Los nuevos grupos de interés (VIII): los activistas

En plena era de la sostenibilidad, definida a partir de la Agenda Global 2030, a partir del cumplimiento de los ODS, Objetivos de Desarrollo0 Sostenible, emerge una nueva empresa que incorpora esta nueva realidad en su línea estratégica y de negocio.

Esta nueva empresa, que desde este blog la proponemos con el nombre de “empresa dispuesta”, establece una serie de compromisos para poder contribuir en la consecución de los ODS, en función de sus actividades y de los impactos que genera a la economía, a la sociedad y al medio natural.

Por ello, a la organización se le otorga la denominada “licencia social para operar”, que le confieren las buenas relaciones que mantiene con los diferentes grupos de interés con los que incide, impacta, se relaciona e interactúa.

La fórmula de gestión utilizada para llevar a cabo todo este ingente propósito, es la incorporación de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, en su estrategia, gestión y operativa diaria.

Cómo se ha mencionado con anterioridad, una de los principales elementos de gestión es la identificación, priorización y comunicación con los diferentes grupos de interés con los que la empresa se relaciona.

Pero hay que tener en cuenta, además de los grupos de interés tradicionales, a nuevos grupos de interés que están apareciendo junto con las nuevas modalidades de comunicación y de relación que surgen amparadas en internet, las redes sociales y las aplicaciones móviles.

Estos “nuevos grupos de interés”, aunque a veces no siguen de forma exhaustiva la propia definición, son personas o grupos que, por sus acciones, expectativas, anhelos e, incluso, exigencias, pueden afectar al desempeño de la organización.

En este capítulo, hablamos de un nuevo grupo de interés, “los activistas”.

Estas personas (o grupos de ellas), son muy sensibles y están muy comprometidas con el desarrollo sostenible en general, y con la acción de escrutinio que efectúan con las organizaciones en particular. Dicho escrutinio consiste en la valoración de la rendición de cuentas que dichas organizaciones presentan, con respecto a los datos e indicadores que reflejan y miden su desempeño económico, social y ambiental.

Existen diversas opciones de activismo, siempre ligado con la acción de escrutinio social del desempeño de las organizaciones. Encontramos, entre otras, las siguientes:

  • Acciones de grupos de accionistas: solicitud de información específica durante la celebración de las Juntas Generales de las sociedades cotizadas.
  • Acciones de diversas entidades del denominado “Tercer Sector”: por ejemplo al emisión de informes, realizar movilizaciones, efectuar campañas de sensibilización, etc.
  • Nuevo periodismo: diarios digitales, periodismo de investigación, etc.
  • Inversión Socialmente Responsable: inversores preocupados por aspectos tales como el medio ambiente o el respeto a los Derechos Humanos.
  • Cadena de valor responsable: ejercicio de contratación con empresas que cumplen con el triple impacto en su actividad, económico, social y ambiental.
Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies