La empresa y el impacto social (I): licencia social para operar

n14_Editorial_julio 2016

Este es el primer artículo de una serie de tres artículos que van a tratar la temática referida a “La empresa y el impacto social”.

Una de las características definitorias de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, corresponde a la consideración y evaluación del impacto social que, por la propia actividad de la organización, provoca en la comunidad dónde opera.

A partir del impacto social, para las decisiones que se toman dentro de una organización, se propone incluir cinco consideraciones a tener en cuenta a la hora de pensar y tomar dichas decisiones. Se mencionan a continuación:

  1. La afectación y la repercusión social que genera esa decisión.
  2. La segmentación de dicha afectación por esa decisión, en grupos de interés.
  3. Las consecuencias a nivel organizacional, en recursos, procesos y procedimientos.
  4. Las consecuencias que afectan a la cultura (ámbito interno) y a la reputación (ámbito externo).
  5. Afectación en los resultados tangibles (incremento de ventas) e intangibles (imagen de marca).

Es conveniente que una organización, en su relación bilateral con la comunidad dónde opera, deba de adoptar una serie de manifestaciones con la clara voluntad de establecer una relación, diálogo y comunicación positiva, amistosa y ciudadana con la comunidad. Proponemos las siguientes manifestaciones que se deben comunicar a todos los grupos de interés:

  • Compromiso: relación de obligaciones que la organización se compromete a adoptar en su relación con la comunidad.
  • Contribución: relación de actividades y acciones definidas con objetivos y metas a alcanzar, para ser un miembro activo e integrado en la comunidad.
  • Propósito: determinación firme de llevar a cabo las obligaciones, las actividades y las acciones anteriores, a incorporar en la misión y visión de la organización.

A partir de estas manifestaciones, la organización obtiene la denominada “licencia social para operar”, que le otorga la comunidad en forma de reconocimiento e integración satisfactoria y plena en la misma. Por lo tanto, los restantes miembros de la comunidad aceptan de buen grado que la organización conviva con ellos.

Para que esa licencia social se renueve, debe de existir un escrutinio social basado en las siguientes apreciaciones:

  • Análisis de la actividad de la organización y el impacto que genera, repercusiones materiales e inmateriales.
  • Análisis de la relación bilateral mantenida, a partir del diálogo y la comunicación existentes, si ha sido transparente, fluida y constructiva.
  • Análisis de la información y reporte que la organización proporciona, su veracidad y rigurosidad.
  • Análisis de las alianzas y otras acciones que favorecen el desarrollo sostenible de la comunidad, con resultados tangibles e intangibles.

La organización deberá preocuparse de encontrar los representantes tanto públicos como de la sociedad civil representativos y portavoces de la comunidad dónde opere.

Desde Responsablia, como consultoría especializada en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, a partir de la incorporación de la RSC en las organizaciones, ayudamos en la gestión del impacto social, con acciones de asesoría, formación y sensibilización que, entre otros beneficios, otorga a la organización la “licencia social para operar”.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies