Ideario (X): ser excelente

En la actualidad, la sociedad está inmersa en cambio profundos, uno de ellos es la sostenibilidad. El cambio de paradigma viene definido por la denominada Agenda 2030, a partir de 17 ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En estas circunstancias, surge la figura de un nuevo ciudadano, preocupado y concienciado con esta nueva realidad, al que denominamos desde aquí como “Ciudadano Moral”.

Para poner en práctica sus anhelos y necesidades, según lo definido en los párrafos anteriores, el nuevo ciudadano se dota de un ideario, que consta de 10 nociones fundamentales. En este blog se están analizando de forma individualizada.

La décima y última noción del ideario del nuevo ciudadano es la siguiente: “ser excelente”.

Excelente significa, según el diccionario, “una persona que sobresale por sus óptimas cualidades”.

En función de esta definición, conviene aclarar el significado de “óptimo” que, según el diccionario, significa “Sumamente bueno, que no puede ser mejor”.

El nuevo ciudadano, a partir de sus preocupaciones, anhelos, expectativas, necesidades y requerimientos, demanda que los diferentes actores actúen bajos criterios de sostenibilidad. Ello implica que dichos actores, con sus decisiones y actividades, valoren cómo impactan en la economía, la sociedad y el planeta.

Y ello implica adoptar esta noción del ideario del nuevo ciudadano en su máxima expresión, es decir, se tiene que llegar al óptimo a partir de la denominada “mejora continua”, en la que las actividades y sus procesos son analizados para alcanzar excelentes criterios de eficacia (la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera), y eficiencia (cumplir un trabajo o función a la perfección).

Por lo tanto, las actitudes, comportamientos y acciones llevadas a cabo por el nuevo ciudadano, que aplica en su vida diaria, en sus diferentes roles (personal, familiar, profesional, etc.), adoptan criterios de sostenibilidad, teniendo en cuenta la mejora continua para intentar alcanzar la excelencia.

El desarrollo sostenible, por lo tanto, será la suma de las acciones tanto de las personas como de las organizaciones (sector público, sector privado, tercer y cuarto sector), en el que las mismas se desarrollan teniendo en cuenta los criterios de excelencia. Ello implica tener en cuenta, para cada acción a llevar a cabo:

  • Los resultados a alcanzar, sus objetivos y metas.
  • La organización de equipos y el estilo de liderazgo.
  • Los procesos a llevar a cabo, su metodología y cronología.
  • La implicación de las personas que intervienen.
  • El proceso continuo de aprendizaje, innovación y mejora.
  • El desarrollo de alianzas con otros actores.

El fin es la sostenibilidad, y el medio es la gestión de las acciones a partir del logro de la excelencia.

Publicado por Emilio Moral  |  0 Comentarios  |  en Ciudadano moral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies