Entrevista a: Pere Rusiñol

Pere Rusiñol
Alternativas Económicas

Pere Rusiñol (Artés, Barcelona, 1972) se licenció en Periodismo en la Universidad de Barcelona en 1995. Ha pasado por las redacciones de “Avui”, “El Periódico de Cataluña”, “El País”, en Barcelona y en Madrid, donde fue redactor de Internacional y redactor jefe de Sociedad, y “Público”, periódico del que fue Ajunto al Director de la edición en papel hasta su cierre, en 2012.

Desde entonces está involucrado en varios proyectos de periodismo independiente, como las revistas “Mongolia” y “Alternativas Económicas”, revista nacida en 2013 y de la que es socio fundador, así como director desde 2018. Colabora en programas de radio y televisión, como Al Rojo Vivo (La Sexta) y FAQS (TV3).

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo se define a nivel personal y a nivel profesional?

Pere Rusiñol:

Como una persona interesada en ir aprendiendo cómo funciona realmente el mundo y en poner un grano de arena para intentar mejorarlo, con la máxima honestidad y rigor posibles.

Responsablia: Como Director de la revista “Alternativas Económicas”, ¿Cómo valora el ODS nº8 “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos”? ¿Crees que España está en el buen camino para cumplir con este ODS en 2030?

Pere Rusiñol:

Es un objetivo muy importante porque, de alcanzarse, podría mejorar sensiblemente las condiciones de vida de muchísima gente, no sólo a nivel puramente económico, sino que podría ayudar a reducir sensiblemente el estrés asociado a la precariedad y la incertidumbre. Lamentablemente estamos muy lejos de conseguir este objetivo y nada apunta que se cumplirá en 2030, ni en España ni en el mundo. Más allá del acierto de fijarlo al menos como un objetivo, la realidad es que la evolución del capitalismo en los últimos años va precisamente en sentido opuesto: el empleo está devaluándose y precarizándose a pasos agigantados y en ocasiones ni siquiera impide ya salir de la pobreza. Antes, tener un empleo significaba tener seguridades en muchos otros campos (estabilidad, proyecto de vida, acceso a la vivienda, jubilación futura, sanidad de calidad, etc.), pero este esquema está cada vez más en cuestión.

Responsablia: En su opinión, ¿Qué medidas se deberían implementar para fomentar un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible? ¿Qué actores se deberían implicar en esta línea de actuación?

Pere Rusiñol:

Debería ser uno de los ejes prioritarios de la política económica, demasiado centrada en las magnitudes macroeconómicas que define el pensamiento ortodoxo. Todos los actores deberían implicarse (Gobierno, sindicatos, empresarios, sociedad civil…) para que el crecimiento sea también inclusivo y sostenible (también desde el punto de vista medioambiental, sin el cual no habrá crecimiento posible). La buena noticia es que algunos empresarios importantes han empezado a adquirir conciencia de lo que está en juego (también sus propios intereses quedarán afectados si no hay un giro), y empiezan a asumir que la obligación de una empresa no es solo crear valor para los accionistas sino apostar por el “valor compartido”, que implica que la actuación de la sociedad debe beneficiar también a los trabajadores y al conjunto de la sociedad donde opera. Son todavía una minoría, pero al menos la reflexión está arrancando.

Responsablia: En su opinión, ¿Cómo se puede diversificar el tejido productivo para poder paliar la dependencia de los sectores de producción tradicionales (turismo, servicios y construcción)? ¿Qué medidas deberían acompañar el fomento de estas alternativas económicas?

Pere Rusiñol:

Todos los actores deben concertarse para cambiar el sistema de incentivos, que nos mantiene encadenados a un modelo demasiado prisionero de los vaivenes de la coyuntura y donde prima la dinámica de los bajos salarios y la cultura del pelotazo con conexiones políticas. Decirlo es mucho más fácil que hacerlo, sobre todo con dinámicas de tantos años, pero nos va la vida en intentarlo. Estamos tan perdidos que el primer paso debería ser dejar al lado las gafas dogmáticas que todos parecen llevar permanentemente puestas y aprender de las muchas experiencias interesantes que pueda haber en otros países. Y luego está la voluntad: decidir que de verdad queremos hacerlo. ¿Queremos?

Responsablia: ¿Cómo favorecer un trabajo decente para todos? Además de unas condiciones de trabajo dignas consensuadas a partir de los convenios pactados con los sindicatos, ¿Qué otras medidas se podrían incorporar a las empresas y resto de organizaciones para lograr un trabajo decente para todos?

Pere Rusiñol:

La legislación laboral debería crear el marco para incentivar el trabajo decente en lugar de incentivar el trabajo precario, que es lo que sucede en la actualidad, donde en ocasiones parece que se premien los malos comportamientos y se penalicen los impulsos dirigidos a mejorar las condiciones laborales, que no son solo cuestiones salariales, sino también de participación en las decisiones y organización de la producción para hacerla compatible con la vida de los trabajadores (conciliación, etc.). Ahora están surgiendo movimientos que han tomado la bandera de la “democracia económica” como una de las mejores vías para conseguir empresas que asuman las ideas del “valor compartido” y prioricen la dignidad y expectativas de sus trabajadores. Para ello es imprescindible que los trabajadores se impliquen también en las grandes decisiones de la empresa (como sucede históricamente en Alemania, con presencia garantizada de los trabajadores en los Consejos de Administración), o incluso ir un paso más allá y establecer mecanismos para incorporarlos en el accionariado, como propone el líder del laborismo británico Jeremy Corbin.

Responsablia: Por último, le pedimos que comparta con nosotros una frase, un libro y un referente que le hayan influido en su desarrollo personal y profesional.

Pere Rusiñol:

Frase: “La visión más peligrosa del mundo es la de aquellos que no han visto el mundo” (Alexander von Humboldt).

Libro: “Cómo vivir. Una vida con Montaigne”, de Sara Bakewell.

Referente: Andreu Missé, exsubdirector de El País y primer director de Alternativas Económicas.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies