responsablia: Como Director de Comunicación de la “Fundación Fórum Ambiental”, ¿Cómo valoras el ODS nº11 “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”? ¿Crees que España está en la buena dirección para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué consideras necesario realizar para que pueda lograrlo?

Julio M. Panizo: Uno de los retos más importantes que tenemos de cara al futuro está directamente relacionado con las ciudades. Hoy en día más de la mitad de la población mundial ya vive en ciudades y se calcula que en 2050 el porcentaje estará muy cerca del 70%. Pero además de ser grandes concentraciones de población también lo son de riqueza, las 600 ciudades más dinámicas del mundo hoy concentran un 55% del PIB mundial.

Esto hace que las ciudades tengan grandes retos de cara a un futuro próximo, la población se moviliza a las zonas donde se genera más riqueza y hay que dar respuesta a sus necesidades para que todos tengan acceso a las oportunidades que ofrecen las ciudades y puedan desarrollar su futuro, con unas condiciones de seguridad adecuadas y que al mismo tiempo permitan una sostenibilidad de las mismas ciudades, de los recursos y de la gestión de los impactos que esas concentraciones de población generan.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas promovidas desde las Administraciones Públicas son necesarias para lograr unas ciudades y comunidades más sostenibles? ¿Es una ayuda la denominada “contratación pública socialmente responsable”? ¿Qué ámbitos de actuación municipal deben estar incluidos en la sostenibilidad (p.e.: urbanismo, movilidad, energía, comercio, turismo, etc.)?

Julio M. Panizo: las Administraciones Públicas y sobre todo los Ayuntamientos son los que asumen en gran medida la responsabilidad de la gestión de las necesidades que estos núcleos urbanos generan.

Actualmente muchos municipios llevan años trabajando en muchos ámbitos de la sostenibilidad, desde la gestión de los residuos que se generan, la eficiencia en el uso y gestión del agua y de la energía, en la calidad del aire que se respira, en la mitigación del impacto de estas concentraciones de población en el cambio climático, en cómo se gestiona la movilidad de tantos miles de personas.

Hace 16 años ya vimos que era necesario motiva y fomentar en los municipios este tipo de acciones y por eso creamos los Premios Ciudad Sostenible que reconocen las acciones que desde las administraciones locales se han ido desarrollando para ser más sostenibles y vemos que hay un gran implicación y compromiso en municipios de todos los tamaños y de toda la geografía.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué alianzas clave identificas para lograr unas ciudades y comunidades más sostenibles? ¿Qué papel pueden y deben jugar las empresas ubicadas en esas ciudades o en lugares cercanos a ellas? ¿Y las empresas de nueva creación cómo las startups?

Julio M. Panizo: El reto que afrontan las ciudades es un reto global y todos los actores han de estar implicados. Hoy en día la colaboración público-privada es la clave para el desarrollo de todo tipo de estrategias de mejora en el ámbito urbano. Ya no se puede pensar en un modelo en el que las administraciones sean las únicas que tengan que tomar las decisiones, sino que han de contar con las ideas, el respaldo y la colaboración de las entidades privadas que disponen de herramientas y tecnología aplicables a las necesidades que se han de gestionar.

Dentro de estas entidades privadas las start ups suponen hoy en día un valor fundamental por la importancia que tiene la ecoinnovación, hoy en día no se concibe ningún tipo de innovación empresarial que no suponga también un beneficio ambiental y las start ups están en la cabeza de la creación de soluciones innovadoras para las necesidades actuales.

Y un tercer actor fundamental, que no se puede dejar de lado y sin el que no se pueden conseguir los resultados buscados, los propios habitantes de las ciudades. Tenemos un papel muy importante que hemos de asumir y un alto grado de responsabilidad en la creación de espacios urbanos amables, respetuosos y sostenibles.

Responsablia: Respecto a la “Fundación Fórum Ambiental”, ¿Cuáles son sus ejes principales de actuación? ¿Cómo concienciar y sensibilizar a la sociedad para lograr una convivencia sostenible en las ciudades? ¿Es suficiente con una educación temprana, o hay que incorporar estas materias en la educación superior?

Julio M. Panizo: la Fundación Fórum Ambiental es una plataforma de diálogo y colaboración entre los sectores público y privado que busca encontrar soluciones para los problemas actuales y ayudar a la creación de un futuro más sostenible, en el sentido más amplio del concept.  Nuestras actividades se centran fundamentalmente en temas como la economía circular, la ecoinnovación, la gestión de los residuos o la sostenibilidad municipal.

El ciudadano es un actor muy importante en todos los retos que se han de afrontar y para eso es muy importante una intensa y profunda labor educativa en todas etapas de la vida, pero no como una materia a estudiar sino una educación con mayúsculas que a través de experiencias convenza y genere cambios en las actitudes por propia convicción.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Julio M. Panizo:

Frase: ““Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era no durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo”, de  Steve Jobs.

Libro: “Los pilares de la tierra“, de Ken Follet.

Referente: Mis padres y cualquier persona que transmite entusiasmo por las cosas que hace.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº11: ciudades y comunidades sostenibles

La Agenda 2030, está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos explicando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº11 lleva por título “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • De aquí a 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales.
  • De aquí a 2030, proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad.
  • De aquí a 2030, aumentar la urbanización inclusiva y sostenible y la capacidad para la planificación y la gestión participativas, integradas y sostenibles de los asentamientos humanos en todos los países.
  • Redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo.
  • De aquí a 2030, reducir significativamente el número de muertes causadas por los desastres, incluidos los relacionados con el agua, y de personas afectadas por ellos, y reducir considerablemente las pérdidas económicas directas provocadas por los desastres en comparación con el producto interno bruto mundial, haciendo especial hincapié en la protección de los pobres y las personas en situaciones de vulnerabilidad.
  • De aquí a 2030, reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo.
  • De aquí a 2030, proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, en particular para las mujeres y los niños, las personas de edad y las personas con discapacidad.

Para ello se deberá:

  • Apoyar los vínculos económicos, sociales y ambientales positivos entre las zonas urbanas, peri-urbanas y rurales fortaleciendo la planificación del desarrollo nacional y regional.
  • De aquí a 2020, aumentar considerablemente el número de ciudades y asentamientos humanos que adoptan e implementan políticas y planes integrados para promover la inclusión, el uso eficiente de los recursos, la mitigación del cambio climático y la adaptación a él y la resiliencia ante los desastres, y desarrollar y poner en práctica, en consonancia con el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, la gestión integral de los riesgos de desastre a todos los niveles.
  • Proporcionar apoyo a los países menos adelantados, incluso mediante asistencia financiera y técnica, para que puedan construir edificios sostenibles y resilientes utilizando materiales locales.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Que en cada país exista un “Ministerio de Fomento” u órgano público similar con su dotación presupuestaria, para desarrollar infraestructuras y servicios públicos de calidad y para todos los ciudadanos.
  • Promover el uso del transporte público en las ciudades, la movilidad sostenible y compartida, para reducir la contaminación del aire en ellas.
  • Establecer “espacios libres de contaminación” en las zonas de especial interés turístico, histórico y cultural.
  • Promover la urbanización sostenible, con nuevos materiales y mejoras en eficiencia energética y de lucha contra el cambio climático.
  • Establecer protocolos de actuación ante diferentes situaciones de desastre en las ciudades, dando la suficiente información y formación a la población afectada.
  • Promover la transparencia y la accesibilidad a los órganos de gobierno de las ciudades, fomentando la participación ciudadana y la cogestión.
  • Promover las ciudades inteligentes para la optimización de los recursos utilizados, ahorro energético y lucha contra el cambio climático.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº10.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº10.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a: Clara Martínez-Toledano

CLARA MARTINEZ-TOLEDANO – WORLD INEQUALITY LAB

Clara Martínez-Toledano cursa el doctorado en Economía en Paris School of Economics con una Beca de Excelencia dela Fundación Rafael del Pino y es investigadora asociada al Laboratorio sobre la Desigualdad Global (World Inequality Lab).

Sus temas de investigación son economía de la desigualdad y finanzas públicas. Compatibiliza los estudios de doctorado colaborando como consultora externa para la División de España de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Clara Martínez-Toledano:

Me considero una persona familiar, sociable, sensible, activa y empática. Disfruto mucho con mi trabajo, soy muy persistente y optimista.

Responsablia: Como miembro del “Laboratorio Mundial sobre la Desigualdad”, ¿Cómo valoras el ODS nº10 “Reducir la desigualdad en y entre los países”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué esfuerzos consideras que debe realizar para lograrlo?

Clara Martínez-Toledano:

España consiguió reducir los niveles de desigualdad de la renta y de la riqueza desde los años ochenta hasta principios de los dos mil, sin embargo, a raíz del estallido de la crisis reciente los niveles de concentración de renta y de riqueza se han disparado y la tendencia que se observa es creciente.

Para poder revertir esta tendencia y cumplir con el ODS nº10 en 2030, España necesita que su crecimiento económico sea inclusivo, lo que no ha logrado en la última década. Entre los posibles esfuerzos que debería realizar para cumplir con este objetivo está la reducción de la tasa de pobreza, la de abandono escolar y la de desempleo, al mismo tiempo que mejorar la productividad.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para disminuir la desigualdad en los países? ¿Cómo valoras la idoneidad de incorporar la denominada “Renta básica o mínima universal”? ¿Qué papel pueden ejercer en este asunto los otros sectores económicos, en particular la empresa y el tercer sector?

Clara Martínez-Toledano:

La desigualdad es un fenómeno multidimensional y existen muchas medidas que pueden ayudar a disminuirla dentro de un país. Los gobiernos pueden contribuir a reducir la desigualdad instaurando un sistema fiscal más progresivo, por ejemplo, vía supresión de beneficios fiscales regresivos y/o vía subida de tipos marginales en los tramos más altos del impuesto sobre la renta de las personas físicas, patrimonio, transmisiones patrimoniales, sociedades y/o sucesiones.

La competencia fiscal entre regiones dentro de un mismo país y la evasión fiscal a través de paraísos fiscales también puede exacerbar los niveles de desigualdad, pues los individuos más acaudalados son los que más se benefician de las diferencias en los sistemas fiscales entre regiones moviendo su residencia fiscal y depositando sus activos financieros en países con tipos impositivos bajos o nulos. Armonizar los impuestos entre regiones podría contribuir a reducir la desigualdad.

La renta básica es una medida que también puede contribuir a reducir la desigualdad pero su diseño es complejo, puesto que es un instrumento costoso y regresivo si no se complementa con otras medidas que beneficien a los individuos de bajos ingresos. Hoyne y Rothstein (2018) y Banerjee, Niehaus y Suri (2019) resumen de manera muy divulgativa las ventajas e inconvenientes de esta medida en países desarrollados y en vía de desarrollo.

Los gobiernos también pueden contribuir a reducir la desigualdad llevando a cabo medidas que fomenten las tasas de escolarización temprana –como el aumento de la oferta de escuelas públicas infantiles o subsidios para las clases menos pudientes–, y reduzcan la tasa de abandono escolar –con un sistema educativo más flexible y diverso que fomente por ejemplo la formación dual como alternativa a la formación profesional tradicional y la educación universitaria–.

Los gobiernos pueden colaborar en la reducción de la tasa de desempleo ofertando más trabajo público y/o fomentando la creación y el crecimiento de las empresas así como la inversión en I+D. No obstante, el gobierno no es solo el único actor capaz de reducir la desigualdad y el sector empresarial también puede contribuir a ello ofertando más empleo y, por ejemplo, instaurando unos sistemas retributivos más equitativos dentro de las empresas.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para disminuir la desigualdad entre países? ¿Qué criterios se deben incorporar para seleccionar la ayuda al desarrollo? ¿Cómo valoras incorporar una decisión popular sobre el destino de esta ayuda? ¿Cómo verificar que la ayuda realmente llega a sus destinatarios?

Clara Martínez-Toledano:

Como ya he mencionado antes, la desigualdad es un fenómeno multidimensional y existen muchas medidas que pueden ayudar a disminuirla también entre países. La inmigración es un fenómeno que puede contribuir a reducir la desigualdad entre países, pues muchos de los inmigrantes envían remesas a sus familiares en sus países de origen y en ocasiones, acumulan capital humano y regresan a su país con una mejor formación que les permite generar más ingresos y transmitir sus conocimientos al resto.

Controlar la evasión fiscal que existe especialmente gracias a los paraísos fiscales también puede contribuir a reducir las desigualdades entre países, puesto que existen grandes diferencias entre países en los niveles de tenencia de activos financieros en paraísos fiscales.

Armonizar los impuestos entre regiones para las grandes corporaciones también podría contribuir a reducir la desigualdad entre regiones, puesto que estas empresas dejarían de tener incentivos a tener sedes en países con bajos impuestos y los gobiernos del resto de países podrían obtener una mayor recaudación y por lo tanto disponer de una mayor capacidad redistributiva.

La ayuda al desarrollo es otra vía para poder reducir la desigualdad entre regiones pero su diseño e implementación es complejo y costoso. Entre los criterios que se deben incorporar para seleccionar la ayuda al desarrollo destacaría el nivel de necesidad del país y la viabilidad del proyecto en el caso de que la ayuda sea condicionada.

En general, suelo valorar positivamente la existencia de consultas populares sobre el gasto de dinero público, como ya se hace en algunos ayuntamientos españoles. No obstante, para un tema como la Ayuda al Desarrollo, considero que es difícil para la ciudadanía poder valorar cuál es el mejor destino de las ayudas por desconocer las necesidades de los distintos países y la viabilidad de los proyectos. Me inclinaría por un panel de expertos para tomar estas decisiones con criterios objetivos y transparentes.

Para verificar que la ayuda llega realmente a los destinatarios habría que hacer, como ya ocurre en muchos casos, un seguimiento y realizar evaluaciones rigurosas de los proyectos.

Responsablia: Respecto al “Laboratorio sobre la Desigualdad Global”, ¿Cuáles son sus principales líneas de actuación? ¿Qué argumentos hay que trasladar a la sociedad para promover y facilitar una disminución de la desigualdad? ¿Qué papel juega la educación, por ejemplo, incorporando la educación en la diversidad?

Clara Martínez-Toledano:

El Laboratorio sobre la Desigualdad Global tiene como objetivo promover la investigación sobre las dinámicas de la desigualdad global y proporcionar acceso libre a la base de datos más extensa sobre la evolución histórica de la distribución del ingreso y la riqueza a nivel mundial (wid.world), para que los distintos actores sociales puedan participar de manera más informada en el debate sobre la desigualdad.

Para promover y facilitar una disminución de la desigualdad es importante informar a la sociedad del estado y la evolución de la desigualdad en y entre los distintos países. Una sociedad con una mayoría a favor de reducir la desigualdad puede contribuir a que actores como el gobierno o el tejido empresarial se involucren más en fomentar medidas que reduzcan la desigualdad.

Educar en la diversidad puede contribuir a que la sociedad esté más preocupada por combatir la desigualdad entre regiones, raza, género etc. y demande unas políticas más enfocadas a disminuirla.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Clara Martínez-Toledano:

Frase: “Es un error entender la alta desigualdad de hoy como un producto de fuerzas sobre las que no tenemos control.” (Anthony B. Atkinson)

Libro: “Desigualdad: ¿Qué podemos hacer?“ (Anthony B. Atkinson, 2015)

Referente: Anthony B. Atkinson

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº10: desigualdad

La Agenda 2030 está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº10 lleva por título “Reducir la desigualdad en y entre los países”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

– De aquí a 2030, lograr progresivamente y mantener el crecimiento de los ingresos del 40% más pobre de la población a una tasa superior a la media nacional.
– De aquí a 2030, potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición.
Garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad de resultados, incluso eliminando las leyes, políticas y prácticas discriminatorias y promoviendo legislaciones, políticas y medidas adecuadas a ese respecto.
Adoptar políticas, especialmente fiscales, salariales y de protección social, y lograr progresivamente una mayor igualdad.
Mejorar la reglamentación y vigilancia de las instituciones y los mercados financieros mundiales y fortalecer la aplicación de esos reglamentos.
Asegurar una mayor representación e intervención de los países en desarrollo en las decisiones adoptadas por las instituciones económicas y financieras internacionales para aumentar la eficacia, fiabilidad, rendición de cuentas y legitimidad de esas instituciones.
Facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas.

Para ello se deberá:

– Aplicar el principio del trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, de conformidad con los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio.
– Fomentar la asistencia oficial para el desarrollo y las corrientes financieras, incluida la inversión extranjera directa, para los Estados con mayores necesidades, en particular los países menos adelantados, los países africanos, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países en desarrollo sin litoral, en consonancia con sus planes y programas nacionales.
– De aquí a 2030, reducir a menos del 3% los costos de transacción de las remesas de los migrantes y eliminar los corredores de remesas con un costo superior al 5%.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

Incorporar en cada país la denominada “renta mínima universal”, sin distinción de raza, etnia, origen, religión u otra condición.
Establecer una normativa en cada país que regule y fije la ayuda a la cooperación al desarrollo, con cargo al presupuesto. En 2030 llegar al 0,7% del PIB.
Efectuar auditorías externas que comprueben el destino y la correcta aplicación de la ayuda recibida por el país evaluado, que corresponde a la cooperación al desarrollo.
Disminuir la desigualdad fiscal existente entre países, promoviendo áreas fiscales comunes (por ejemplo, la unión fiscal europea).
Fomentar la inclusión social con ayudas para el acceso a servicios básicos (vivienda, energía, etc.), así cómo a formación gratuita para facilitar el acceso al mercado de trabajo.
Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº10.
Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº10.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a: Cristina Monge

Cristina Monge – ECODES

Cristina Monge es Politóloga y Doctora por la Universidad de Zaragoza.

Máster en Unión Europea por la UNED, postgrado en participación ciudadana por la Universidad de Zaragoza, Máster en comunicación política por la Universidad Autónoma de Barcelona, y experta en función gerencial de ONGs por ESADE.

Asesora ejecutiva de ECODES (Fundación Ecología y Desarrollo) y profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza.

Analista política para El país, Cadena SER e Infolibre. Es autora del libro “15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad” (PUZ), que recoge buena parte de su tesis doctoral y coautora de la monografía “La iniciativa social de mediación en los conflictos del agua en Aragón”, que analiza la experiencia de mediación social en los conflictos ocasionados por la construcción de grandes embalses en Aragón.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Cristina Monge:

Soy una persona inquieta, curiosa y sobre todo, que intenta ser feliz. Exigente conmigo misma y con el resto, pero consciente de que, en la vida, como dice José Luis Batalla, vicepresidente de Ecodes, el objetivo es ser felices.

Responsablia: Como asesora ejecutiva de ECODES, “Ecología y Desarrollo”, entidad del Tercer Sector, ¿Cómo valoras el ODS nº9 “Industria, innovación e infraestructura”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué deberá realizar para lograrlo?

Cristina Monge:

Los ODS suponen un importante compromiso de transformación social para el conjunto de la sociedad. El sector industrial y de infraestructuras, por su enorme impacto, no puede quedar al margen, y ha de asumir también el desafío que supone la sostenibilidad.

En España, en este objetivo como en el resto, se están dando pasos importantes, pero no son suficientes. Necesitamos ser más ambiciosos y más rápidos. El reto es enorme, se trata del mayor desafío que la humanidad tiene ante sí, y no podemos quedarnos tibios ni dilatar las decisiones. Cuanto más tardemos, además, más difícil y traumático será el cambio. Nos jugamos nuestra supervivencia como especie.

Responsablia: En tu opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para potenciar la inversión en innovación? ¿Y la inversión en infraestructuras (transporte, energía, las TIC, etc.)? ¿Qué actores se deberían implicar en esta línea de actuación?

Cristina Monge:

Las TIC y la innovación deben estar al servicio de la sostenibilidad económica, social y ambiental. Se trata de cambiar el paradigma, de entender que es necesaria una nueva relación con el ecosistema y en ese sentido, integrar las variables ambientales y sociales como cuestión fundamental de todas las actuaciones.

En imprescindible implicar al conjunto de la sociedad. Una infraestructura que tiene contestación social o no cuenta con el apoyo de la comunidad está condenada a sufrir todo tipo de problemas. Entender esto es comprender que todas las acciones impactan en el territorio y en la sociedad, por lo que tanto los actores sociales como las variables ambientales deben estar presentes.

Responsablia: En tu opinión, ¿Cómo se debería articular una industrialización que sea compatible con el Desarrollo Sostenible? ¿Qué medidas deberían acompañar la misma? ¿Quiénes son los aliados, qué alianzas se deben establecer para llevarlo a cabo?

Cristina Monge:

No es tan difícil. Se trata de incorporar el análisis de los impactos que lleva cualquier actuación desde el principio de la planificación, de forma que recorra el conjunto del proyecto. La industria es una parte esencial de nuestra economía y para seguir siendo viable necesita asumir que tiene impactos, conocerlos, y gestionarlos de la forma más eficaz posible para minimizarlos y compensarlos.

Actualmente la ley de información extrafinanciera avanza en este sentido. Que sea necesario reportar e informar sobre estos aspectos de la gestión ayudará, sin duda, a que sea más integral, más coherente y más eficaz.

En cuanto a aliados, si bien la sostenibilidad es un desafío que debemos asumir desde una red de alianzas, necesitamos que el conocimiento, la ciencia y la técnica se pongan a trabajar para hacer realidad esta transformación. Cada día hay más conciencia social de que no hay tiempo que perder. Hoy la sociedad ha dejado de debatir el “qué” para empezar a profundizar en los “cómo”. Ya nadie discute que la lucha contra el cambio climático es prioritaria. Hoy la discusión se centra en cómo hacerla viable y eficaz.

Responsablia: Desde ECODES se propone una transición a una economía verde, inclusiva y responsable. ¿Cuál es la fórmula que proponéis para lograrlo? ¿Cuáles son vuestras principales líneas de actuación? ¿Cómo se puede alinear vuestro propósito con el futuro de la industria, la innovación y las infraestructuras?

Cristina Monge:

En Ecodes trabajamos para conseguir el bienestar de todas las personas dentro de los límites del planeta. Nuestro objetivo es acelerar la transición a una economía verde, inclusiva y responsable, enmarcada en una nueva gobernanza, mediante la innovación y la creación de puentes y alianzas. Para conseguirlo, buscamos cómplices entre la ciudadanía, las organizaciones de la sociedad civil, las empresas y las administraciones públicas, es decir, con el conjunto de la sociedad. Entendemos que sólo si contamos con todo el mundo será posible asumir el mayor desafío que tiene hoy la humanidad, el cambio climático.

Desde hace un par de años hemos repensado nuestra estrategia en clave de la Agenda 2030. En Ecodes asumimos como propia la Agenda Global y focalizamos nuestro trabajo en el ODS 13, dedicado al cambio climático, y en todos los que se relacionan con él.

La industria, la innovación y las infraestructuras no pueden ser ajenas a todo esto, por lo que deben alinearse con esta Agenda desde su globalidad. Conocer el impacto que producen a todos los niveles, y gestionarlo para minimizarlo es un gran desafío que no puede obviarse.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Cristina Monge:

Frase: “La lucha contra el cambio climático y la defensa ambiental pasa por sentar al futuro a la mesa de negociación”. Daniel Innerarity.

Libro: “Esto lo cambia todo”, de Naomi Klein.

Referente: Todos los y las jóvenes que están saliendo a la calle a gritar “Fridays for Future”.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº9: infraestructuras

La Agenda 2030 está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº9 lleva por título “Industria, innovación e infraestructuras”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad, incluidas infraestructuras regionales y transfronterizas, para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano, haciendo especial hincapié en el acceso asequible y equitativo para todos.
  • Promover una industrialización inclusiva y sostenible y, de aquí a 2030, aumentar significativamente la contribución de la industria al empleo y al producto interno bruto, de acuerdo con las circunstancias nacionales, y duplicar esa contribución en los países menos adelantados.
  • Aumentar el acceso de las pequeñas industrias y otras empresas, particularmente en los países en desarrollo, a los servicios financieros, incluidos créditos asequibles, y su integración en las cadenas de valor y los mercados.
  • De aquí a 2030, modernizar la infraestructura y reconvertir las industrias para que sean sostenibles, utilizando los recursos con mayor eficacia y promoviendo la adopción de tecnologías y procesos industriales limpios y ambientalmente racionales, y logrando que todos los países tomen medidas de acuerdo con sus capacidades respectivas.
  • Aumentar la investigación científica y mejorar la capacidad tecnológica de los sectores industriales de todos los países, en particular los países en desarrollo, entre otras cosas fomentando la innovación y aumentando considerablemente, de aquí a 2030, el número de personas que trabajan en investigación y desarrollo por millón de habitantes y los gastos de los sectores público y privado en investigación y desarrollo.

Para ello se deberá:

  • Facilitar el desarrollo de infraestructuras sostenibles y resilientes en los países en desarrollo mediante un mayor apoyo financiero, tecnológico y técnico a los países africanos, los países menos adelantados, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo.
  • Apoyar el desarrollo de tecnologías, la investigación y la innovación nacionales en los países en desarrollo, incluso garantizando un entorno normativo propicio a la diversificación industrial y la adición de valor a los productos básicos, entre otras cosas.
  • Aumentar significativamente el acceso a la tecnología de la información y las comunicaciones y esforzarse por proporcionar acceso universal y asequible a Internet en los países menos adelantados de aquí a 2020.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Promover infraestructuras para la movilidad sostenible, como electrolineras y otras alternativas a la gasolina y el diésel.
  • Potenciar las industrias relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente, incorporando energías limpias, economía circular y otros procesos que favorezcan la lucha contra el cambio climático.
  • Incorporar las nuevas tecnologías a las industrias, promoviendo la justa competencia y el acceso a las mismas a las pymes.
  • Incentivar desde las administraciones públicas, la inversión en investigación e innovación, con diferentes medidas fiscales y otros incentivos económicos.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº9.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº9.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Entrevista a: Pere Rusiñol

Pere Rusiñol
Alternativas Económicas

Pere Rusiñol (Artés, Barcelona, 1972) se licenció en Periodismo en la Universidad de Barcelona en 1995. Ha pasado por las redacciones de “Avui”, “El Periódico de Cataluña”, “El País”, en Barcelona y en Madrid, donde fue redactor de Internacional y redactor jefe de Sociedad, y “Público”, periódico del que fue Ajunto al Director de la edición en papel hasta su cierre, en 2012.

Desde entonces está involucrado en varios proyectos de periodismo independiente, como las revistas “Mongolia” y “Alternativas Económicas”, revista nacida en 2013 y de la que es socio fundador, así como director desde 2018. Colabora en programas de radio y televisión, como Al Rojo Vivo (La Sexta) y FAQS (TV3).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo se define a nivel personal y a nivel profesional?

Pere Rusiñol:

Como una persona interesada en ir aprendiendo cómo funciona realmente el mundo y en poner un grano de arena para intentar mejorarlo, con la máxima honestidad y rigor posibles.

Responsablia: Como Director de la revista “Alternativas Económicas”, ¿Cómo valora el ODS nº8 “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030?

Pere Rusiñol:

Es un objetivo muy importante porque, de alcanzarse, podría mejorar sensiblemente las condiciones de vida de muchísima gente, no sólo a nivel puramente económico, sino que podría ayudar a reducir sensiblemente el estrés asociado a la precariedad y la incertidumbre. Lamentablemente estamos muy lejos de conseguir este objetivo y nada apunta que se cumplirá en 2030, ni en España ni en el mundo. Más allá del acierto de fijarlo al menos como un objetivo, la realidad es que la evolución del capitalismo en los últimos años va precisamente en sentido opuesto: el empleo está devaluándose y precarizándose a pasos agigantados y en ocasiones ni siquiera impide ya salir de la pobreza. Antes, tener un empleo significaba tener seguridades en muchos otros campos (estabilidad, proyecto de vida, acceso a la vivienda, jubilación futura, sanidad de calidad, etc.), pero este esquema está cada vez más en cuestión.

Responsablia: En su opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para fomentar un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible? ¿Qué actores se deberían implicar en esta línea de actuación?

Pere Rusiñol:

Debería ser uno de los ejes prioritarios de la política económica, demasiado centrada en las magnitudes macroeconómicas que define el pensamiento ortodoxo. Todos los actores deberían implicarse (Gobierno, sindicatos, empresarios, sociedad civil…) para que el crecimiento sea también inclusivo y sostenible (también desde el punto de vista medioambiental, sin el cual no habrá crecimiento posible). La buena noticia es que algunos empresarios importantes han empezado a adquirir conciencia de lo que está en juego (también sus propios intereses quedarán afectados si no hay un giro), y empiezan a asumir que la obligación de una empresa no es solo crear valor para los accionistas sino apostar por el “valor compartido”, que implica que la actuación de la sociedad debe beneficiar también a los trabajadores y al conjunto de la sociedad donde opera. Son todavía una minoría, pero al menos la reflexión está arrancando.

Responsablia: En su opinión, ¿Cómo se puede diversificar el tejido productivo para poder paliar la dependencia de los sectores de producción tradicionales (turismo, servicios y construcción)? ¿Qué medidas deberían acompañar el fomento de estas alternativas económicas?

Pere Rusiñol:

Todos los actores deben concertarse para cambiar el sistema de incentivos, que nos mantiene encadenados a un modelo demasiado prisionero de los vaivenes de la coyuntura y donde prima la dinámica de los bajos salarios y la cultura del pelotazo con conexiones políticas. Decirlo es mucho más fácil que hacerlo, sobre todo con dinámicas de tantos años, pero nos va la vida en intentarlo. Estamos tan perdidos que el primer paso debería ser dejar al lado las gafas dogmáticas que todos parecen llevar permanentemente puestas y aprender de las muchas experiencias interesantes que pueda haber en otros países. Y luego está la voluntad: decidir que de verdad queremos hacerlo. ¿Queremos?

Responsablia: ¿Cómo favorecer un trabajo decente para todos? Además de unas condiciones de trabajo dignas consensuadas a partir de los convenios pactados con los sindicatos, ¿Qué otras medidas se podrían incorporar a las empresas y resto de organizaciones para lograr un trabajo decente para todos?

Pere Rusiñol:

La legislación laboral debería crear el marco para incentivar el trabajo decente en lugar de incentivar el trabajo precario, que es lo que sucede en la actualidad, donde en ocasiones parece que se premien los malos comportamientos y se penalicen los impulsos dirigidos a mejorar las condiciones laborales, que no son solo cuestiones salariales, sino también de participación en las decisiones y organización de la producción para hacerla compatible con la vida de los trabajadores (conciliación, etc.). Ahora están surgiendo movimientos que han tomado la bandera de la “democracia económica” como una de las mejores vías para conseguir empresas que asuman las ideas del “valor compartido” y prioricen la dignidad y expectativas de sus trabajadores. Para ello es imprescindible que los trabajadores se impliquen también en las grandes decisiones de la empresa (como sucede históricamente en Alemania, con presencia garantizada de los trabajadores en los Consejos de Administración), o incluso ir un paso más allá y establecer mecanismos para incorporarlos en el accionariado, como propone el líder del laborismo británico Jeremy Corbin.

Responsablia: Por último, le pedimos que comparta con nosotros una frase, un libro y un referente que le hayan influido en su desarrollo personal y profesional.

Pere Rusiñol:

Frase: “La visión más peligrosa del mundo es la de aquellos que no han visto el mundo” (Alexander von Humboldt).

Libro: “Cómo vivir. Una vida con Montaigne”, de Sara Bakewell.

Referente: Andreu Missé, exsubdirector de El País y primer director de Alternativas Económicas.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº8: economía

La Agenda 2030 está definida por los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde aquí, los estamos desarrollando de forma individualizada, indicando las metas a alcanzar para cada uno de ellos.

El ODS nº8 lleva por título “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

Mantener el crecimiento económico per cápita de conformidad con las circunstancias nacionales y, en particular, un crecimiento del producto interno bruto de al menos el 7% anual en los países menos adelantados.

Lograr niveles más elevados de productividad económica mediante la diversificación, la modernización tecnológica y la innovación, entre otras cosas centrándose en los sectores con gran valor añadido y un uso intensivo de la mano de obra.

Promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y fomentar la formalización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, incluso mediante el acceso a servicios financieros.

Mejorar progresivamente, de aquí a 2030, la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y procurar desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, conforme al Marco Decenal de Programas sobre modalidades de Consumo y Producción Sostenibles, empezando por los países desarrollados.

– De aquí a 2030, lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.

– De aquí a 2020, reducir considerablemente la proporción de jóvenes que no están empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación.

Adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas.

Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios.

– De aquí a 2030, elaborar y poner en práctica políticas encaminadas a promover un turismo sostenible que cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales.

– Fortalecer la capacidad de las instituciones financieras nacionales para fomentar y ampliar el acceso a los servicios bancarios, financieros y de seguros para todos.

Para ello se deberá:

Aumentar el apoyo a la iniciativa de ayuda para el comercio en los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, incluso mediante el Marco Integrado Mejorado para la Asistencia Técnica a los Países Menos Adelantados en Materia de Comercio.

– De aquí a 2020, desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de los jóvenes y aplicar el Pacto Mundial para el Empleo de la Organización Internacional del Trabajo.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

Cada país debe tener un Ministerio de Trabajo o departamento específico que vele por el trabajo decente para todos, con los derechos laborales que promueve la OIT, Organización Internacional del Trabajo.

– Incorporar un indicador de sostenibilidad en el crecimiento, que incorpore el coste de recursos por la producción y el consumo de cada país, y las medidas para su mitigación.

– Promover la inversión en I+D+i, con ayudas directas (subvenciones) y medidas fiscales (desgravaciones).

Penalizar cualquier forma de trabajo infantil.

Abolir cualquier modalidad de horas extras, y de producción por horas, promoviendo convenios sectoriales pactados con los sindicatos.

Penalizar los incumplimientos de la normativa en materia de seguridad y salud laboral.

Incentivar el ahorro y el acceso a productos de inversión que generan impacto social.

Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº8.

Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº8.

Desde Responsablia, como asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies