Ideario (III): ser pacífico

En la actualidad estamos inmersos en la denominada “era de la sostenibilidad”, fundamentada en la involucración global mediante la aprobación de la denominada “Agenda 2030” que se desarrolla a partir de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En esta nueva era, emerge un nuevo ciudadano que se preocupa por el Desarrollo Sostenible, que desde este blog se le propone con el nombre de “Ciudadano Moral”.

La contribución del nuevo ciudadano al desarrollo sostenible implica valorar el triple impacto que generan sus decisiones, actitudes y comportamientos a la sociedad, al medio ambiente y a la economía.

Para poder afianzar esta figura del ciudadano emergente, se propone incorporar un ideario dirigido a la sociedad en general, a modo de guía de actuación para que todos puedan ser sensibles al desarrollo sostenible.

El ideario sería aplicable a partir de una nueva conciencia y unos valores adoptados por el ciudadano emergente. Todo ello formaría parte de la “cultura de la sostenibilidad”.

El ideario que se propone constaría de 10 ideas que cualquier ciudadano incorporaría en su día a día. La tercera idea que forma parte del ideario es la siguiente: “ser pacífico”.

Ser pacífico significa, según el diccionario, ser tranquilo, sosegado, que no provoca luchas ni discordias; persona que está en paz y que no se altera por disturbios; que no tiene o no halla contradicción o alteración en su estado.

La implicación de esta idea, aplicada al nuevo ciudadano, implica entre otras, las siguientes aptitudes:

  • Tranquilidad ante el convencimiento y las ventajas que tienen la contribución al desarrollo sostenible.
  • Templanza ante disensiones, discusiones, respuestas no previstas, negativas y cualquier otra fórmula que impida el fomento de la sostenibilidad.
  • Apuesta la resolución de conflictos de forma no agresiva, evitando la demanda e ir en contra de la otra parte de forma punitiva.
  • Motivar, persuadir y convencer al otro utilizando los argumentos, los ejemplos de buenas prácticas ya constatadas y, en general, adoptar cualquier método que sea contrario a la imposición del criterio propio.

En definitiva, cuando el nuevo ciudadano propaga su mensaje al resto de su comunidad para comunicar y promover la mejor, más intensa y más decidida contribución y compromiso hacia el desarrollo sostenible, tiene en cuenta que dicho mensaje debe ir acompañado de una idea clara de respeto hacia el otro, huyendo de cualquier tipo de enfrentamiento y buscando siempre la mejor fórmula para arreglar las diferencias que puedan surgir.

Incorporar esta idea es, en sí misma, un argumento a esgrimir en el mensaje del fomento de un comportamiento comprometido con el desarrollo sostenible.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies