Empresa y Comunicación Interna (I): eficacia

Este es el primer artículo de una serie de tres, que van a tratar la temática relativa a ”La empresa y la comunicación interna”.
El punto de vista respecto a la comunicación interna aplicada en una empresa, se refiere, siguiendo la línea de la editorial, a una empresa que tiene incorporada la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, en su estrategia, gestión y operativa diaria.
A partir de este punto de partida, el sentido de la comunicación interna consta de las siguientes características definitorias:
– Es una comunicación permanente, fluida, transparente, medible y contrastable.
– Es una comunicación bidireccional, participativa, inclusiva y consensuada.
– Es una comunicación que admite ideas, sugerencias, preocupaciones, problemas, etc.
– Es una comunicación formal, constructiva, pacífica y que fomenta la mejora continua.
A partir del conocimiento del sentido que una comunicación interna adquiere en la empresa, se proponen una serie de objetivos que se deben alcanzar, para su eficacia. Se proponen los siguientes:
Optimización constante de los canales, herramientas e indicadores para su medición.
Validación de todos los miembros de la empresa, y extensión a colaboradores.
Aprobar un procedimiento para la gestión posterior de las aportaciones e indicaciones recibidas.
Aplicar la mediación en casos de discusión o incidencia recibida, para su resolución interna.
Con esta visión y estos objetivos, los destinatarios a los que se dirige y aplica la comunicación interna son, en principio, los siguientes:
– Miembros del Consejo de Administración y Equipo Directivo.
Mandos intermedios, jefes operativos, responsables de grupos de trabajo, etc.
– Todos los empleados, incluyendo ETT, becarios, etc.
– Las subcontratas y empleados de otras empresas que trabajan en las instalaciones.
Personas externas que, por razón estratégica, deben conocer algunas interioridades.
Para cada grupo de destinatarios, que se segmentan a partir de la definición y priorización de los grupos de interés, se deberán establecer diferentes fórmulas de comunicación. En concreto hay dos aspectos a tener en cuenta para cada grupo de interés destinatario, y son:
COHERENCIA en la fórmula elegida para lograr los objetivos y eficacia perseguidos.
HERRAMIENTAS específicas, para atender diferentes situaciones y su gestión posterior.
De estos dos aspectos hablaremos en los próximos dos artículos, que completan la temática sobre la comunicación interna.
En resumen, ha pasado a la historia una comunicación direccional, emitida por la organización, con un feedback de los grupos de interés (principalmente empleados y clientes), casi nulo y muy poco aprovechado por aquélla. Ahora, en tiempos de auge y consolidación de la RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, la visión de la comunicación interna es holística, transversal y, por tanto, estratégica, planificada y participativa.
Desde Responsablia, como consultoría especializada en asesoría, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar en la estrategia de la organización la RSC y, en concreto, desarrollamos la gestión de la comunicación interna, aplicando soluciones ad-hoc a partir de objetivos y metas, con sus correspondientes indicadores.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies