Ideario (II): ser sostenible

En la era actual, definida cómo “era de la sostenibilidad”, emerge un nuevo ciudadano preocupado por el desarrollo sostenible. A aquél se le propone desde este blog con el nombre de “ciudadano moral”.

Para el nuevo ciudadano, las decisiones, su comportamiento, su actitud y sus actos van dirigidos en valorar el triple impacto que generan sus acciones, económico, social y medioambiental.

Para fomentar que más ciudadanos se sumen, se propone dotar a la sociedad de un ideario que sirva como guía para la actuación de cada ciudadano en este nuevo paradigma que implica una nueva cultura basada en la sostenibilidad de la economía, de la sociedad y del planeta.

El ideario es el resultado de aplicar una nueva conciencia y unos valores que adopta el nuevo ciudadano, todo ello como base sobre la que se construye una nueva cultura sostenible.

Se proponen 10 ideas que conforman el ideario del nuevo ciudadano. La segunda idea que forma parte del ideario es la siguiente: “ser sostenible”.

Ser sostenible es, junto con la idea inicial “ser responsable”, la combinación sobre la que se cimenta el resto de ideas que conforman el ideario del nuevo ciudadano.

Las acciones y actividades que un nuevo ciudadano tiene siempre presente, actuando bajo la idea de “ser sostenible”, son, entre otras, las siguientes:

  • Actuación según sus roles: familiar, laboral, digital (redes sociales), bloguer, influencer, etc.
  • Actuación en el tiempo: de ocio, en el trabajo, vacacional, voluntariado, con los amigos, etc.
  • Actuación en grupo: alianzas, colaboración, sinergias, redes, probono, voluntariado, etc.
  • Actuación en acciones: de producción, de consumo, de compra, de investigación, etc.
  • En el óptimo: actuación inconsciente cómo “ser sostenible”.

No obstante, no hay que olvidar que no todo el mundo se suma de forma inicial, a esta nueva era basada en una nueva conciencia para un desarrollo sostenible.

Para ello, dar ejemplo es una de las mejores herramientas y estrategias existentes para lograr que se sumen a la causa de la sostenibilidad cada vez más ciudadanos.

Y se tiene que acompañar con una comunicación de los beneficios obtenidos, como pueden ser los logros alcanzados en su triple impacto económico (ahorro, eficiencia, rendimiento, etc.), social (inclusión, alcance a la población, justicia social, etc.) y medioambiental (economía circular, cambio climático, gestión sostenible de los recursos,etc.).

Por último, hay que añadir la investigación y la aplicación de las nuevas tecnologías cómo elementos alineados con la necesidad de encontrar nuevas fórmulas y nuevas maneras de producción y de consumo que hagan más sostenible el desarrollo humano, pensando siempre en las generaciones futuras.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies