Monthly Archives octubre 2019

Los nuevos grupos de interés (VIII): los activistas

En plena era de la sostenibilidad, definida a partir de la Agenda Global 2030, a partir del cumplimiento de los ODS, Objetivos de Desarrollo0 Sostenible, emerge una nueva empresa que incorpora esta nueva realidad en su línea estratégica y de negocio.

Esta nueva empresa, que desde este blog la proponemos con el nombre de “empresa dispuesta”, establece una serie de compromisos para poder contribuir en la consecución de los ODS, en función de sus actividades y de los impactos que genera a la economía, a la sociedad y al medio natural.

Por ello, a la organización se le otorga la denominada “licencia social para operar”, que le confieren las buenas relaciones que mantiene con los diferentes grupos de interés con los que incide, impacta, se relaciona e interactúa.

La fórmula de gestión utilizada para llevar a cabo todo este ingente propósito, es la incorporación de la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, en su estrategia, gestión y operativa diaria.

Cómo se ha mencionado con anterioridad, una de los principales elementos de gestión es la identificación, priorización y comunicación con los diferentes grupos de interés con los que la empresa se relaciona.

Pero hay que tener en cuenta, además de los grupos de interés tradicionales, a nuevos grupos de interés que están apareciendo junto con las nuevas modalidades de comunicación y de relación que surgen amparadas en internet, las redes sociales y las aplicaciones móviles.

Estos “nuevos grupos de interés”, aunque a veces no siguen de forma exhaustiva la propia definición, son personas o grupos que, por sus acciones, expectativas, anhelos e, incluso, exigencias, pueden afectar al desempeño de la organización.

En este capítulo, hablamos de un nuevo grupo de interés, “los activistas”.

Estas personas (o grupos de ellas), son muy sensibles y están muy comprometidas con el desarrollo sostenible en general, y con la acción de escrutinio que efectúan con las organizaciones en particular. Dicho escrutinio consiste en la valoración de la rendición de cuentas que dichas organizaciones presentan, con respecto a los datos e indicadores que reflejan y miden su desempeño económico, social y ambiental.

Existen diversas opciones de activismo, siempre ligado con la acción de escrutinio social del desempeño de las organizaciones. Encontramos, entre otras, las siguientes:

  • Acciones de grupos de accionistas: solicitud de información específica durante la celebración de las Juntas Generales de las sociedades cotizadas.
  • Acciones de diversas entidades del denominado “Tercer Sector”: por ejemplo al emisión de informes, realizar movilizaciones, efectuar campañas de sensibilización, etc.
  • Nuevo periodismo: diarios digitales, periodismo de investigación, etc.
  • Inversión Socialmente Responsable: inversores preocupados por aspectos tales como el medio ambiente o el respeto a los Derechos Humanos.
  • Cadena de valor responsable: ejercicio de contratación con empresas que cumplen con el triple impacto en su actividad, económico, social y ambiental.
Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Empresa disponible

Ideario (VIII): ser innovador

En la era actual, definida por una de sus realidades más acuciantes, la sostenibilidad tanto del planeta como de la sociedad, implica un cambio de paradigma en la manera de actuar. A nivel global, la concienciación mundial se acuerda en el marco de la ONU en septiembre de 2015, con la aprobación de la Agenda 2030, en el que se establecen los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Bajo este contexto, emerge un nuevo ciudadano, comprometido con el Desarrollo Sostenible y al que en este blog denominamos “Ciudadano Moral”.

Este compromiso se apoya en un ideario, que le sirve al nuevo ciudadano de guía, que se compone de 10 ideas fundamentales. En este blog se analizan de forma individualizada.

La octava idea del ideario del nuevo ciudadano es la siguiente: “ser innovador”, es decir, es una persona que innova.

Innovar significa, según el diccionario, “Mudar o alterar algo, introduciendo novedades”.

Bajo el contexto definido en los párrafos anteriores, ser innovador es una de las condiciones imprescindibles que hay que desarrollar a la hora de implementar el cambio de paradigma que supone el repensar las cosas que se estaban llevando a cabo hasta ahora, y sus implicaciones en la economía, la sociedad y el planeta.

La innovación, por tanto, se aplicará, entre otros, a los siguientes aspectos generales:

  • Nuevas maneras de producción.
  • Nuevas maneras de consumo.
  • Nuevas maneras de organización.
  • Nuevas maneras de colaboración.
  • Nuevas maneras de comunicación.
  • Nuevas fórmulas de alianzas.

El desarrollo sostenible va a condicionar, de ahora en adelante, todos los procesos, procedimientos, protocolos y supuestos aplicados a la producción, consumo, organización, colaboración, comunicación y alianzas que se puedan establecer.

Los elementos que van a favorecer de forma exponencial esta innovación, en sus diferentes aspectos antes mencionados son, entre otros, los siguientes:

  • Internet y las redes sociales.
  • Big Data e Inteligencia Artificial.
  • Redes 5G y conectividad global.
  • TIC, Tecnologías de información y comunicación.
  • Blockchain.
  • Etc,..

Los desafíos del desarrollo sostenible se van a apoyar, por un lado, por la innovación tecnológica y, por otro lado, por la inquietud y la voluntad de cambiar las cosas del nuevo ciudadano.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Entrevista a: Mario Rodríguez Vargas

Mario Rodríguez, Director Ejecutivo de GREENPEACE España

Mario Rodríguez Vargas (Madrid, 1965) es físico, especializado en astrofísica. Tiene una dilatada experiencia en medio ambiente ya que toda su trayectoria, tanto personal como profesional, ha estado ligada a la defensa medioambiental.
Comenzó a trabajar en Greenpeace en 1992, en una campaña de Greenpeace Internacional para la eliminación del cloro en la producción de la industria papelera.
En 1993 Greenpeace Internacional le encargó poner en marcha la Campaña de Bosques en España. Durante cerca de 10 años fue responsable de la Campaña de Bosques donde desarrolló un intenso trabajo por la protección de la Amazonia y de los bosques vírgenes de África Occidental. También llevó a cabo una importante labor en la campaña estatal contra los incendios forestales.
En 2001 fue nombrado Director de Campañas de la organización, cargo que desempeñó hasta 2010. En este tiempo, coordinó las estrategias de las campañas contra el cambio climático y la defensa de las energías renovables, de la protección de la biodiversidad de los bosques y océanos, la lucha contra la contaminación y los transgénicos.
En 2011 fue Director de Programas de la Fundación Equo, un foro de debate sobre economía verde, en el contexto del “Green New Deal”.
En la actualidad es Director Ejecutivo de Greenpeace España.

Entrevista:

Responsablia: ¿Cómo te defines a nivel personal y a nivel profesional?

Mario Rodríguez: Una persona corriente luchando por un planeta verde y en paz.

Responsablia: Como Director Ejecutivo de “Greenpeace España”, ¿Cómo valoras el ODS nº13 “Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”? ¿Crees que España está en la buena dirección para cumplir con este ODS en 2030? ¿Qué medidas consideras imprescindibles desarrollar en España para poder lograrlo?

Mario Rodríguez: Este objetivo refleja uno de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad, a los que se enfrenta el planeta. Sin embargo, su redacción es demasiado general, lo que da pie a que sea interpretado de manera diferente según los actores.

En España se ha producido un cambio significativo en la dirección correcta en el último año en la esfera política y algo más tibia en la económica. El problema radica en la falta de ambición de las medidas propuestas que sitúan a nuestro país en un escenario de incumplimiento del Acuerdo de París. Hace unos días el Parlamento, en una de las últimas medidas antes de su previsible disolución, declaraba la emergencia climática. Esto puede ser un gran avance o quedarse en papel mojado.

Es preciso desarrollar un paquete integral de medidas  que incluya Una Ley de Cambio Climático con objetivos de reducción de emisiones más exigente y que contemple el cierre de las centrales térmicas de carbón y nucleares en 2025; un Plan Nacional de Energía y Clima más ambicioso por ejemplo en cuanto objetivos de implantación de energías renovables, que articule la transición energética hacia una economía descarbonizada; es preciso una estrategia de transición justa hacia esta nueva economía sin carbono; lógicamente los Presupuestos Generales del Estado deben ser coherentes y reflejar la realidad de la emergencia climática declarada por el Parlamento; es preciso una transición del modelo agro-ganadero actual por su fuerte contribución en emisiones de gases de efecto invernadero, abandonando la intensificación, por ejemplo en forma de macro granjas ganaderas; reducir el consumo de carne y consumirla de otra manera, más acorde con nuestra dieta mediterránea; el modelo de transporte y movilidad ha de cambiar y dejar de pivotar en el uso del coche privado, y los últimos años de la próxima década deben marcar el fin de los vehículos de combustión fósil; etc.

Responsablia: En tu opinión, ¿Las soluciones coercitivas (multas/sanciones) y las legislativas (normativa aplicable) son medidas efectivas para la lucha contra el cambio climático? ¿Existe suficiente concienciación de los empresarios, emprendedores y directivos sobre este asunto? ¿Y en la gestión de las Administraciones Públicas? ¿Cómo mejorarla en ambos casos?

Mario Rodríguez: Si son efectivas si se cumplen de forma justa y sin privilegios para nadie.

Existe cada vez más concienciación en el mundo económico pero escasa acción. Ésta es, en general, poco ambiciosa dada las circunstancias, y demasiado lenta, teniendo en cuenta que tenemos una década para revertir la situación actual.

En cuanto a la gestión de la Administración, se reproduce, en cierta medida, la misma situación que en el mundo económico. Desgraciadamente su acción está fuertemente asociada al partido que gobierna lo que genera situaciones de parálisis e inacción, falta de presupuestos adecuados, incumplimiento de la propia legislación desarrollada por la administración, etc.

La situación podría mejorar en ambos casos con una legislación más adecuada y ambiciosa, y al menos cumpliendo la legislación vigente; inversiones acordes con el reto; medias de transición justa para que los más débiles puedan sumarse a la transición climática mejorando su bienestar personal y familiar; potenciar el cambio hacia una economía sin carbono como motor de empleo estable y digno; etc.

Responsablia: En tu opinión, ¿Se están incorporando en las organizaciones, de forma inequívoca, los riesgos climáticos en el mapa general de riesgos? ¿Crees que la inclusión integral e integrada de la RSC/RSE en la estrategia, gestión y operación de las organizaciones es una aliada para ello? ¿Crees que los grupos de interés en general, y las comunidades locales dónde las organizaciones operan, en particular, lo están demandando de forma palpable? ¿Cómo efectuar un escrutinio veraz sobre ello por parte de las organizaciones representativas de la sociedad civil?

Mario Rodríguez: La incorporación de los riesgos climáticos en el mapa general de riesgos no se está incorporando de marea generalizada. Si bien es cierto que si se está haciendo en sectores como el de las aseguradoras.

Pero no por ejemplo en el ámbito del urbanismo desaforado en la costa, o cuando se plantea una expansión del regadío, o la ampliación de pistas de esquí, cuando se mantiene el uso del carbón como fuente energética, etc.

Sin duda, los grupos de interés y comunidades locales lo están demandando cada vez con más intensidad. Pero la responsabilidad de incluir estos riesgos ha de recaer fundamentalmente en quien se está favoreciendo de una actividad económica determinada, sin esperar a que haya una demanda de la ciudadanía. Sin caer en la mala praxis de ubicar actividades económicas contaminantes o de fuerte contribución al cambio climático en zonas degradadas y con altas tasas de paro que obligan a la población que vive en esas zonas a elegir entre el pan o la salud y un medio ambiente sano en el que poder vivir dignamente.

Realizar un escrutinio global y efectivo sobre este ámbito por parte de las organizaciones de la sociedad civil es inabordable por falta de recursos que no de capacidad técnica. Ha de ser la administración, que ha de velar por la salud de la ciudadanía y garantizar la protección del medio ambiente, la que articule un sistema de control eficiente, eficaz, transparente y evaluable.

Para eso, entre otras muchas cosas, pagamos impuestos. Y las empresas deben ser coherentes y honestas con su RSC/RSE de manera que no se convierta en una simple operación de lavado de imagen, o un plan poco ambicioso, acorde con los retos a los que nos enfrentamos. Los departamentos de RSC/RSE han de tener poder ejecutivo, adecuada financiación y ser garantes efectivos de que su empresa cumple con lo que dice.

Responsablia: Respecto a “Greenpeace España”, ¿Cuáles son sus ejes principales de actuación? ¿Cómo concienciar y sensibilizar a la sociedad para la lucha efectiva contra el cambio climático? ¿Existe suficiente información sobre este asunto por parte de los medios de comunicación convencionales o, por el contrario, se confunde con mensajes equívocos o, incluso, con ‘fake news’? ¿Cómo ayudar a formar personas y profesionales comprometidos con la sostenibilidad en general, y con la lucha contra el cambio climático en particular?

Mario Rodríguez: Nuestras prioridades de actuación a nivel global están concentradas, en la medida de nuestros recursos, en conseguir un cambio de modelo económico que combata y solucione el cambio climático y la pérdida acelerada de biodiversidad. Enmarcado en un cambio de mentalidad y una transición justa, generadora de empleo y que reduzca la desigualdad.

Existe suficiente información sobre este tema tanto en los medios de comunicación convencionales como en el mundo digital y de las redes sociales. Si bien es cierto que muchas veces las “fake news” distorsionan de forma parcial esta información. Esto es especialmente habitual en el mundo del negacionismo climático.

Pero tengo total confianza en la capacidad de la gente y la inteligencia colectiva para distinguir entre lo que es verdad y lo que no porque las evidencias del cambio climático son tan obvias que ya no sirve de nada tratar de ocultarlas o dulcificarlas.

Uno de los errores de muchos políticos, empresarios o negacionistas del cambio climático es pensar que la gente es fácilmente manipulable y la realidad es tozuda y demuestra que no es así. La mejor vía para ayudar a formar a personas y profesionales comprometidos es crear canales y redes de información que les ayude a pasar de la convicción a la acción.

La comunidad científica, y cada vez más sectores económicos, suministran información abundante y accesible. Sólo hace falta tiempo y medios para recopilarla, digerirla y traducirla en acciones concretas. El reto es muy grande. Pero es posible combatir y solucionar el cambio climático. Para ello es necesario tener información, cambiar la mentalidad vigente y resetear el sistema económico.

Lo que está claro es que con el status quo actual en los países ricos harían falta varios planetas para soportar el consumismo y uso desaforado de recursos. Y lo cierto es que todas las personas tienen derecho a una vida digna y saludable, independientemente del lugar donde haya nacido.

Responsablia: Por último, te pedimos que compartas con nosotros una frase, un libro y un referente que te hayan influido en tu desarrollo personal y profesional.

Mario Rodríguez:

Frase: “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo“, de Albert Einstein.

Libro: “Senderos de libertad”, de Javier Moro.

Referente: No tengo un único referente. Por eso siempre digo que mi referencia es avanzar cada día un poco más en la coherencia entre mis principios y mis actos.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Agenda 2030, ODS nº 13: cambio climático

La Agenda 2030 la conforman los 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde esta editorial, estamos explicando las metas acordadas a alcanzar para cada Objetivo Global.

El ODS nº13 lleva por título “Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”.

A continuación, se detallan las metas asignadas para este Objetivo Global:

  • Fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales en todos los países.
  • Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana.

Para ello se deberá:

  • Cumplir el compromiso de los países desarrollados que son partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de lograr para el año 2020 el objetivo de movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares anuales procedentes de todas las fuentes a fin de atender las necesidades de los países en desarrollo respecto de la adopción de medidas concretas de mitigación y la transparencia de su aplicación, y poner en pleno funcionamiento el Fondo Verde para el Clima capitalizándolo lo antes posible.
  • Promover mecanismos para aumentar la capacidad para la planificación y gestión eficaces en relación con el cambio climático en los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo, haciendo particular hincapié en las mujeres, los jóvenes y las comunidades locales y marginadas.
  • Se reconoce a la ‘Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático’ como el principal foro intergubernamental internacional para negociar la respuesta mundial al cambio climático.

Para conseguir estas metas, proponemos desde aquí, entre otras, las siguientes actuaciones:

  • Que en cada país los ‘Ministerios de Fomento / Infraestructuras’ o similar, tengan presupuesto específico para la lucha contra el cambio climático, así como ayudas a las zonas afectadas por desastres climáticos.
  • Incorporar en la contratación pública de infraestructuras, las medidas de impacto ambiental y las medidas aplicables para la mitigación del cambio climático. Contratar bajo criterios de sostenibilidad.
  • Incentivar la creación de empresas y startups que tengan incidencia en la mitigación del cambio climático.
  • Educar en la sostenibilidad en general, y en la lucha contra el cambio climático en particular.
  • Difundir desde las Administraciones Públicas, programas y protocolos de actuación, sensibilización y resiliencia ante los riesgos del cambio climático y situaciones de emergencia.
  • Incorporar los riesgos climáticos en el mapa de riesgos de las organizaciones.
  • Educar desde edades tempranas en las mejores prácticas para la mitigación del cambio climático.
  • Apoyar a las ONGs que trabajan de forma específica el ODS nº13.
  • Establecer desde una organización, programas de RSC relacionados con el ODS nº13.

Desde Responsablia, como empresa asesora en gestión, formación y sensibilización en materia de RS&S, Responsabilidad Social & Sostenibilidad, ayudamos a incorporar e integrar la RSC en la estrategia de la organización y, en concreto, a su alineación con los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, estableciendo planes, programas y alianzas para su implementación.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Responsablia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies