Ideario (VII): ser constructivo

En “la era de la sostenibilidad”, que se inicia con la aprobación en septiembre de 2015 de la Agenda 2030, a partir de los ODS, ‘Objetivos de Desarrollo Sostenible’, surge un nuevo ciudadano aquí propuesto con el nombre de “Ciudadano Moral”, que apoya, defiende, contribuye y promueve el desarrollo sostenible.

En el desarrollo de esta actividad vital, el nuevo ciudadano se apoya en un ideario, a modo de guía, en el que figuran 10 ideas fundamentales. Las estamos analizando de forma individual.

La séptima idea del ideario del nuevo ciudadano es la siguiente: “ser constructivo”.

Ser constructivo significa, según el diccionario, y a efectos del contexto antes explicado “Que construye o sirve para construir, por oposición a lo que destruye”; construir es “Hacer algo utilizando los elementos adecuados”.

El desarrollo sostenible se basa, en su definición más reducida y genérica, en modificar los actuales patrones de producción y de consumo, basados en la ineficiencia y uso excesivo de los recursos, por una nueva manera de hacer, en el que evitamos el deterioro social y ambiental y, por tanto, su progresiva destrucción.

Ser constructivo tendrá, por todo lo expuesto hasta aquí, una doble repercusión:

Una oposición a las prácticas del consumismo desaforado, mediante la construcción de un nuevo “know-how” global, pero con acción local, que es la suma de los esfuerzos individuales en cada comunidad.

Una apuesta de valor compartido, aunando esfuerzos y estableciendo alianzas, en el que impera el compartir conocimientos, habilidades y capacidades para superar las dificultades, siendo optimista por naturaleza buscando siempre soluciones.

La tolerancia a la opinión contraria, a la oposición de la ‘sinrazón’, es un ingrediente fundamental desarrollado por el nuevo ciudadano, apoyado en este ideal, en el que no cabe el desánimo, ya que las dificultades se consideran retos a superar. Y siendo constructivo, y apoyado entre sus iguales, el nuevo ciudadano las supera, no sin esfuerzo.

Este ideal, por tanto, no es menor, pues supone, como se ha visto, una vitamina fundamental en su actividad diaria, reforzado por el creciente número de nuevos ciudadanos que se apoyan para lograr el fin común que es el promover en la sociedad el desarrollo sostenible.

Ser constructivo, en definitiva, es parte inequívoca de la manera de ser del nuevo ciudadano, pues entre todos ellos promueven el construir una nueva realidad, pensando en las nuevas generaciones para que hereden un planeta, una sociedad y una economía más sostenibles.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies